Fernando Noval abogado

Fernando Noval: “A las propietarias de Muskiz les va a costar sacar a los okupas de su casa”

El abogado Fernando Noval analiza la okupación de una vivienda en La Rabuda

Laura Fernández - Domingo, 9 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Fernando Noval, abogado especializado en Área Civil.

Fernando Noval, abogado especializado en Área Civil. (Oskar Martínez)

Galería Noticia

Fernando Noval, abogado especializado en Área Civil.Varias de las personas okupas, en la entrada de la casa de Muskiz propiedad de la familia Laiseka.

Bilbao- “La okupación de Muskiz me parece un caso bastante excepcional”. Esta es la impresión del abogado experto en Área Civil Fernando Noval, quien desgrana para DEIA las circunstancias del fenómeno okupa y, sobre todo, analiza la situación a la que se tienen que enfrentar las hermanas Mari Carmen y Jesusa, víctimas de una okupación esta semana.

El pasado lunes, las hermanas Laiseka denunciaron ante la Ertzain-tza la okupación de la vivienda que ambas poseen en el número 1 del barrio de La Rabuda, en Muskiz. Aquella tarde, un matrimonio con al menos tres niños se instaló tras forzar la entrada del piso superior -las hermanas han dividido el inmueble familiar en dos viviendas con entradas independientes-.

Lo curioso del caso es que ya el domingo se dieron cuenta de que habían forzado las cerraduras y habían interpuesto la correspondiente denuncia en la comisaría por intento de robo. Lo cierto es que Jesusa y Mari Carmen no viven en esta casa, aunque acuden a diario para atender al rebaño de ovejas y la huerta. Además, Mari Carmen propietaria del piso okupado afirma tener en él ropa y otros enseres personales a los que no puede acceder ahora.

“El matiz importante en este caso”, afirma el letrado Fernando Noval, “es que aunque los propietarios de la vivienda iban diariamente a atender a los animales ese no es su hogar, no es su morada, y entra dentro de lo que se considera usurpación de bienes inmuebles”. “Les va a costar sacarles de allí”, sentencia Noval.

Domicilio habitualEl abogado vizcaino aclara en este punto que es importante distinguir entre la vivienda habitual de una persona y una propiedad en la que no se reside. “Hablamos del domicilio habitual, de lo que consideramos el hogar”, aclara. En este caso, cualquier okupación está penada por la ley, ya que “entrar en un domicilio habitado es constitutivo de un delito de allanamiento de morada y ello conlleva una pena de prisión y que no puedan permanecer en la vivienda”.

Otra cuestión es la situación de las hermanas Laiseka. “Okupar una vivienda deshabitada se sanciona con una multa y no supone necesariamente el desalojo inmediato de los ocupantes”, aclara Noval, quien reconoce que es “difícil” evitar que ocurra. Por ello su recomendación es “mantener a alguien empadronado para defender que sí es habitual y que haya consumos de luz y agua para acreditarlo”.

A su juicio, “los que se dedican a okupar viviendas ya conocen las leyes y siempre hacen que alguien se quede en la casa;pero en el momento en que la desokupan lo que hay que hacer es entrar y cambiar la cerradura y quedarse allí de guardia”. “El que pega primero, pega dos veces”, sentencia.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120