Pincel y lienzo en la madurez

María José Ardanaz se matriculó con más de 50 años en la Facultad de Bellas Artes

Ahora tiene un estudio en Orduña y ha realizado varias muestras de temática taurina

Sábado, 8 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

La pintora María José Ardanaz, en su estudio de Orduña con la colección de temática taurina.

La pintora María José Ardanaz, en su estudio de Orduña con la colección de temática taurina. (S. Martín)

Galería Noticia

La pintora María José Ardanaz, en su estudio de Orduña con la colección de temática taurina.

Susana Martín

Orduña- Nunca es tarde si la dicha es buena. Buen ejemplo de lo que pretende transmitir este refrán popular es María José Ardanaz, pintora bilbaina asentada desde hace una década en la ciudad de Orduña, que define como “muy atípica” tanto su personalidad como su trayectoria con el pincel y el lienzo.

Algo le viene de familia. “Los Ardanaz tenemos una chispa artística. Mi padre pintaba como afición, tengo una hermana que hace retratos, un hermano al que le gusta dibujar cómics y varios primos que pintan muy bien”, asegura. No es de extrañar, por tanto, que a ella le surgiera la vena creativa de manera innata desde bien pequeña. “En el colegio ilustraba los cuadernos donde hacía los ejercicios y deberes. Si tenía que hacer una redacción, dibujaba algo relacionado con el tema. Si estábamos dando una lección de anatomía, pues pintaba el cuerpo humano”, recuerda.

Esos primeros trazos se quedaron relegados prácticamente al olvido en su juventud. De espíritu libre e independiente, con 19 años encontró trabajo en una multinacional, después se casó, tuvo dos hijos... y a su profesión y a su familia se dedicó todos sus esfuerzos. “En ese periodo no volví a coger ni un pincel. No encontraba tiempo y, además, en un piso es muy difícil disponer del espacio que requiere esta actividad”. Eso sí, de una manera instintiva, María José rellenó ese vacío “escribiendo relatos cortos” porque “mi mente inquieta necesitaba dejar salir por algún lado la creatividad”.

Facultad de Bellas Artes

El punto de inflexión llegó cuando, con 50 años, se acogió a la prejubilación y decidió matricularse en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Leioa y perfeccionar un talento que había dejado sin explotar. “Reconozco que el primer día tenía más miedo que vergüenza, pero esa inseguridad se me pasó al segundo día. Me integré de manera muy natural y fueron unos años extraordinarios”. La relación con los compañeros fue “muy natural, me trataron como una más” y con el profesorado forjó un vínculo muy especial. “Guardo muy buen recuerdo de todos ellos y, desde aquí, me gustaría reconocer la labor del pintor Luis Badosa, ya fallecido, y que fue fundador de la Facultad”.

María José suplió al inicio de su formación académica la carencia de cierta frescura técnica y artística con mucho interés y esfuerzo. “Quieras o no, la vida te va encorsetando y no tienes tanta soltura cerebral” afirma. Pero querer es poder y no solo acabó la carrera, sino que ha montado el Estudio de Arte Ardanaz y Llarena en la ciudad de Orduña y en esta última década ha realizado ya varias exposiciones de óleo sobre lienzo de temática taurina. “Soy muy aficionada a la tauromaquia y, además, me parece un mundo muy apropiado para plasmar en cuadros por su luz y su colorido”.

En las paredes de su estudio cuelgan gran parte de sus obras, muchas con bellos e impresionantes morlacos como protagonistas, pero también destacan los cuadros de José Tomás “que fue el primero que hice y fue mi iniciación”, los realizados al recientemente fallecido torero orduñés Iván Fandiño o el dedicado a Juan José Padilla “a quien conozco en persona y al que quise homenajear cuando reapareció en Olivenza tras la cogida tan tremenda que sufrió”.

La colección de pintura taurina de María José Ardanaz ha sido expuesta ya en el Hotel Ercilla de Bilbao -durante la Semana Grande de 2012- y también ha recalado en Logroño, Salamanca o Gasteiz “y además he participado en varias muestras colectivas en Bilbao, Getxo o Tolosa y he organizado también dos aquí en Orduña de retratos y de color”.

Paisajes y retrato

La artista afincada en Orduña atraviesa un momento creativo en la que se atreve a experimentar con otros registros, como el paisaje. “Aún estoy en esa fase en la que no se si me va a gustar. Igual me engancha y sigo o me canso y lo dejo”. Lo que sí que le apasiona es el retrato. “Me encanta captar la personalidad, la esencia del retratado. Es un estilo muy complicado, hay que fijarse en los rasgos, en los gestos... son muchos detalles los que hay que tener en cuenta y me supone un reto que me motiva mucho”, describe.

Y aunque admite encargos y sus cuadros están a la venta, María José Ardanaz afirma con total convicción que “mi objetivo no es ganarme la vida con la pintura” porque considera que “si una pasión la llevas al ámbito económico se convierte en un trabajo, y no es lo que deseo”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Laudio-Nerbioi

ir a Laudio-Nerbioi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120