cada vez más cerca de ser una realidad

La variante de Ermua estará operativa en verano del próximo año

La primera fase concluirá en diciembre con el tránsito de vehículos por el túnel de Uretamendi

K. Doyle - Sábado, 15 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

El proyecto de las obras de la variante de Ermua tienen una gran complejidad técnica.

El proyecto de las obras de la variante de Ermua tienen una gran complejidad técnica. (Oskar G.)

Galería Noticia

El proyecto de las obras de la variante de Ermua tienen una gran complejidad técnica.Está previsto que la variante de Ermua esté finalizada el próximo verano. Fotos: Oskar GonzálezPedro Rivas e Imanol Pradales, en las obras.

ermua- La puesta en marcha de la variante de Ermua está cada vez más cerca de ser una realidad. Las obras, que comenzaron en verano de 2014, entran en la recta final y será en diciembre cuando los vehículos atraviesen el túnel de Uretamendi. Será entonces cuando dé inicio la segunda fase con el nuevo vial que conectará la AP-8 a la rotonda de San Lorenzo de Ermua. “La variante de Ermua ha sido una reivindicación histórica y estimamos que la obra completa pueda estar finalizada el próximo verano”, explicó el diputado foral de Desarrollo Económico y Territorial, Imanol Pradales, en la visita guiada realizada ayer, quien añadió que “las obras de esta variante se encuentran ya en una fase avanzada”.

Con 650 metros de longitud, el túnel de Uretamendi, prácticamente finalizado a falta de las instalaciones técnicas, entrará en funcionamiento a finales de este año. El túnel forma parte del vial que consta de un trazado de algo más de cuatro kilómetros y que posibilitará descongestionar el centro de Ermua que sacando 9.000 vehículos del casco urbano, lo que supondrá mucha más seguridad para los vecinos y mucha menos contaminación. “Se trata de una obra muy importante para Durangaldea porque implica mejoras en la accesibilidad a Ermua, de los tránsitos a través del municipio, sin olvidar la competitividad que supondrá a los polígonos industriales que se podrán servir de la misma”, puntualizó Pradales.

Según informó ayer el director de obra, Pedro Rivas, “estamos hablando de un proyecto de mucha complejidad con dos viaductos que se han construido por encima de la AP-8 entre los municipios de Ermua y Zaldibar”. Unos trabajos que posibilitarán que en este tramo la autopista pase a tener tres carriles en ambas direcciones, uno más que hasta ahora. Además este nuevo reordenamiento conllevará el cierre del actual peaje y la construcción de uno nuevo que quedará a unos metros del acceso del túnel de Uretamendi.

En lo que a la seguridad se refiere, el túnel, que se ha excavado en un plazo aproximado de un año, contará con diferentes equipaciones de detección, protección y comunicación perfectamente coordinadas. Así, se instalarán ventiladores, cámaras fijas, sensores de CO2, paneles de señalización y proyectores de led, entre otros. “Bizkaia está en la parte alta de seguridad en túneles. Como siempre, antes de abrirlo haremos una auditoria para testar las medidas instaladas”, apuntó Pedro Rivas.

La variante de Ermua discurre por los términos municipales de Ermua y Zaldibar a lo largo de cuatro kilómetros y 75 metros de recorrido, incluyendo el nuevo enlace con la Autopista AP-8. Esta infraestructura, una alternativa a la congestión recurrente de tráfico que sufren las carreteras N-634 y BI-3302 a su paso por Ermua, tiene una gran complejidad técnica por las características geográficas del espacio en el que se ubica.

La variante cruza hacia el sureste el monte Ureta a través de un túnel y discurre a cielo abierto por la vaguada del arroyo Beko, en Zaldibar, en paralelo a la autopista AP-8 hasta conectar con la rotonda de San Lorenzo, que forma parte de la variante de Eibar.

En lo que a las mayores complicaciones técnicas se refiere, para salvar el monte Ureta, ha sido necesaria la construcción de un túnel con dos tubos, uno para cada sentido, con una longitud de 589 metros cada uno. Una excavación total en mina de 1.178 metros. La compleja obra incluye la ejecución de un túnel y once estructuras principales. Destacan de entre todas tres viaductos para el enlace con la AP-8, que suman 336 metros;un paso inferior del ferrocarril en la rotonda de Uretamendi Sur, con una longitud de 86 metros;y los viaductos de Eitzaga y Oterre, que suman 343 metros.

Tres grandes obras Con un presupuesto cercano a los 74 millones de euros, “se trata de una obra técnicamente muy compleja que sortea con precisión de cirugía una complicada orografía sin afectar a la rutina de miles de conductores para ofrecer una mejor alternativa a los 75.000 vizcaínos de la comarca”, puntualizó Pradales, quien se mostró satisfecho en la jornada de ayer porque “habíamos dicho públicamente que uno de los grandes compromisos de esta legislatura era acabar las tres grandes obras en marcha que había en Bizkaia y lo estamos consiguiendo”.

El diputado foral de Desarrollo Económico y Territorial destacó estos tres hitos haciendo referencia a la autovía de Ermua (se prevé que esté finalizada el próximo verano), la autovía Gerediaga-Elorrio (en marcha desde el pasado agosto) y “en marzo del año que viene esperemos que también la variante de Autzagane esté finalizada”, zanjó.

variente de ermua

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120