DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Athletic 0 - Fenerbahce 0

Jugar a entrenador

Ziganda reparte minutos con dos onces distintos
La apuesta del segundo tiempo resultó mejor ante un Fenerbahce afortunado en su área

José L. Artetxe - Martes, 18 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Kike Sola se lamenta de una ocasión fallida.

Kike Sola se lamenta de una ocasión fallida. (Foto: Borja Guerrero)

Galería Noticia

Kike Sola se lamenta de una ocasión fallida.

BILBAO- El tercer ensayo, ante un enemigo bien estructurado y con algunos futbolistas de primer nivel, sirvió para mostrar el avance experimentado por el grupo desde que se pusiera en marcha en Lezama a principios de mes. El Athletic va cogiendo ritmo, mejora en los movimientos colectivos, gana en aplicación cuando se trata de frustrar la iniciativa ajena y no puede disimular aún que la falta de rodaje le limita para mostrar argumentos más sólidos con balón.

Son los apuntes de una realidad pasajera, cambiante a medida que consume jornadas de trabajo, que anoche no fue impedimento para que por imagen se situase por encima del Fenerbahce, que no es cualquiera, y mereciese la victoria. Un penalti errado por Aduriz y en la segunda mitad cinco acciones profundas con Sola y Córdoba muy implicados, debieron otorgarle ventaja al cabo de noventa minutos donde hubo que emplearse a fondo.

Antes de tomar el avión de regreso a casa, el Athletic confirmó que no está pasando el rato en la montaña. Se fajó, curreló a conciencia, una premisa innegociable siempre y que en fechas tan tempranas resulta muy obvia porque carece de soltura y la propuesta se resiente en la creación. La fluidez en el manejo, a la hora de combinar, desplegarse y pisar zonas de remate con opción de terminar jugada, en fin todo cuanto depende del uso de la pelota se plasma correctamente en fases concretas, cortas todavía, lo que obliga a exprimirse en la faceta física para compensarlo, no perder el hilo del juego y gobernar el duelo.

El esfuerzo sin balón es algo que el entrenador solicita y por eso distribuye los minutos como se ha visto. Busca Ziganda que haya intensidad en cada una de las acciones, que se apure al máximo en la contención, presionando, no permitiendo que el bloque recule y, al mismo tiempo, evita que los músculos se carguen poniendo dos alineaciones en liza. Ha sido el sistema escogido para los amistosos de la concentración y lo probable es que recurra a una fórmula distinta en el siguiente compromiso, el viernes ante el Brujas. Ayer ya hubo dos, Raúl García y Muniain, que aguantaron una hora sobre el césped, mientras que San José, como central de urgencia por la lesión de Laporte, estuvo de principio a fin, igual que Herrerín.

El objeto de organizar una gira de una semana de duración tan pronto y que además incluya tres partidos no es el de fomentar la especulación, aunque sea inevitable que se dispare. Es un período con una fuerte carga de tarea física que el entrenador, en este caso nuevo en el cargo, aprovecha para ir conociendo de cerca a los hombres a su disposición. De ahí el reparto del protagonismo que ha realizado Ziganda, concediendo un margen amplio para que el grueso de la plantilla vaya acondicionamiento las piernas al ritmo que exigirá la competición.

TENTADOR Y GRATIS La tentación de apostar por unos determinados nombres de cara a la eliminatoria con el Dinamo de Bucarest es fuerte, no en vano todo espectador lleva dentro un técnico. Adjudicar titularidades es un ejercicio atractivo y encima sale gratis, salvo a quien ostenta la responsabilidad de dirigir el equipo. Y como este no suelta prenda y apenas se han visto unas pruebas, cada una de las cuales ha sido una ensalada compuesta por una veintena de apellidos, no queda sino fijarse en detalles y atribuirles un significado. Por ejemplo: los que saltan al campo en el primer tiempo llevan ventaja sobre los que comparecen después del descanso. A pesar de que dispongan todos de idéntico número de minutos.

A pesar de que quizá en la segunda parte se vean más cosas interesantes, que es justamente lo que sucedió anoche con el Fenerbahce enfrente. Con los suplentes funcionó el Athletic mucho mejor en el aspecto ofensivo, combinó con precisión, alimentó a su ariete y este respondió. Por un penalti malgastado y lo que ha enseñado en la gira, Sola no va a adelantar a Aduriz, pero hay unas cuantas demarcaciones cuyo dueño, si es que acaba habiendo uno fijo, que no es probable con el calendario que se presume, solo está en la mente de Ziganda o acaso lo esté nítidamente algo más adelante.

Especular es a esta hora un ejercicio de riesgo, no conviene pontificar lo visto en la pizarra. Y la verdad, tampoco dar por bueno el once que vaya a poner Ziganda el próximo día 27. En dicha fecha se celebrará un único encuentro, el inaugural de una lista que superará el medio centenar en la siguiente primavera. Hacer cábalas desde fuera no comporta riesgo, no obstante merece la pena relativizar cuanto tiene lugar en pretemporada y tener una pizca de paciencia hasta descubrir cómo desea Ziganda que se desenvuelva el Athletic.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120