Agonía entre las olas

Urdaibai gana su segunda bandera de la temporada tras vencer por catorce centésimas a Hondarribia después de perder una importante cantidad de tiempo en los largos de vuelta

Jokin Victoria de Lecea - Domingo, 16 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Los remeros de Urdaibai celebran la victoria conseguida ayer en A Coruña. Foto: Eusko Label Liga

Los remeros de Urdaibai celebran la victoria conseguida ayer en A Coruña. Foto: Eusko Label Liga

Galería Noticia

Los remeros de Urdaibai celebran la victoria conseguida ayer en A Coruña. Foto: Eusko Label Liga

Bilbao- Los contrastes marcaron la regata de ayer de Urdaibai. Satisfacción por la bandera conseguida, la segunda de la temporada, y por un buen trabajo realizado que les permitió aumentar otro punto más su distancia en la general. Pero también quedó una sensación agridulce. A la Bou Bizkaia le faltó rematar. Una vez más, movió muchos vatios y ni las adversas condiciones de un campo de regatas complicadísimo, en el que el viento rugió con fuerza y las olas aparecieron irregulares, evitó que los bermeotarras volaran en diversas fases. Sin embargo, la disputa nunca se rompió. Sus rivales sobrevivieron a cada una de las embestidas y los largos de vuelta se hicieron agónicos. Dos veces rondó la decena de segundos favorable Urdaibai y dos veces se quedó a un suspiro de perderla. Sobre todo, en la txanpa final. Hondarribia acertó con las olas y la tripulación patroneada por Vicente Carpintero tuvo muchos problemas. Solo la meta fue su salvación. Llegó en el momento justo y rompió la remontada de la Ama Guadalupekoa, permitiendo que la embarcación de Bermeo ganara por solo catorce centésimas. Unos metros más hubieran sido fatales.

El campo de regatas de A Coruña hizo su presentación en la Eusko Label Liga por todo lo alto. Bello en paisajes y cruel en condiciones. Exigió el máximo a cada una de las tripulaciones y los bogadores tuvieron que tirar de todo su arsenal de recursos para mantener la trainera firme e impedir que entrara la menor cantidad de agua posible a la embarcación. Disputa de marineros. En esta labor no solo es importante el trabajo del patrón, cada miembro de la tripulación tiene que cumplir su papel y echar una mano al compañero cuando la mar lo exige. Ayer, Carpintero tuvo que mucho que agradecer a David Alfaya. El marca de estribor multiplicó sus funciones. Además de llevar el ritmo, tuvo que ejercer de patrón en varias ocasiones, dejando de bogar y utilizando su remo como improvisado timón durante los largos de vuelta.

Urdaibai fundamentó la victoria de ayer en su poderoso arranque. La tripulación entrenada por Joseba Fernández tiene mucho poder y en aguas gallegas se volvió a ver. Las condiciones de la primera calle, por donde bogaron los bermeotarras, no eran los mejores. Zierbena y San Pedro sufrieron mucho en las tandas anteriores y dejaron a los bermeotarras un mal antecedente con el que compararse. Sin embargo, la Bou Bizkaia no flaqueó. Remar con menos protección que sus adversarios no pareció hacerle mella y empezó a abrir hueco. Hondarribia y Orio trataron de agarrarse, con la esperanza de coger más olas a la vuelta que la trainera de Bermeo. Por su parte Kaiku no tardó en decir adiós a las opciones del día. La Bizkaitarra tiene un trece capaz de sorprender a cualquiera, ya lo demostró en el Campeonato de Bizkaia, pero la liga es otra cosa. Las rotaciones son necesarias y toda la plantilla debe acercarse a la excelencia. Eso no pasó ayer en las tostas sestaoarras y Kaiku se hundió completamente. Sin ninguna posibilidad, sus miras se centraron en perder la menor cantidad de puntos y al final acabó en sexta posición, superado por Tirán y San Juan, pertenecientes a la segunda tanda.

Por delante, los tres gallos de esta temporada se batieron en un duelo cara a cara. Urdaibai negoció la primera ciaboga y salió con un importante colchón de diez segundos, incrementado ligeramente en las siguientes paladas. Sin embargo, en las aguas gallegas esa distancia se puede perder en muy poco tiempo. Coger un par de olas de menos puede convertir una cómoda victoria en una decepcionante derrota. Y así llegó el primer susto para los bermeotarras. No estuvieron acertados y la Ama Guadalupekoa no desperdició la oportunidad. En la segunda mitad del largo, Orio empezó a quedarse atrás y los hondarribitarras fueron encadenando olas a la misma velocidad que la Bou Bizkaia perdió segundos. La ventaja obtenida en la ida desapareció completamente y Urdaibai se vio obligado a exprimirse una vez mas. Fue el primer susto, pero no el más grande.

Desenlace agónicoLa historia se repitió en la segunda mitad de la regata. De brancas Urdaibai volvió a ser muy superior. No tuvo rival y abrió brecha con respecto a sus perseguidores. Ni el viento, ni la mar picada pudo detenerles y la ventaja llegó hasta los ocho segundos. Aunque, lo sucedido en la vuelta anterior ya había levantado las alarmas. Otra vez más, Hondarribia consiguió buenas sensaciones y los problemas en poparevolvieron a notarse en la Bou Bizkaia. Un par de olas cogidas con maestría por Ioseba Amunarriz y sus remeros dejó la regata en un pañuelo. La txanpa final fue de infarto. Urdaibai quedó en el agujero y Hondarribia trató de aprovechar la última ola del día. La embestida final, la esperanza a la que agarrarse. Pero las boyas de meta aparecieron demasiado pronto para los intereses de los hondarribitarras y la proa vizcaina aguantó hasta el momento justo la diferencia para conseguir sus segunda bandera del año. Orio también lo intentó en el desenlace, aunque fue muy tarde. Su final fue espectacular y en menos de cien metros remontó cerca de cinco segundos. Sin embargo, cuando los aguiluchos brillaron con su máximo esplendor, la regata ya estaba decidida.

Las primeras tandasLa regata se decidió en la tanda de honor, pero las mangas anteriores también tuvieron su emoción. Zierbena se llevó la peor parte. Los galipos, tras un mal inicio, estuvieron cerca de protagonizar una gran remontada, pero en el momento decisivo, Cabo no pudo controlar la trainera tras una ola y les chocó de lleno. Los gallegos acabaron descalificados y Zierbena se quedó sin opciones. Astillero por fin pudo tener un buen día y acabó ganando la manga.

Por otra parte, la segunda tanda fue mucho más tranquila. En ella bogó Ondarroa, que acabó en octavo lugar y vivió una tarde llena de problemas. El inicio de la Antiguako Amafue muy bueno e incluso logró ser la proa de la regata durante mucho tiempo. Pero las cosas se torcieron en el segundo largo. Con problemas para gobernar su embarcación, los entrenados por Jon Iriondo perdieron mucho tiempo y se hundieron hasta el último lugar de la tanda.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Deportes

ir a Deportes »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120