25-0

Jon Iñaki Rodríguez Erandio - Jueves, 29 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:00h

Y el entrenador despedido. Habría que conocer las circunstancias y motivos para tomar dicha medida.

Yo soy entrenador de balonmano, y la primera vez que jugué (estando de jugador, hace aproximadamente cuarenta años), me tocó hacerlo contra el campeón de España juvenil del año anterior;perdimos 54-1. Acabado el partido, únicamente estábamos satisfechos por haber dado la cara (aunque nos la rompieron). Como entrenador, he tenido resultados abultados tanto a favor como en contra, y el análisis que hacía con mis jugadores siempre eran positivos e intentaba enseñarles tanto a perder como a ganar, y primordialmente, a respetar al contrario.

Como entrenador y teniendo un marcador abultado tanto a mi favor como en contra, siempre he estado en pie en el banquillo, presionando a los jugadores a luchar sin desánimo.

Bien es cierto, que cuando el equipo rival era inferior, utilizaba mayoritariamente a los menos habituales, pero tratando de que hiciesen las cosas bien, sin dejar de meter goles.

¿Qué es más honrado? ¿Presentarte ante la portería y hacer un lanzamiento fallido o respetar al contrario tratando de hacer las cosas de forma debida? Estamos entrando en un fariseísmo de postureo;me parece vergonzoso lo que está ocurriendo en ciertos campos con los ejemplos que están dando los padres, pero no es menos cierto que la dejadez en el campo, no es mejor.

Respeto al rival, se gane o se pierda, yo siempre he procurado enseñar a los niños a que feliciten al contrario si nos había derrotado y a animarles si los derrotados eran ellos.

En Erandio, también hubo un equipo femenino de baloncesto que los partidos se contaban por derrotas y muchas de ellas muy abultadas, pero gracias a un gran entrenador José Antonio Zarraga, al de unos años llegaron los éxitos, grandes éxitos, pero todo eso, fruto del trabajo, la lucha y sobretodo, sin un ápice de desánimo.

Los resultados en los niños son lo de menos, pero sí es importantísimo los ánimos, inculcarles el trabajo en entrenamientos, haciéndolos ver lo importante que es el trabajo y los entrenamientos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120