Nueva infraestructura

La alta velocidad hasta Burdeos amplía las conexiones entre Euskadi y la capital francesa

A partir de ahora los trenes tardarán una hora menos en cubrir el trayecto entre Baiona y París

Franck Dolosor. Baiona - Domingo, 2 de Julio de 2017 - Actualizado a las 06:00h

La consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, encabezó la delegación que visitó la estación de SNCF en Burdeos.

La consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, visitó en marzo la estación de SNCF en Burdeos. (Irekia)

Galería Noticia

La consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, encabezó la delegación que visitó la estación de SNCF en Burdeos.

Después de la inauguración oficial del viernes, ayer comenzaron a circular los trenes de alta velocidad más modernos de Francia en la nueva línea ferroviaria que une Tours y Burdeos. La nueva infraestructura, de 340 kilómetros de longitud y cuyo coste total asciende a 7.800 millones de euros, permite viajar en dos horas y cuatro minutos entre Burdeos y París, una hora menos.

El primer tren entre París-Montparnasse y la capital de Aquitania estaba previsto ayer a las 8.52 horas. En el otro sentido, el primer viaje estaba anunciado para las 9.04 horas en Burdeos para llegar a la capital francesa a las 11.08 horas. Hasta el viernes, el TGV tardaba 3 horas y 15 minutos en unir ambas ciudades. Entre el País Vasco y París el viaje duraba hasta cinco horas pero desde ayer los usuarios tardarán una hora menos. El viaje entre Baiona y la capital gala dura exactamente 3 horas y 53 minutos según la compañía ferroviaria SNCF.

El proyecto, que vio la luz a comienzos de la década de los noventa, comenzó a tomar cuerpo en 2012 con la puesta en marcha de la mayor obra de alta velocidad de Europa. Todos los tramos de la nueva línea de alta velocidad se han edificado de forma simultánea, y en los últimos cinco años, 8.500 trabajadores han participado en esta obra que atraviesa seis departamentos del suroeste de Francia. La nueva red cuenta, en total, con 1.400 kilómetros de vías de alta velocidad, 500 puentes, viaductos y túneles, 14.000 postes eléctricos y 800 puentes para que la fauna no encuentre barreras a lo largo de una infraestructura que ocupa 15 hectáreas por cada kilómetro.

Parte de los nuevos trenes que circulan por la nueva línea ferroviaria han sido construidos en La Rochelle. Todos los vagones, que cuentan con asientos más cómodos, ofrecen conexiones de wi-fi e incluso más espacios para las personas discapacitadas.

Cambio profundo Guillaume Pepy el director general de la SNCF explicó el viernes que Europa se encuentra ante “un desafío técnico y comercial” ya que, además de la línea hacia Burdeos, también se inauguró otra nueva red de alta velocidad que une París y Rennes en tan sólo una hora y 26 minutos.

El presidente de la república Emmanuel Macron, que inauguró la nueva línea hacia Bretaña, se congratuló de vivir un momento histórico que permite ganar 40 minutos a los viajeros. Sus ministros de transporte y ecología, Elisabeth Borne y Nicolas Hulot, que viajaron hasta Burdeos se alegraron por la puesta en servicio de una infraestructura más solidaria que cada día acerca a todos los ciudadanos.

El presidente de Aquitania, el socialista Alain Rousset, que en los últimos años ha impulsado la construcción del corredor atlántico junto con el lehendakari, Iñigo Urkullu, y la presidenta de Nafarroa, Uxue Barkos, subrayó la importancia de la nueva línea, por ejemplo, para el turismo. En la actualidad, con 13 millones de visitantes cada año, el sector turístico representa el 8% del PIB de Aquitania.

La nueva infraestructura ha impulsado la renovación de la estación de trenes Saint-Jean de Burdeos, con una inversión de 200 millones de euros. Las afueras de la estación también están siendo renovadas con la construcción de pisos y oficinas, y la revalorización de las viviendas actuales. Se calcula que en los próximos 15 años, Burdeos y su comarca contarán con 250.000 nuevos habitantes.

Desde ayer, 33 trenes circularán cada día entre París y Burdeos. El nuevo TGV podrá transportar cada día a 35.000 personas, cinco veces más que los aviones que vuelan entre ambas ciudades. En la actualidad, 18 millones de personas viajan en tren cada año entre Burdeos y París. La SNCF espera conseguir más de 2 millones nuevos clientes.

Reacciones

Nada más bajar del nuevo tren, el ministro ecologista Nicolas Hulot señaló la importancia de mejorar ahora el metro y los trenes de cercanías, que sólo en Aquitania, transportan cada día a 57.000 usuarios pese a que a menudo el servicio deja mucho que desear. Últimamente, la SNCF pierde cada año un 5% de sus clientes en estas líneas por lo que el gobierno regional de Aquitania ha decidido realizar una inversión de 485 millones de euros para mejorar el servicio.

Los sectores hostiles al TAV han criticado el aumento de los precios de los billetes y la desaparición del tren nocturno Palombe bleue que en las últimas décadas salía de Hendaia por la noche para llegar a París a primera hora de la mañana. Y advierten de que los nuevos trenes no llegarán antes a París-Montparnasse. Pese a que el viaje dura una hora menos, gran parte de los trenes seguirán llegando a París a la misma hora por lo que realmente saldrán del País Vasco, por ejemplo, una hora más tarde de lo habitual. El portavoz del colectivo ecologista CADE Víctor Pachon reconoce que los viajeros pasarán una hora menos en el tren pero advierte de que no llegarán antes a su destino.

Si el TAV es ya una realidad entre París y Burdeos, todo apunta que habrá que esperar hasta 2027 para que llegue a Dax y no hay fecha para su construcción entre esta ciudad de Las Landas y Lapurdi.

Esta semana, la justicia gala ha invalidado el decreto de utilidad pública para la construcción del TAV al sur de Burdeos. Mientras, el tribunal administrativo ha ordenado a varias instituciones que financien la nueva infraestructura aunque se encuentre fuera de Aquitania. El Consejo Departamental de Pirineos Atlánticos tendrá que pagar 19 millones de euros y la Mancomunidad de Iparralde otros 14. La Mancomunidad de Pau ya ha adelantado que recurrirá la sentencia. De momento, se desconoce la posición del presidente de la nueva Mancomunidad Vasca, que en abril aprobó su primer presupuesto de 295 millones de euros, y en los que, al parecer, no se previó ninguna partida para la inversión que ahora reclama la justicia.

En los últimos años, gran parte de los electos y habitantes de Iparralde han protagonizado las mayores manifestaciones nunca celebradas en este territorio para protestar contra la construcción de una nueva línea ferroviaria entre Baiona y Hendaia. Critican que se gasten varios millones de euros para ganar, a su juicio, tan sólo unos minutos. Y advierten de que las obras podrían destrozar el medio ambiente por lo que exigen que se mejoren las vías existentes entre la capital labortana e Irun. Los detractores afirman, además, que el tráfico ferroviario continua disminuyendo y que numerosas líneas de alta velocidad no son rentables.

El presidente de la Cámara de Comercio de Baiona André Garreta señala que el tren contamina menos y que puede ser una alternativa ya que hoy en día cerca de 10.000 camiones atraviesan cada día la costa labortana. Según Garreta no sólo hay que mirar el coste de la obra sino que hay que tener en cuenta también todos los beneficios que trae aparejada la inversión.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120