tour de francia 2017

Sagan pierde la cabeza

El eslovaco, expulsado del Tour por tirar de un codazo a Cavendish el día de la celebración de Démare

César Ortuzar - Miércoles, 5 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:10h

Nueva caída en el TourVER VÍDEOReproducir img

(one n only/YouTube)

Galería Noticia

Nueva caída en el TourReproducirPeter Sagan sacó el codo derecho durante el sprint y derribó a Cavendish, por lo que fue expulsado del Tour de Francia.

Bilbao- Cada sprint es un Vietnam. El Tour es una jungla que eleva la fiebre amarilla y el olor a napalm se cuela en lugares balsámicos e idílicos como Vittel, una ciudad famosa por sus aguas. El balneario se convirtió ayer en un paisaje bélico atravesado por el hedor de la guerra y sus secuelas de miseria y drama. En la metralla del sprint, donde se disparan balas y no existen fogueos, se incendió el Tour, que se desangró. En tierra quemada, los velocistas son proyectiles de sí mismos, con su cargamento de pólvora, forrados por las armaduras de los músculos pétreos. Culturistas de la velocidad. Nitroglicerina a pedales. En el sprint estalló la vergüenza. En ese espacio, un callejón vallado, donde se vieron las caras los velocistas enpetit comité -se produjo una caída con anterioridad-, Peter Sagan enloqueció de la peor manera posible. Conductor suicida. Kamikaze. El eslovaco, que es un ciclista magnífico y expuso su majestuoso catálogo la víspera en Longwy, ofreció su peor perfil con un gesto feísimo que perseguirá siempre al niño bonito del ciclismo. Su codazo a Cavendish, con el sprint metido en el cañón de un rifle, quedará grabado en la retina de la infamia. Aunque en principio el Tour expedientó con treinta segundos de sanción a Sagan, finalmente decidió expulsar al eslovaco de carrera. Tarjeta roja para Sagan y hospital para el herido Cavendish, que también se va para casa con una rotura en la articulación del hombro, según desvelaron las pruebas médicas.

Sagan tiñó su fabuloso arcoíris del negro que visten los enterradores cuando sacó el codo derecho y derribó a Mark Cavendish, que trataba de adentrarse por el pasillo que protegían las vallas a falta de 100 metros. La impetuosa maniobra de Sagan, que iba sin retrovisor, -“no sabía que Mark estaba detrás de mí, estaba pendiente de la rueda de Démare”, dijo cuando vio las consecuencias de su cruce de cables-, tumbó a Cavendish de inmediato. El codo abierto de Sagan, con las manos en el manillar, fue un directo que mandó a la lona al británico, que no es precisamente el más diplomático de los velocistas. El esprinter de la Isla de Man trataba de colarse por el ojo de una aguja, un espacio imposible, y chocó contra un muro, el forraje muscular de Sagan. Probablemente no había hueco para que el británico pudiera remontar, pero la acción de Peter Sagan no tiene justificación. Quedó retratado. Se ganó la expulsión punto por punto, aunque hubo variadas interpretaciones del incidente. ¿Derribó el codo al británico o este cayó antes porque Sagan le cerró la puerta defendiéndose?

Lo cierto es que sin espacio, Cavendish fue noqueado con violencia a más de sesenta kilómetros por hora. En la caída, el británico se volteó con violencia y quedó tendido en el suelo, ensangrentado, un amasijo de dolor, con la clavícula derecha en suspenso. Swift y Degenkolb, que también corrían el encierro, no pudieron esquivarle y le pasaron por encima en una escena dramática, propia de una estampida, que es lo que viene a ser un sprint a diario. Cavendish permanecía en el suelo y Swift y Degenkolb también probaron el asfalto. Por delante, Démare festejaba el triunfo, el primero de un velocista francés desde que Jimmy Casper venciera en 2006. Su grito atronador estalló en los tímpanos de Bouhanni, su archienemigo, que protestó el bandazo de Démare. La mayoría de los sprints se disputan al límite. Territorio comanche.

sagan se disculpaMientras Démare recibía abrazos y felicitaciones, Cavendish era atendido sobre el asfalto por los sanitarios del Tour. Finalmente se puso sobre la bicicleta y entró en meta con el brazo derecho colgando, sangre goteándole de la mano y el maillot desgarrado por la espalda. Consciente de la gravedad de su arrebato, de una acción impropia de un campeón, Peter Sagan acudió al autobús del Dimension Data para disculparse en persona a Cavendish, que emplazó al eslovaco. “Tengo buena relación con Peter y me gustaría hablar con él. No soy muy fan de que me pongan el codo así ”, aseveró Cavendish, que fue trasladado al hospital para examinar su estado.

En ese tiempo, los jueces revisaron al detalle las imágenes del sprint y tras unos minutos de deliberación decidieron sancionar con treinta segundos de penalización a Sagan y enviarlo al puesto 115ª de la etapa. Además, le fueron retirados ochenta puntos de la clasificación de la Regularidad. La trama, sin embargo, no concluyó con esa decisión. Los responsables de Dimension Data presionaron al máximo y obtuvieron la cabeza de Sagan. Rolf Aldag no dudó en pedir su descalificación a través de Twitter. “La UCI debe decidir. Eso no ha sido un accidente. Es violencia. Es duro para el Tour descalificar a un campeón del mundo, pero tiene que hacerse”, escribió. Ante la fuerte presión, el jurado de comisarios actuó. Su presidente, el belga Philippe Marien, compareció ante la prensa rodeado de una impresionante nube de cámaras para anunciar la descalificación del eslovaco. “El jurado ha decidido descalificar a Peter Sagan del Tour de Francia. Ha puesto en peligro a varios corredores en el sprint de Vittel. Hemos aplicado un artículo del reglamento de la UCI según el cual los comisarios pueden decidir la descalificación de un corredor”, aseguró Marien, que no aceptó preguntas. El Tour se queda sin su estrella más rutilante, pero envió un mensaje de contundencia.

Lejos de la polémica, los favoritos se desentendieron de la locura que propuso el final. Nada quisieron saber de adrenalina, de codos, de velocidad y e la claustrofobia del sprint, territorio para tipos intrépidos y que desprecian el riesgo en una batalla cruenta que se mide en pulgadas. En la antesala del primer test serio del Tour, -la llegada a La Planche des Belles Filles-, un puerto de primera categoría, nadie quiso asuntos peligrosos, aunque a 700 metros de meta se produjo una caída que tocó a Thomas, que no se abolló. En esa maniobra también estuvo involucrado Sagan. Froome, Contador, Porte, Quintana y Aru esquivaron el suelo y se citaron para el primer saliente del Tour, en el que no estará Peter Sagan, desterrado de la Grande Boucle por soltar el codo y perder la cabeza.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ciclismo

ir a Ciclismo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120