Editorial

Un cambio de ejes

La cumbre del G-20 parece empezar a dibujar una transformación de las prioridades en las relaciones internacionales, con la UE mirando al Pacífico tras resquebrajar Trump su histórica asociación con EE.UU.

Sábado, 8 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

LA cumbre del G-20 que ayer y hoy se celebra en Hamburgo con las relaciones comerciales, la crisis de la inmigración, la defensa del medio ambiente y la seguridad global ante el desafío yihadista como temas sobre los que debatir más que sobre los que llegar a acuerdos -cualquier unanimidad al respecto más allá de las declaraciones formales sería una sorpresa- parece dibujar sin embargo un relevante cambio de ejes en las relaciones comerciales y, por tanto, en las relaciones internacionales. No en vano estas tratan esencialmente de aquellas. El eje trasatlántico, cuya trayectoria histórica el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ensalzó en la víspera de la cumbre durante su visita a Polonia, pese a que él mismo lo había quebrado con su anuncio de la ruptura del TTIP, solo podría sostenerse tras inaudita rectificación de Washington que nadie espera, como ya dejó entrever ayer mismo el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, al referirse a los posibles aranceles estadounidenses al acero europeo. A EE.UU., en todo caso, le quedaría su perenne relación con una Gran Bretaña -ayer, May pareció relegada a un papel secundario en Hamburgo- que se encuentra sin embargo en la prioridad de la negociación del Brexit y sus consecuencias. Por el contrario, la Unión Europea ha fijado un nuevo rumbo que mira al Pacífico, a Japón y a China, para configurar su nuevo eje de relaciones preferente y comienza a tomar posiciones en África, como se comprobó también en vísperas del G-20 con la reunión en Roma para reforzar los puntos de colaboración con Libia, Nigeria, Túnez, Egipto, Chad, Etiopía y Sudán ante la crisis de la inmigración. Asi que el problema de Trump es el de sustituir al socio que le ha acompañado hasta el momento en la construcción de las redes de su imperio comercial, tarea todo menos sencilla. Porque a pesar de que el distanciamiento con la Unión Europea le coloca al lado de Vladimir Putin, con quien tiene evidentes coincidencias en cuanto al populismo y la demagogia nacional de sus respectivos discursos y en intereses particulares, las diferencias entre EE.UU. y Rusia -el alineamiento en Oriente Medio y frente a Corea, los intereses estratégicos y energéticos, la relación con los países del este europeo, con Ucrania como principal ejemplo...- son demasiado evidentes.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120