Psicosis no, pero sí precaución

Los robos en viviendas y los asaltos en la calle son otros delitos que se triplican en verano

S. Atutxa - Lunes, 10 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Una persona accede a un portal.

Una persona accede a un portal. (José Mari Martínez)

Galería Noticia

Una persona accede a un portal.

Bilbao- Los robos en viviendas y los asaltos en la vía pública son, por ese orden, el tipo de delitos que más proliferan en los meses de verano. De hecho, a lo largo del pasado año, entre julio y agosto, se investigaron 481 denuncias por diferentes robos en residencias vascas. En la mayoría de los casos, los ladrones están especializados en este tipo de asaltos y pertenecen, salvo excepciones, a bandas itinerantes con infraestructuras consolidadas en diferentes lugares del Estado, según explica a el jefe del Área de la Policía Científica de la Ertzaintza, Iñaki Irusta.

Uno de los modus operandi que más ha proliferado en los últimos tiempos -tanto en temporada invernal como en la estival- consiste en la colocación de una pequeña pestaña trasparente en la puerta de la vivienda. De esta manera, si cuando el ladrón regresa al domicilio días después y ve que el trozo de plástico sigue donde lo dejó, confirma que se trata de una vivienda inactiva. La Ertzaintza recuerda año tras año una serie de medidas de precaución que tratan de despistar a los ladrones disimulando que los hogares están inactivos. Así, se recomienda no cerrar del todo las ventanas, contar con cerraduras modernas que ofrezcan garantías de seguridad y no divulgar en las redes sociales demasiada información relacionada con el viaje. “No olvidemos que los ladrones son profesionales y que también manejan las redes sociales”, aclara Irusta.

El jefe del CSI de la Ertzaintza recomienda que, en el caso de que nos hayan robado en casa, se evite acceder al domicilio porque de esa manera “borramos pruebas” claves que pueden servir para la identificación de las diferentes bandas que se dedican al robo en los domicilios. “De haber sido víctima de un robo, lo primero que hay que hacer es llamar la Ertzaintza para que el equipo de la Policía Científica pueda tomar las huellas correspondientes”, relata Irusta. Otra recomendación es fotografiar los objetos de valor que hay en la casa para, en el caso de que sean sustraídos, poder identificarlos con facilidad y también para reclamarlos al seguro. “Las bandas se mueven de un pueblo a otro. Cuando barren una zona, se pasan a otra”, aclara Irusta.

Abrazo solidarioOtro de los métodos que se han puesto de moda en los últimos años y que proliferan con la llegada del verano es el conocido como abrazo solidario. Las víctimas son abordadas en la vía pública, sobre todo por mujeres jóvenes que, tras solicitar algún tipo de información, les muestran su agradecimiento mediante un abrazo. En ese momento, aprovechan para sustraer al descuido las joyas o las carteras de sus víctimas.

En Bizkaia existe varios grupos que se dedican a robar con ese método. Van en grupo, de manera que mientras uno vigila, el otro abraza a la víctima. Generalmente, la mayoría son personas de avanzada edad que, en principio, son más vulnerables y van a ofrecer una menor resistencia en caso de percatarse del hurto. Además, son seleccionadas por portar joyas de manera visible, como colgantes o collares, pulseras y relojes, y anillos. Iñaki Irusta aconseja tomar precauciones. “Psicosis no, pero sí precaución... toda”, concreta.

A Bego le atracaron a plena luz del día en el portal de su casa, en la calle General Egia de Bilbao. “Me quiso arrancar el anillo y las cadenas, pero no se lo puse fácil”, recuerda. El ladrón quiso introducirla en el interior del portal pero ella se resistió. “En ese momento no te das cuenta. Yo reaccioné así, pero ahora en frío lo pienso y me podía haber dado un mal golpe”, cuenta.

El jefe de la Policía Científica recomienda en este tipo de situaciones no mostrar resistencia e intentar quedarse con detalles del ladrón que ayuden posteriormente a la Ertzain-tza en su identificación. “En esos casos, aunque tiene que ser muy complicado, es recomendable mantener la mente fría. Resistirse puede tener consecuencias graves”.

En el caso de esta vecina de Bilbao, una cámara ubicada en el mismo portal en que se produjo el asalto recogió la agresión. “Cuando vas a poner la denuncia te enseñan un montón de imágenes para identificar al ladrón y es imposible saber quién es”, recuerda. Según Irusta, una buena descripción del agresor por parte de la víctima es primordial para realizar un retrato robot que sirva para capturar al agresor. El pasado mes, un joven golpeó a una mujer en Getxo para arrebatarle la cadena de oro. La víctima fue asistida por una dotación de la Er-tzaintza, a quien facilitó la descripción del asaltante. Horas más tarde, la policía interceptaba a un hombre que coincidía con la descripción facilitada y acabó detenido.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Sucesos

ir a Sucesos »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120