Se calificará como equipamiento privado

La sede del puerto podrá albergar un hotel singular frente al Guggeneheim

El Ayuntamiento inicia los trámites para calificarla como equipamiento privado
La Autoridad Portuaria podrá vender todo el edificio al iniciar también su desafección urbanística

Olga Sáez - Miércoles, 12 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

El Palacio Olabarri, sede de la Autoridad Portuaria, ocupa 4.000 metros cuadrados frente al Museo Guggenheim.

El Palacio Olabarri, sede de la Autoridad Portuaria, ocupa 4.000 metros cuadrados frente al Museo Guggenheim. (Foto: José Mari Martínez)

Galería Noticia

El Palacio Olabarri, sede de la Autoridad Portuaria, ocupa 4.000 metros cuadrados frente al Museo Guggenheim.

BILBAO- La sede de la Autoridad Portuaria (AP) en Bilbao podrá albergar en un futuro un hotel singular. El Ayuntamiento inició los trámites para otorgar a la sede del Puerto la calificación de equipamiento privado y así poder vender el edificio íntegramente. La operación, sin embargo, está unida al deseo expreso de mantener la sede de esta institución en la capital.

El futuro del Palacio Olabarri es objeto de especulaciones desde hace años, acentuadas cuando los operarios de la AP se trasladaron a Santurtzi, quedando el histórico edificio como sede de la fundación. Uno de los inconvenientes para dar un nuevo uso al equipamiento era la calificación del edificio como uso público, lo que impedía que se pudiera establecer en el mismo otro tipo de actividad.

Ayer, el Ayuntamiento de Bilbao, a través del Consejo Asesor de Planeamiento, inició los trámites para modificar el vigente Plan General de Ordenación Urbana y otorgar a la actual sede de la AP la calificación urbanística de equipamiento privado. Esta modificación abre la posibilidad de que pueda ser adquirido por una empresa privada, manteniendo en todo momento la singularidad arquitectónica en la parte del edificio que se encuentra protegida.

La venta, según confirmaron a DEIA fuentes del Puerto, será a través de un procedimiento de concurrencia pública. De momento, no se ha adelantado el precio del inmueble. “Se pedirá valoración cuando finalice las tramitaciones vinculadas a la modificación urbanística y a la desafectación de la parcela, porque los informes de valoración tienen una vigencia de seis meses”, señalaron las mismas fuentes. Además, no existe una aproximación, puesto que la última estimación es de hace muchos años con lo que tiene validez. El cambio de uso durará entre nueve meses y un año, lo que permitirá hacer una valoración ajustada del precio de mercado del palacio.

4.000 metros cuadrados

Paralelamente, la Autoridad Portuaria decidió iniciar el proceso de desafectación de todo el edificio, con una superficie total construida de unos 4.000 metros cuadrados, ya que el mismo es un espacio sobredimensionado para sus actuales necesidades, más aún desde que hace cuatro años las oficinas generales se trasladaran a los muelles que el Puerto de Bilbao tiene en Santurtzi.

La venta del edificio, en todo caso, no implicará que la Autoridad Portuaria deje de mantener su sede en la ciudad, dado que la entidad que gestiona el Puerto buscará una ubicación alternativa en Bilbao para fijar su sede social, pero en un espacio acorde con sus actuales necesidades. De hecho, según señalaron a DEIA, “se mantienen conversaciones con el Ayuntamiento de Bilbao para buscar un lugar adecuado al uso y dimensiones previstas, pero de momento no hay nada decidido”. Por este motivo no quisieron comentar posibles alternativas. Sin embargo, el presidente del Puerto, Asier Atutxa, sí reafirmo su compromiso “de mantener su sede en la villa que le dio nombre”.

Esta iniciativa de la Autoridad Portuaria no busca una actuación especulativa, sino racional y pública, que asegure el mantenimiento de un edificio singular y aporte valor a la ciudad con un uso que permita acceder al mismo.

El Palacio Olabarri ya fue conocido como hotel en sus inicios. En 1894, el arquitecto Julián de Zubizarreta proyectó la residencia del matrimonio formado por José María de Olabarri y Massino y Manuela Zubiría e Ybarra, en un punto emblemático del Paseo del Campo de Volantín. Las obras de este hotel -término de origen francés que fue empleado con frecuencia en las casas palaciegas construidas en el último tercio del siglo XIX- finalizaron el 2 de abril de 1897 y hoy en día es una de las pocas construcciones residenciales que subsisten en la zona.

La Autoridad Portuaria de Bilbao (Junta de Obras del Puerto en aquella época) adquirió el edificio en 1953 y procedió a su ampliación de la mano de dos de los arquitectos más prestigiosos de aquellos años, Manuel Galíndez y su sobrino José María Chapa Galíndez.

En 2003 la Autoridad Portuaria invirtió 1,34 millones en rehabilitar su sede con la pretensión de dejarla preparada ante la venta de la que ya se hablaba entonces. Se restauró la fachada y además se invirtió en la limpieza y restauración de la piedra, así como en la carpintería exterior de puertas y ventanas y del tejado. Se trabajó también en la urbanización del entorno y se renovó la iluminación. En el interior del edificio, se recuperó la antigua capilla utilizada como sala de reuniones y las pinturas y vidrieras originales, desaparecidas durante la Guerra Civil después de que un obús cayera en una finca colindante y destrozara todos los ventanales. Fue la obra más importante acometida desde 1983 cuando se procedió a reparar la fachada tras las inundaciones.

En los últimos años además del coste que suponía el mantenimiento, el edificio se había deteriorado. De hecho, en la sala del consejo se cayeron varios metros de la decoración de la escayola y hubo que restituirlo. La primera intención del Puerto de Bilbao fue vender la señorial sede para poder financiar las obras de las oficina de Santurtzi, pero la crisis dejó la venta en barbecho.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bilbao

ir a Bilbao »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120