tras quedarse sin títulos la temporada pasada

Gipuzkoa lucha por recuperar el trono

Hondarribia y Orio, llamados a la cima de una liga en la que San Juan y San Pedro buscan la reinvención

Jokin Victoria de Lecea - Viernes, 30 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Los remeros de Hondarribia pasean antes de la disputa de la última Bandera de La Concha. Foto: Pablo Viñas

Los remeros de Hondarribia pasean antes de la disputa de la última Bandera de La Concha. Foto: Pablo Viñas

Galería Noticia

Los remeros de Hondarribia pasean antes de la disputa de la última Bandera de La Concha. Foto: Pablo Viñas

Bilbao- Gipuzkoa se quedó sin ninguno de los dos grandes títulos la temporada pasada. La Bandera de La Concha y la Corona de la ACT fueron para Urdaibai. El remo guipuzcoano perdió su trono en lo más alto y por primera vez desde 2012, no pudo celebrar ninguno de los premios más perseguidos. Hondarribia, el más firme defensor de su territorio en los últimos años, sumó muchas banderas, pero tras liderar con mano de hierro la liga durante toda la temporada, sucumbió en el último momento. San Juan y San Pedro cumplieron con creces sus objetivos y este año lucharán contra las circunstancias para repetir lo conseguido. Las notas negativas fueron Zumaia y Orio. La Telmo Deun perdió la categoría y los aguiluchosse quedaron sin dar con la tecla un curso más. Ahora, la apuesta ha sido Jon Salsamendi. El hijo prodigo vuelve a casa y las esperanzas de los oriotarras están puestas en este nuevo y ambicioso proyecto.

Hondarribia es, junto a Urdaibai, el gran favorito para la victoria final. Los resultados de la temporada pasada avalan a ambos equipos y en el caso de los hondarribitarras, la continuidad de un proyecto que demuestra año a año que funciona con enormes garantías, es una de sus principales fortalezas. “Nos gustaría estar a un nivel parecido al del año anterior. Si conseguimos eso, creemos que estaremos cerca de la victoria”, reconoce Mikel Orbañanos, entrenador de la Ama Guadalupekoa. Esta fórmula les sirvió para pelear por todo la temporada pasada, pero la Bou Bizkaia se les adelantó a última hora y les dejó sin la liga y sin la Bandera de La Concha. Sin embargo, en las tostas hondarribitarras no hay excesivos deseos de revancha: “Nos quedamos contentos con lo realizado el año pasado. Tuvimos un buen rival que ganó la liga y La Concha, pero estuvimos hasta el último momento con opciones. Ahora, el único reto que hay en nuestras cabezas es dar el mejor nivel posible”.

Hondarribia no ha tenido muchas ausencias y en una temporada en la que gran parte de las tripulaciones han sufrido auténticas revoluciones, esto puede ser una importante ventaja. Sin embargo, las bajas también han afectado a los hondarribitarras. “No hemos tenido cambios importantes, pero sí que nos faltan remeros importantes como Iñigo Jauregi, Ugutz Bilbao, Asier Puertas y Ekaitz Aznar, que son remeros contrastados”, reconoce Orbañanos. Aun así, dentro del grupo la cantera volverá a ser dominante. “Es la filosofía que hemos tenido siempre en Hondarribia. Damos oportunidades a los remeros de casa, sin olvidar a la gente que viene de fuera, que también han aportado muchísimo y han sido importantes en todos los proyectos”, añade el entrenador de la Ama Guadalupekoa.

La renovación oriotarraLa victoria es casi una obligación en Orio. Dentro del club, el gen competitivo es enorme y los años sin triunfos no son fáciles de digerir. Esta temporada no quieren que la historia se repita, tienen claro que hay que volver a ser uno de los principales candidatos y para ello han apostado fuerte por Jon Salsamendi, que tras ganarlo todo con Urdaibai, inicia un nuevo reto en el club donde se formó. El técnico oriotarra está “al cien por cien” dentro de la dinámica de su equipo y “acostumbrado al cambio”. Sin embargo, el exentrenador de la Bou Bizkaia sabe que los sentimientos volverán una vez arranque la competición: “Sé que cuando empiece la competición me va a pasar algo muy parecido cuando aterrice en Bermeo proveniente de Astillero. Tendré muchas ganas de ganar a Bermeo y a todos los demás, pero les voy a mirar con mucho cariño porque tengo un presente reciente con ellos y mantengo muy buena relación con la gente de Bermeo. Somos personas, no máquinas, y eso siempre está dentro”.

En lo deportivo, Salsamendi ha tenido mucho trabajo que hacer. Recuperar a una tripulación tocada y devolverle sus aspiraciones competitivas. Los resultados de pretemporada han sido positivos y Orio ha escalados en los pronósticos. “Los resultados de invierno y primavera están muy camuflados. A veces son realidad y otras no. Lo que sé ahora mismo es que Orio quedó quinto el año pasado y los cuatro equipos que quedaron delante son equipos potentes y con proyectos sólidos. Además, los de detrás vienen apretando fuerte”, relata cauteloso Salsamendi. Sin embargo, la prudencia no borra la ambición en las tostas oriotarras. Sin haber un objetivo claro, la autoexigencia es grande y los aguiluchostienen muchas ganas de volver a los primeros puestos: “No nos queremos obsesionar con ningún resultado, pero sí que nos exigimos mucho debido al trabajo que hemos hecho. No vamos a estar a verlas venir y queremos pasar a ser un equipo cien por cien de tanda de honor. Sabemos que si conseguimos eso estaremos con opciones de ganar algo”.

Repetir lo de la temporada pasada no será tarea sencilla para San Juan. Su año fue sobresaliente y sorprendieron con la bandera conseguida en Zierbena, rompiendo el binomio de Urdaibai y Hondarribia. Este curso, los entrenados por Juan Mari Etxabe quieren estar de nuevo en la pomada: “El objetivo es intentar repetir el nivel del año pasado y creo que estamos cerca. Esa será la primera premisa y luego ser ambiciosos y mirar hacia arriba. Así, en un momento determinado y, con ayuda de todo, ser capaces de ganar alguna bandera”. Siempre en busca de crecer a pesar de los cambios. Esa es la filosofía de San Juan y también de su entrenador, que vuelve a hacerse cargo del equipo al sustituir a Joseba Fernández: “Soy un hombre que siempre ha estado cerca del club y la adaptación ha sido bastante rápida”.

El último de los equipos guipuzcoanos, San Pedro, ha vuelto a vivir otro año de cambios. Sobrevivir como costumbre y reinventarse temporada tras temporada con unos recursos muy limitados. “Es difícil mantener el equipo porque no tenemos grandes patrocinadores”, comenta Mikel Arostegi, que ha tenido que empezar a trabajar casi desde cero en la preparación del equipo: “Hemos tenidos siete bajas. Ha venido gente nueva y hemos completado con gente del segundo bote. Si hubiéramos mantenido el equipo, podríamos valorar más nuestro nivel verdadero, pero con tanta baja es difícil”. Esta situación deja a la Libia con un único objetivo: “Tenemos que intentar meter a dos equipos por debajo para mantenernos y, luego, a disfrutar de las regatas”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Remo

ir a Remo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120