Lo que Hemingway no contó

Alberto Fernández Barakaldo - Jueves, 13 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

De nuevo -será el morbo- sigo a través de la televisión cómo se intenta ilustrar con prensa enrollada a bestias de 600 kilos y pitones de casi un metro, curvos como alfanjes, y cuyo sentido del humor podría ser mejorable. Un toro bravo no necesita saber leer para prosperar. Le basta con que el profesor de turno cometa un pequeño error, un desliz del vino de anoche, un tropezón, un exceso de osadía, y el pincho moruno está servido. La multiplicación de panes y peces, la resurrección de Lázaro y el misterio de la Santísima Trinidad son juicios de fe y por tanto cuestionables;lo del pincho moruno, no. No se puede parar con noticias frescas un tsunami con mirada de ruina. Las imprudencias aumentan: cámaras de vídeo ajustadas a la cabeza, selfis, agencias de viaje extranjeras que incluyen en el pack participar en el encierro a clientes que lo más cerca que estuvieron de un toro fue leyendo la Fiesta de Hemingway. Es una locura correr delante de un toro asustado por el gentío y el ruido. Es muy fúnebre el saldo de desgracias, pero si se anulara el riesgo, los toros correrían solos. A veces se paga un alto precio. Dicen que quien paga descansa. Que no sea eternamente, por favor…

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120