con 18 años

El sueño americano de Maitane

Maitane Bravo, exportera del San Ignacio, comenzará en agosto sus estudios en Biomedicina y continuará con su carrera futbolística en un centro de alto rendimiento de Corsicana, en Estados Unidos

Un reportaje de Rubén García - Jueves, 6 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Maitane Bravo detendrá sus siguientes disparos luciendo la equipación de las Navarro College Bulldogs.

Maitane Bravo detendrá sus siguientes disparos luciendo la equipación de las Navarro College Bulldogs. (Foto: Oskar González)

Galería Noticia

Maitane Bravo detendrá sus siguientes disparos luciendo la equipación de las Navarro College Bulldogs.

Con apenas 13 años, Maitane Bravo acudió a una ponencia impartida por la recién retirada capitana del Athletic Iraia Iturregi. La joven futbolista abandonó la charla con un sueño que ha perseguido desde entonces. Cinco años más tarde, la guardameta basauritarra está a punto de comenzar una aventura que le llevará a tierras estadounidenses, donde gracias a una beca deportiva comenzará sus estudios universitarios en Biomedicina y jugará en un país en el que las ligas femeninas de fútbol son de las más potentes del mundo. A la exportera del San Ignacio viajar a Estados Unidos le permite compaginar a la perfección sus estudios con su carrera futbolística, algo que aquí le resultaría complicado. “En época de exámenes se hace difícil abarcar todos los compromisos con mi equipo o la selección de Euskadi y me veo obligada a aplazar los exámenes. Por eso, les comentaba a mis padres que mi sueño era jugar en Primera División, pero tenía dudas de si sería capaz de jugar a ese nivel y al mismo tiempo cursar una carrera tan exigente”, relata Bravo.

La arquera vizcaina, a pesar de que no duda de lo enriquecedor que será este reto, se enfrenta a sus 18 años a un cambio radical en su vida que le produce sentimientos contrapuestos: “Hace tres meses tenía unas ganas irresistibles de que se acabara el curso y poder marcharme. Pero ahora, con la selectividad terminada, me estoy dando cuenta de que tan solo falta un mes. En estos momentos tengo un poco más de miedo, porque dejo atrás algo muy importante para mí, como es mi familia, mis amigos o el equipo. Me he despedido de mis compañeras con muchas ganas de llorar, ya que dejo al grupo que me ha ayudado a conseguir todo esto. Al final, es una mezcla de pena, emoción, ganas y nervios”. Sus padres conviven con el temor de que su hija se adapte tan bien a la vida al otro lado del Atlántico que decida no volver: “Mi familia está también emocionada pero tiene miedo de que no vuelva”.

“Para una persona tan ambiciosa como yo poder aprender de gente que tiene un nivel tan fuerte será impresionante”, asegura

Los padres de la futbolista prepararon diferentes vídeos recopilatorios durante la temporada pasada con el fin de convencer a las universidades estadounidenses de las habilidades de la guardameta. Tras varios contactos por videoconferencia, el centro de alto rendimiento Navarro College Bulldogs, situado en la localidad texana de Corsicana, fichó a la joven portera para sus filas. En ese centro pasará al menos un año a la espera de que una de las universidades que se fijaron en ella la seleccione. “Viviré con una compañera de Houston en una de las casas junto al campo de fútbol. Es un campus que tiene tiendas, universidades, infraestructuras deportivas y todo lo necesario. La entrenadora me enseñó por Skype las instalaciones y el vestuario, que son muy profesionales y de última generación. En un ambiente así respiras fútbol continuamente”, describe.

A diferencia de lo que ocurre aquí, la educación en Estados Unidos se adapta a las ligas deportivas universitarias, que poseen un alto nivel y repercusión. Para Maitane será una experiencia ilusionante y enriquecedora. “Voy a hacer lo que más me gusta, que es jugar al fútbol. Además, voy a estudiar y a vivir con gente que tiene las mismas aficiones que yo y competiré a un nivel altísimo. Para una persona tan ambiciosa como yo, aprender de gente que tiene un nivel tan fuerte será impresionante”, revela la joven.

Un futuro claro Pese a su temprana edad, la exportera del Sani parece tener claro su futuro. “Mi intención es acabar allí la carrera, pero tal y como lo veo ahora me gustaría volver a Bilbao para realizar el máster y continuar con mi vida aquí. Pero esto no significa que vaya y me enamore, encuentre trabajo o esté muy a gusto allí y no quiera volver, pero en este momento ese no es mi propósito”, explica.

En cuanto al fútbol, el San Ignacio se quedó esta temporada a las puertas de vivir un ascenso histórico a la Liga Iberdrola y Maitane Bravo reconoce que le entristece no continuar con un proyecto que, según ella, se presenta ambicioso. “Yo seguiré en el fútbol hasta que me aguante el cuerpo. Ya le he dicho a Joseba -su último entrenador- que me espere y me deje la ficha preparada porque dentro de cuatro años estaré de vuelta en el Sani”, apunta la guardameta, que va en busca del sueño americano.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Fútbol

ir a Fútbol »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120