bandera giroa veolia

Domingo de resurreccción

Orio arrebata en el último largo la victoria a Urdaibai, que gracias a su segundo puesto sigue líder

Jokin Victoria de Lecea - Lunes, 10 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Los remeros de Orio estallan de alegría después de comprobar que Urdaibai no pudo mejorar su tiempo. Fotos: Javi Colmenero

Los remeros de Orio estallan de alegría después de comprobar que Urdaibai no pudo mejorar su tiempo. (Foto: Javi Colmenero)

Galería Noticia

Los remeros de Orio estallan de alegría después de comprobar que Urdaibai no pudo mejorar su tiempo. Fotos: Javi Colmenero

Bilbao- En el palmarés de Urdaibai aparecen muchas banderas ganadas en el último suspiro. Largos finales en los que los bermeotarras dan el golpe definitivo para certificar su triunfo, sobre todo, en la mar, cuando las olas golpean las popas de las traineras y la Bou Bizkaia se siente mejor que en ningún otro escenario. Aunque no siempre la costumbre se convierte en regla. Ayer, en Donostia, los entrenados por Joseba Fernández fueron los que se lamentaron en el último momento. La trainera que se quedó con la miel en los labios después de vislumbrar la victoria. Orio sorprendió en el último largo. Voló sobre las olas en la segunda tanda y nadie de la manga final pudo igualar su velocidad en la txanpa final. Urdaibai lo intentó hasta el último momento, pero nada pudo hacer por defender su renta y vio como le fueron arrebatados diez segundos en un único largo. El consuelo para los txos es que la regularidad mostrada en las cuatro primeras jornadas de la Eusko Label Liga les sirve para aumentar a dos su ventaja en la clasificación general.

Nunca se puede dar por muerto a Orio, y más en esta temporada. En este inicio de curso, los aguiluchos son imprevisibles. Capaces de sufrir en su propia casa y hundirse en la clasificación o de resurgir de sus cenizas y llevarse la bandera desde la segunda tanda y con una exhibición final. La San Nikolas se convirtió ayer en la primera trainera en repetir victoria este año y lo volvió a hacer en un domingo. Es su día de resurrección. Los entrenados por Jon Salsamendi volvieron a sembrar dudas en la primera jornada del fin de semana y en la segunda las acallaron completamente con una regata de campanillas. Fueron de menos a más. Comenzaron a buen ritmo, aseguraron la tanda tras el ecuador de la disputa y lanzaron el ataque definitivo en el largo final. La embarcación patroneada por Gorka Aranberri conectó una ola tras otra y dejó claro que ayer no fue uno de esos días en los que Orio no da con la tecla.

Orio no fue el único triunfador de su tanda. Ondarroa volvió a superar las expectativas y cada vez mira con más tranquilidad a los puestos de abajo. La Antiguako Ama llegó incluso a hacer temblar a los oriotarras en los primeros largos gracias a su buen inicio. Los arranques están siendo una de sus mejores armas. Son una cuadrilla muy sólida, trabajada con el mismo sistema durante mucho tiempo y en un parpadeo son capaces de encontrar su mejor remada, sin importar que la regata se dispute en una ría o en la mar. La San Nikolas tuvo que apretar para despegarse de los ondarrutarras y solo tras la segunda ciaboga pudieron poner pies en polvorosa. Aunque los entrenados por Jon Iriondo recibieron con entereza el golpe. Orio no es su rival. Sus aspiraciones son otras y lo tienen claro. Ondarroa mantuvo su ritmo y marcó unos buenos registros que le sirvieron para acabar cuartos en el total de la regata.

Baile en el lideratoEn la tanda de honor, rápido quedó claro que la cosa estaría entre Urdaibai y Hondarribia. Kaiku acusó su falta de rotación y bajó sus prestaciones con respecto a su actuación en Orio, acabando en sexta posición y sin muchas opciones de escalar posiciones. Peor le fueron las cosas a Zierbena. Los galipos pasaron de la alegría a la tristeza a toda velocidad. La trainera capaz de asustar a los colosos de la liga no apareció y en las aguas donostiarras se vio a una embarcación demasiado débil, que no paró de sufrir durante los cuatro largos y acabó en undécima posición. “Es un poco lamentable que en el primer largo ya nos metan esta distancia”, reconoció a las cámaras de ETB su presidente, José Luis Herrerías, anticipando lo que iba a suceder.

Por delante, Urdaibai y Hondarribia se enzarzaron en un bonito duelo que recordó a los de la temporada pasada. La proa de la regata cambió de una embarcación a la otra y el tiempo de Orio quedó superado por ambas traineras en los primeros largos. La Ama Guadalupekoa amenazó con abrir hueco al inicio del segundo largo, pero los bermeotarras se rehicieron para acabar muy cerca a la hora de hacer la tercera ciaboga. Fue en ese penúltimo largo, cuando los patroneados ayer por Vicente Carpintero sacaron las garras. Con las olas en contra, aguantaron los ataques de la mar y abrieron brecha. Urdaibai surcó la bahía de La Concha como si las adversidades no le afectaran y empezó a saborear la victoria.

Pero la alegría se esfumó cuando los tiempos de Orio empezaron a caer en picado. Uno, dos, tres... los segundos de desventaja se incrementaron hasta llegar a los siete. Urdaibai no tiró la toalla, apretó los dientes y consiguió colocarse a tres segundos. Solo una ola para ganar, un pequeño impulso para culminar la remontada. Sin embargo, la mar se mantuvo tranquila, no llegó el rugido deseado y los oriotarras, tensos observadores desde la meta, estallaron de alegría cuando la Bou Bizkaiase quedó sin arrebatarles la regata en el suspiro final.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120