huertas en la villa

La magia de recuperar la tradición ecológica

El ayuntamiento de Bilbao sortea 198 huertos entre los vecinos de otxarkoaga-txurdinaga para el uso propio

Un reportaje de Laura Fernández - Sábado, 8 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Alfonso Gil conversa con los vecinos de Otxarkoaga antes de comenzar el sorteo de huertas.

Alfonso Gil conversa con los vecinos de Otxarkoaga antes de comenzar el sorteo de huertas. (O. González)

Galería Noticia

Alfonso Gil conversa con los vecinos de Otxarkoaga antes de comenzar el sorteo de huertas.

TRAS tres años de “muy mala suerte”, Patxi Márquez Garrido ha visto luz al final de un largo túnel. Decidió participar, junto a 197 personas más, en el proyecto piloto que el Ayuntamiento de Bilbao está llevando a cabo con los huertos ecológicos urbanos. Las 55 parcelas destinadas a convertirse en plantaciones en el barrio de Otxarkoaga se sortearon ayer;Márquez fue uno de los afortunados y a día de hoy puede decir que la parcela número 39 es de su propiedad. “Llevo tres años en paro, sin cobrar ni un céntimo y esto me va a servir para trabajar, divertirme y evadirme de los problemas”, explicaba, mientras reconocía que “es algo asombroso ver cómo la vida va saliendo poco a poco”. El Ayuntamiento ha reservado una parcela, la número 56, para destinarla a las actividades relacionadas con la agenda 21 escolar.

La mayor pasión de Márquez siempre ha sido la agricultura y, a pesar de ser electricista, nunca ha dejado de llevar a cabo labores ecológicas. “Antes tenía una huerta en Asua pero lo tuve que dejar porque no la podía mantener económicamente, así que ahora mis nietos se van a poner como locos”, aseguraba con una sonrisa radiante.

Es otra manera de inculcar a los más pequeños la tradición que Bilbao tuvo en sus orígenes. En palabras del teniente alcalde y delegado del Área de Movilidad y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Bilbao, Alfonso Gil, “tenemos la obligación de extender esta cultura que es maravillosa y generar ese pacto intergeneracional” porque los huertos “también conforman parte del paisaje de la ciudad”. Por ello, el teniente alcalde quiso lanzar un mensaje a todos los que, a partir de octubre, podrán poner en su mesa un producto recién salido del huerto: “Hay que trabajarlo, cuidarlo y promover esta cultura que ha venido a quedarse”, expresó.

Quien tenía claro que iba a trabajarlo “muy bien” y propagarlo entre toda la familia y amigos era Mario Ernesto Cueller, procedente de El Salvador pero que lleva 11 años viviendo en la villa. “Todos nos vamos a integrar, tantos mis amigos como mi familia, para trabajar en el huerto”, explicó. De hecho, ya está pensando en las ensaladas que va a poder saborear con todos los vegetales que va a plantar a partir de octubre. “Puedo saborear el tomate fresco, la cebolla crujiente y el calabacín sabroso”, dijo. No dudó en enviar un whatsapp a sus amigos para avisarles de que se “pusiesen las pilas” para el próximo curso: “Ya hay mucha labor que hacer”.

Recuperación

El objetivo de esta iniciativa es, para el Consistorio bilbaino, recuperar la tradición y una actividad que “vamos a estimular” porque es una “buena oportunidad” para que los vecinos de los barrios puedan disponer de un espacio público para cultivar la tierra, de manera ecológica y para su consumo personal, especificó Gil.

Por ello, viendo el éxito que ha tenido la iniciativa, seguirán sorteando parcelas por diferentes distritos y el próximo será Artxanda. Las personas a las que se les adjudique un terreno urbano podrán hacer uso de el durante dos años -pueden pedir otro año más como prórroga- pero sin vender el producto a terceras personas. Asimismo, esta iniciativa sirve para concienciar sobre la importancia que tiene una alimentación sana para el mantenimiento de una buena salud.

La iniciativa está enfocada para los vecinos del barrio. En este caso, para ellos -que se pudieron presentar tanto individualmente como en grupo- se asignaron 36 parcelas. Para las personas en situación de desempleo se destinaron 10 parcelas -del 37 al 47- y otras tres para asociaciones o personas con algún tipo de discapacidad física o intelectual. De las cinco parcelas restantes podrán hacer uso las asignadas asociaciones sin ánimo de lucro de Bilbao. “Esta actividad es una magia maravillosa”, concluyó Gil.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120