Alrededor de mil personas se encuentran en el límite de la pobreza

La villa no disponía hasta ahora de un recurso en el que las familias convivan en un mismo edificio

Martes, 25 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:08h

BILBAO- Las fechas no acompañan mucho pero la idea es que Claret Enea comience a ser un hogar en los próximos días y que sus inquilinos se integren de manera progresiva. Se está cerrando ya el convenio con los claretianos y el servicio cuenta con un presupuesto a cargo de este ejercicio. Alrededor de mil personas están en riesgo de exclusión, “pero si te abandonas puedes ser ya excluido”, señala el concejal de Políticas Sociales, Iñigo Pombo. “Lo que marca la diferencia en cómo evoluciona una problemática es el apoyo que se tiene”.

Las personas que acogerá Claret Enea pueden estar en estos momentos en albergues, en habitaciones cochambrosas, con ventanas o sin ventanas, con dificultades o prácticamente con imposibilidad para pagarlas. Además de la necesidad, su compromiso en intentar superar la situación es el pasaporte de entrada a este recurso novedoso en Bilbao porque si bien existen pisos tutelados, hasta ahora no había un edificio residencial donde pudieran convivir diferentes unidades.

Claret Enea está ubicado en la plaza Corazón de María, en un edificio de los claretianos cuya planta baja sirve de albergue de peregrinos salvo los meses invernales que se utiliza para fortalecer las plazas de albergue para las personas sin hogar. En la última planta vive un grupo de claretianos.

Será en la zona central donde se ubique la estancia de estas nuevas unidades convivenciales. El servicio de alojamiento ofrece, además de las trece habitaciones de diferentes tamaños, una gran cocina, así como una amplia sala de estar y un comedor. El edificio dispone de lavadora y secadora y habrá un servicio de limpieza de las zonas comunes, mientras que las zonas privadas serán de mantenimiento particular.

El funcionamiento interno se está definiendo en base a principios de cercanía y una posible convivencia para que las personas puedan establecer sus vínculos. Habrá que respetar unas horas a la noche pero funcionará con total libertad. En la casa se ofrecerá desayuno, comida y cena sin copago.

Una vivienda tutelada a personas en riesgo de exclusión se considera de segundo nivel. “Todas las personas que van a entrar en esta casa o en otros equipamientos parecidos han tenido que tener un trabajo previo. Además, para estar en un albergue no se necesita tener conciencia de la situación, ni motivación para cambiarla, por eso es, según la ley, de acceso directo”, informa Pombo. “Lo pone en la propia ley, para dar un alojamiento de una noche o de comer a una persona no tiene por qué querer cambiar su vida”.

El Ayuntamiento de Bilbao trabaja en programas de media estancia ya sea en pisos compartidos o incluso en los propios albergues, pero estas son las primeras viviendas que pone en marcha en un único edificio.

Con ello responde también a una de las peticiones del Gobierno vasco tras la aprobación del decreto de cartera que marca todos los recursos que se deben ofrecer a las personas más necesitadas y que se aprobó en diciembre 2016.

“Hay muchas personas en riesgo de exclusión porque es un concepto muy amplio, pero no todas necesitan un apoyo residencial. Hay quienes lo mínimo lo tienen cubierto y desde los servicios sociales en esos casos se hacen tareas más preventivas”, concluye Pombo. - Olga Sáez

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bilbao

ir a Bilbao »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120