1.500 libre

Plata de Belmonte ante una inalcanzable Ledecky

Peaty rompe el récord de los 50 braza;King, el de los 100, y Masse, el de los 100 espalda

Francisco Ávila - Miércoles, 26 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:08h

Belmonte celebra junto a Ledecky su segundo puesto.

Belmonte celebra junto a Ledecky su segundo puesto. (Foto: Afp)

Galería Noticia

Belmonte celebra junto a Ledecky su segundo puesto.

Budapest- Tres récords del mundo, dos de ellos en apenas cinco minutos, la percepción de que Katie Ledecky se escapa a cualquier lógica y la primera medalla de la delegación española en las pruebas de natación, la plata de Mireia Belmonte en los 1.500, marcaron la tercera jornada de finales del Mundial de Budapest que se nada en el Duna Arena. La canadiense Masse (100 espalda), la extraterreste Ledecky (1.500), los chinos Sun Yang (200) y Jiayu Xu (100 espalda) y la estadounidense Lilly King (100 braza) se llevaron los oros en juego.

Masse, King y el británico Adam Peaty, este en las semifinales de los 50 braza, se adornaron además con sendos récords del mundo en sus respectivas pruebas. Dos de los tres récords del mundo se produjeron en apenas cinco minutos. El primero lo protagonizó el joven bracista Adam Peaty, que por la mañana ya había rebajado el tope mundial de los 50, y por la tarde, en las semifinales, se convirtió en el primer hombre en bajar de los 26 segundos (25,95).

Peaty, de 22 años, es el favorito indiscutible en una prueba en la cual los otros siete finalistas, empezando por el brasileño Felipe Lima, están separados por 32 centésimas.

Cinco minutos después, la espaldista canadiense Kylie Jacqueline Masse ha batido el récord mundial de los 100 espalda al nadarlos en 58,10. Masse, bronce olímpico en esta misma prueba en Río, rebajó en dos centésimas un récord que databa de Roma 2009, en la denominada etapa de los bañadores de plástico, y que estaba en poder de la británica Gemma Spofforth. La canadiense fue oro por delante de la estadounidense Kathleen Baker (58,58) y de la australiana Emily Seebohm (58,59), plata y bronce, respectivamente.

Y el tercer récord de la tarde lo firmó la estadounidense Lilly King, que con 1:04,13, batió el tope mundial de los 100 braza, en una final en la que la española Jessica Vall fue séptima. King rebajó en 22 centésimas el anterior registro en poder de la lituana Ruta Meilutyte (1:04,35) desde el Mundial de Barcelona 2013. La plata fue para la también estadounidenses Kaity Meili (1:05,03) y el bronce para la rusa Yulia Efimova (1:05,05).

Otra exhibiciónLedecky no consiguió rebajar ninguna plusmarca mundial, pero volvió a ofrecer una exhibición para llevarse el oro en los 1.500 y pocos minutos después imponerse con autoridad en las semifinales de los 200 libre. La nadadora de Washington sumó un nuevo oro a su botín mundialista tras imponerse con 15:31,82, en una carrera en la que nadó sola y a un ritmo que nadie más puede aguantar. Se quedó lejos de su récord mundial (15:25,48), pero tuvo suficiente para llevarse otro título mundial. En la lucha por el podio, Mireia Belmonte firmó una carrera con inteligencia y se llevó la plata con 15:50,89, que supone nuevo récord de España de la distancia.

Si en los 1.500 marcó un ritmo infernal, en las series de 200 la explosividad de Ledecky le permitió liderar la clasificación para una final que promete con la participación de Pellegrini, Hosszú, McKeon y Popova.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Otros deportes

ir a Otros deportes »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120