plan industrial de los accionistas

Edesa cerrará la producción en Arrasate y potenciará el montaje de termos en Basauri

El plan industrial presentado por los accionistas catalanes de CNA-CATA

Contempla reducir la plantilla del grupo vasco de 350 trabajadores a unos 130

Maialen Mariscal - Viernes, 21 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Cata quiere concentrar en esta planta de Edesa Basauri además de los termos, la producción de calentadores de agua.

Cata quiere concentrar en esta planta de Edesa Basauri además de los termos, la producción de calentadores de agua. (Foto: DEIA)

Galería Noticia

Cata quiere concentrar en esta planta de Edesa Basauri además de los termos, la producción de calentadores de agua.

DONOSTIA- La empresa catalana CNA, dueña de la antigua Fagor Electrodomésticos, presentó ayer a los trabajadores de la actual Edesa Industrial un plan de viabilidad que plantea cerrar la planta de Garagartza, en Arrasate (Gipuzkoa), y reducir la plantilla actual del grupo de 350 trabajadores a una horquilla situada entre los 130 y los 160 operarios, entre otras medidas, para “garantizar un futuro para la empresa”.

La compañía reconoce que las pérdidas acumuladas durante 2016 que ascienden a 38 millones de euros y la deuda bancaria contraída superior a los 51 millones de euros “hacen inviable la empresa”, por lo que cree indispensable realizar “importantes esfuerzos por todas las partes” y adelanta las líneas que, según sus estimaciones, garantizarían la continuidad de la actividad.

Una de las medidas es cerrar la planta de Garagartza que, según indicó ayer Fagor CNA Group, alberga unas líneas de trabajo con una contribución negativa que “no permite la viabilidad de su actividad fabril”. En concreto, son las plantas de fabricación de hornos de cocción y de lavado las que presentan números negativos.

La planta de Arrasate alberga también otra actividad, la producción de calentadores que desarrolla Geyser Gastech, desplazada desde Bergara a Arrasate. En este caso, el grupo catalán plantea trasladar la fabricación a la planta vizcaina de Basauri, donde se elaboran termos, que de este modo asegura su continuidad después de que hace año y medio se planteara su cierre, una posibilidad más tarde desechada.

Tanto Basauri como la factoría que Fagor CNA Group tiene en Eskoria-tza para elaborar ollas mantendrían su actividad, según el plan de viabilidad presentado ayer, pero tendría también que someterse a cambios. En concreto, el grupo catalán considera que para “alcanzar la eficiencia necesaria y acercarse a la rentabilidad positiva”, ambas fábricas necesitarían “ajustar la estructura central”, de la que se salvaría la actividad comercial.

El cierre de la planta de Arrasate y el traslado de la actividad de calentadores a Basauri, junto con los ajustes de personal en la planta vizcaína y en la de Eskoriatza, tendrían como consecuencia reducir la plantilla actual de 350 trabajadores a una mucho más corta que oscilaría entre los 130 profesionales y los 160, en función de los recursos que se destinen a actividades de I+D+i.

La innovación es uno de los pilares que CNA Group considera importante para relanzar la actividad de la firma, al considerar que un impulso garantizaría “la modernización y optimización de la producción de hornos y ollas para ser competitivos”.

deudaEn el documento que recoge las medidas propuestas por el grupo para asegurar la viabilidad del negocio se contempla una reducción del pasivo del 75% a través de la reestructuración de la deuda. En este punto, CNA Group se muestra “dispuesto a asumir las pérdidas del negocio y toda la deuda” que, en su conjunto, cifra en 70 millones de euros.

Esta actitud, según comunicó ayer, “demuestra el compromiso adquirido con la marca y con los trabajadores hace tres años”, cuando adquirió la quebrada Fagor Electrodomésticos del Grupo Mondragon, “y que sigue vigente”.

Estas medidas, a las que añade llegar a un acuerdo de pago de la deuda con los acreedores y los proveedores y la continuidad en el suministro de material para la fabricación de las plantas de Eskoriatza y Basauri, representarían el punto de partida desde el que obtener financiación no bancaria para “reactivar las líneas de negocio rentables”. En este sentido, el grupo catalán apunta como vías para conseguir esta financiación la venta de inmovilizado y la intervención de las administraciones públicas y los inversores privados.

Fagor CNA Group aseguró que existen inversores dispuestos a reactivar la producción de la firma, aunque condicionó su actuación a que se apruebe el plan de viabilidad que presentó ayer.

En concreto, aseguró que “hay inversores que han comprometido los fondos para soportar la tesorería negativa y las inversiones para la reorientación del negocio” que, según los cálculos, ascienden a 12 millones de euros, aproximadamente.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120