comenzarán a finales de este mes

El Euskalduna invertirá 5,5 millones de euros en una remodelación integral

Las obras serán costeadas con recursos propios y comenzarán este mes con la demolición de varias pasarelas internas

Aitziber Atxutegi - Viernes, 7 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Las primeras actuaciones se acometerán a finales de este mes y consistirán en el derribo de un núcleo de pasarelas de color azul entre la zona de entreactos y el hall.

Las primeras actuaciones se acometerán a finales de este mes y consistirán en el derribo de un núcleo de pasarelas de color azul entre la zona de entreactos y el hall. (Foto: DEIA)

Galería Noticia

Las primeras actuaciones se acometerán a finales de este mes y consistirán en el derribo de un núcleo de pasarelas de color azul entre la zona de entreactos y el hall.

Bilbao- El Palacio Euskalduna iniciará la renovación de sus instalaciones por valor de más de 5,5 millones de euros. Las obras, que comenzarán a finales de este mes con la demolición de varias pasarelas internas, se prolongarán durante los próximos dos años y serán costeadas con recursos propios. Se actuará para mejorar la distribución de flujos dentro del edificio, reformar varias salas y acometer la digitalización de las instalaciones. “Después de veinte años, que estamos a punto de cumplir, queremos actualizar el edificio y volver a ponerlo con condiciones para afrontar los retos de los próximos tiempos”, destacó el director general del Euskalduna, Andoni Aldekoa.

Las primeras actuaciones se ejecutarán a finales de este mismo mes y consistirán en sustituir un núcleo de rampas internas, en la zona del hall hacia el auditorio. En ese espacio existen actualmente dos zonas de rampas: una junto a las cristaleras, que utilizan mucho los usuarios, y otras que hacen también de muro entre los accesos por la explanada y el auditorio, “que apenas tiene uso por parte de los visitantes”, apunta Aldekoa. “No se utilizan prácticamente nunca”. Son estas rampas, que cuentan con un murete de color azul y que se ven desde el atrio, las que serán eliminadas, ya que la accesibilidad está garantizada a través del otro grupo de pasarelas y la adecuación de ascensores que están llevando a cabo. Se trata de tres tramos de rampa, que salvan un desnivel de cuatro metros de altura y que conectan la zona de entreactos y el hall. Con este primer paso, además, se abre la posibilidad de actuar sobre todos los núcleos de movimiento del palacio.

Las obras, que tienen un coste de algo más de 190.000 euros, arrancarán el próximo día 22 o 23, una vez finalicen unas jornadas de la Universidad de Deusto, y tienen que estar concluidas para cuando empiece Aste Nagusia. “El palacio tiene que estar a plena capacidad en esas fechas”, reconoce el director general.

Será un primer paso para encarar un ambicioso plan de renovación con motivo del vigésimo aniversario del Palacio Euskalduna, que se cumplirá en 2019. El objetivo es actualizar sus instalaciones para encarar los retos a los que tendrá que hacer frente el icónico edificio en los próximo años. Según explica Aldekoa, se actuará en tres ejes diferentes: mejorar la movilidad interna del edificio, tanto en horizontal como en vertical;rehabilitar algunas salas y espacios que después de 18 años necesitan una actualización, y acometer la digitalización del edificio, sobre todo en el ámbito de la señalización.

Moverse dentro del edificio siempre ha tenido su punto de complejidad, tanto para llegar de una planta a otras, como para moverse entre las diferentes zonas del palacio. “Subir o bajar de planta, de la -2 al auditorio, por ejemplo, cuando tenemos ocupación completa del edificio, siempre ha sido complicado. Y también nos pasa en horizontal;la gente no sabe muy bien cómo moverse por dentro del edificio, cómo llegar, por ejemplo, al auditorio cuando entran por la entrada de la explanada”, especifica el director. Se hará especial hincapié en la distribución de los usuarios que acceden a través de la puerta 2, la que se abre a la explanada principal, y quieren bajar a las dos plantas inferiores y acceder al auditorio. De momento no está definido qué solución se le va a dar a estos movimientos, aunque se está trabajando ya con el arquitecto del palacio, Federico Soriano, para diseñar los nuevos itinerarios. “En los congresos internacionales tenemos valoraciones extraordinarias en los servicios, la calidad de la sala y la singularidad del edificio, pero estamos un poco penados con la movilidad interna en el palacio”, reconoce Aldekoa. La construcción de la ampliación, además, ha modificado los usos. “Antes había un acceso directo a la planta -2, pero con la ampliación, ese acceso se realiza o a través del hall de exposiciones o entrando por la puerta 2, y es más complicado. Cuando tienes actividades diferentes en una zona y en otra, la gente que accede a los congresos por la explanada tiene unas comunicaciones mejorables”. También algunas de las salas serán sometidas a una profunda remodelación para actualizar sus prestaciones. Los espacios principales del edificio -el auditorio, la sala A1 y la sala Berria- no se tocarán, pero sí se actuará, por ejemplo, en el espacio del restaurante, que desde enero abandonará Fernando Canales, para adecuarlo a las necesidades del nuevo chef que lo gestione.

Por último, también será mejorada la movilidad dentro del edificio a través de la tecnología digital. “Nuestros clientes, sobre todo los grandes congresos, nos piden mejorar esa comunicación interna. Y lo queremos por vías digitales para que la gente se pueda mover por evento y no tanto por sala. Es algo que ahora la tecnología nos permite hacer”, explica el director del palacio.

Compaginar la actividadLos trabajos no van a estar exentos de complejidad, ya que las obras tendrán que simultanear con la actividad propia del palacio. “Tendremos que planificar cuándo no están ocupadas las salas para entrar en ellas, cuándo no se utiliza el palacio para poder actuar... Va a ser una actualización del edificio compleja”, destaca Aldekoa. Para el derribo inminente de las pasarelas interiores, por ejemplo, se tendrán que colocar todos los elementos necesarios para evitar el deterioro de los elementos existentes -pavimentos, vidrios, luminarias…- así como para minimizar la expansión del polvo que genere la obra.

En su conjunto, la renovación de las instalaciones supondrán una inversión de entre 5,5 y 6 millones de euros, “dependiendo del nivel de actividad de estos años y de los beneficios con los que podamos afrontar esta inversión”. Y es que el palacio sufragará con recursos propios las obras, sin tener que recurrir a financiación de la Diputación, que es propietaria del edificio, ni al endeudamiento.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bilbao

ir a Bilbao »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120