Marta Cámara y Maitane Alonso

La receta mágica del ozono

Marta Cámara y Maitane Alonso crean una máquina que alarga la conservación de la comida

La idea de las estudiantes de primero de Bachillerato de Sodupe ha ganado un concurso científico

Elixane Castresana - Viernes, 7 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:09h

Marta Cámara y Maitane Alonso crean una máquina que alarga la conservación de la comida.

Marta Cámara y Maitane Alonso crean una máquina que alarga la conservación de la comida. (Foto: E. Castresana)

Galería Noticia

Marta Cámara y Maitane Alonso crean una máquina que alarga la conservación de la comida.

Güeñes- Las sobras de las barbacoas o banquetes en las fiestas de verano ya no tienen que acabar en la basura. Marta Cámara y Maitane Alonso, que acaban de terminar primero de Bachillerato en el colegio Avellaneda de Sodupe, han descubierto la fórmula que permite conservar los alimentos y no morir en el intento. Así llamaron al proyecto con el que han ganado el primer premio en la feria científica Elhuyar, con participación de jóvenes de Euskadi y Nafarroa. Supone la culminación de un trabajo que se inició en septiembre con una primera fase de investigación teórica. En enero empezaron a construir la máquina con la que probar su hipótesis: el ozono ayuda a prolongar la vida útil de la comida, de manera que “utilizándola 15 segundos un alimento pasa de durar dos días a dos semanas”, compara Marta. Ya les han aconsejado que lo patenten, pero “no es algo que entre en nuestros planes a corto plazo”.

Si Steve Jobs trabajaba desde un garaje, las jóvenes establecieron su centro de operaciones en el txoko de la casa de una de ellas, observadas por un escudo del Athletic. Allí dieron forma al prototipo de la máquina que evitaría desperdiciar cantidad de alimentos mientras documentaban sus avances en un informe sobre el generador de ozono que también presentaron al concurso, donde se midieron con otras cien propuestas de estudiantes entre tercero de ESO y segundo de Bachillerato y elaboraron trípticos informativos “en euskera, inglés y alemán”. El premio a su esfuerzo será acudir a otro encuentro científico en Barcelona en abril de 2018, “con tiempo por delante para pulir detalles y mejorar el proyecto”, apunta Maitane. Y eso que llevan tras de sí meses de ilusión y también decepciones a lo largo del camino. “En casa nos animaban cuando al principio nos costaba abrir puertas”, recuerdan. Después sí fueron recibiendo apoyo de Harakintza Sociedad Cooperativa, que “nos dio carne sin conservantes y con conservantes para probar comparando los resultados”, además de Kilse SL, Ameztoy Anaiak, Luis Thate y Conservas y Ahumados del Norte. Marta y Maitane sacaban fotografías todos los días crear un time lapse e hicimos pruebas de PH, visuales y de olor”. En noviembre comenzaron a desarrollar la base de la máquina y a principios de año se pusieron manos a la obra.

Una vez terminada la tarea, los experimentos que llevaron a cabo les dieron la razón sobre las posibilidades del ozono. “Un ventilador lo impulsa para que salga al exterior de forma laminada, expulsa el aire impuro y vuelve a entrar por el otro lado”, describen las artífices de la revolucionaria solución, que costaría “alrededor de cien euros, una inversión que se recupera rápido”. Y es que de las investigaciones que han realizado se desprende que “el 30% de los alimentos se tiran a la basura por problemas de conservación y el mercado no ofrece muchas alternativas para remediarlo”. Tampoco piensan que la industria alimentaria perciba el aparato como una amenaza. “Que nuestra máquina se utilice no significa que se vaya a comprar menos, simplemente, que se va a tirar menos comida”, comparan.

Con estos antecedentes, seguramente encaminarán sus pasos a la ciencia ahora que se preparan para un curso escolar trascendental para su futuro. A Maitane le gustaría estudiar física y electrónica, mientras que Marta aún no se ha decantado por ninguna especialidad en concreto. Antes de regresar las clases para estudiar segundo de Bachillerato descansarán de los libros. No tienen tan claro que consigan desconectar de su invento. “Los amigos ya nos están diciendo que quieren probar el invento”, ríen solo de pensarlo. Quizás, en el futuro, su proyecto esté en todas las mesas de los hogares.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ezkerraldea-Enkarterri

ir a Ezkerraldea-Enkarterri »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120