Pobeña 1890

Pobeña reafirma su pasado minero

En la novena edición de la recreación Pobeña 1890 el museo minero se sumó de forma notable a los actos festivos

Un reportaje de E. Zunzunegi - Lunes, 10 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Foto de familia de numerosos vecinos de Pobeña, así como de las asociaciones colaboradoras, que ayer participaron en el acto Pobeña 1890. Fotos: Emilio Zunzunegi

Foto de familia de numerosos vecinos de Pobeña, así como de las asociaciones colaboradoras, que ayer participaron en el acto Pobeña 1890. (Foto: Emilio Zunzunegi)

Galería Noticia

Foto de familia de numerosos vecinos de Pobeña, así como de las asociaciones colaboradoras, que ayer participaron en el acto Pobeña 1890. Fotos: Emilio Zunzunegi

POBEÑA se vio ayer inundada por cientos de personas llegadas de diversos puntos de la geografía vasca, que se acercaron a este pueblo del oeste vizcaino para disfrutar del evento Pobeña 1890 creado con el fin de rescatar del olvido más de cinco siglos de actividad minera en los Montes de Triano y en los puertos venaqueros como el pobeñés, ubicado a los pies de la roca de San Pantaleón que coge la ermita del Socorro. La iniciativa del Centro Trueba Zentroa surgió hace nueve años con la ayuda del Ayuntamiento de Muskiz. Pero, tal como destacó el presidente del centro cultural encartado, Ricardo Santamaría: “No hubiese sido posible su desarrollo sin la participación de los pobeñeses que, desde el momento cero lo asumieron como un proyecto propio y año tras año se caracterizan y montan escenarios para recrear un momento de aquella vida de finales del siglo XIX, momentos donde, acabada la Segunda Guerra Carlista se da el paso de la minería tradicional a la minería industrial”.

Pobeña 1890 es la fiesta de la recuperación del pasado minero de este pequeño pueblo costero, de la memoria de aquellas gentes que participaron durante siglos en la gesta de la explotación de los cotos mineros, de las veneras y de las posteriores minas. “Es un recuerdo a los autóctonos encartados y a todos los que vinieron buscando un sustento regular y alimentar a sus familias, sean del resto de Bizkaia, o de Gipuzkoa, y de otros puntos del Estado que trabajaron y vivieron penalidades para hacer nuestra vida más cómoda”, señaló Santamaría, quien tuvo una reseña especial para todas las asociaciones culturales encartadas que en estos años han apoyado esta reivindicación de la memoria de los antepasados ligados a la historia minera.

HilanderasEste año se presentaron en Pobeña nuevos escenarios gracias a la colaboración desinteresada de asociaciones culturales como la Asociación Museo Minero, la Asociación Cultural Alen de Sopuerta, la Asociación Punta Lucero de Zierbena, la Asociación Cultural Avellaneda de Balmaseda, la Asociación de Bateleros Itsas Egurra Haizean y la Asociación Talka de Urioste. Estos últimos fueron los encargados de acercar a pobeñeses y visitantes los pormenores del juego de los bolos a katxete, el juego más antiguo y tradicional de esta comarca encartada que cuenta con carrejos desde Barakaldo hasta Zierbena. “El carrejo más occidental que hemos encontrado de bolos a katxete en el Valle de Somorrostro desapareció en Pobeña durante la Guerra Civil, a pesar de los ochenta años transcurridos aún se conserva como topónimo entre los pobeñeses”, recordó Santamaría.

Mujeres lavando, vida tradicional, fragua, carpintero, abacería, rentería, taberna, actividad minera y marinera y, como novedad, un escenario de hilanderas. “El año pasado tres venaqueras pobeñesas tuvieron la feliz idea de dirigirse a las hermanas Montalbán de El Regato para que les enseñasen a hilar al estilo tradicional”, destacaba el presidente de Trueba. La propuesta, que incluía desde el lavado de la lana en el recuperado lavadero público hasta el vareo de la lana, así como el trabajo de cardado e hilado de la lana tuvo una gran aceptación por parte del numeroso publico que ayer, al calor de un sol radiante, se aceró a Pobeña.

La mañana fue un derroche de actividad que contó con actos como un carro de bueyes transportando mineral, mineros, sardineras, capataces, topógrafos, entre otras. Ya por la tarde, en el puerto venaquero se cargó el mineral en los bateles que lo llevarán por cabotaje hasta las ferrerías de la costa cantábrica y a las navarras de Urdax. Acto del que fue testigo el alcalde de Urdax, Santiago Villares.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ezkerraldea-Enkarterri

ir a Ezkerraldea-Enkarterri »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120