Jonathan Castroviejo Ciclista del movistar

“Nunca se está preparado para el Tour”

Jonathan Castroviejo regresa al Tour de Francia para dar cobertura a Nairo Quintana después de que una caída le impidiera tomar la salida el pasado curso

Una entrevista de César Ortuzar Fotografía José Mari Martínez - Jueves, 29 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:00h

Jonathan Castroviejo, exciclista del Movistar

Jonathan Castroviejo, exciclista del Movistar (José Mari Martínez)

Galería Noticia

Jonathan Castroviejo, exciclista del Movistar

Bilbao- Proclamado recientemente campeón de España contrarreloj, el único representante vizcaíno de la Grande Boucle, sugiere que la presente edición de la carrera francesa se presenta “más abierta” y que el recorrido, alejado del clasicismo de los últimos años, da opción a un Tour más competido en el que se reducirán las “diferencias entre los favoritos” y en el que la estrategia de los equipos puede resultar crucial en el ajedrez del julio francés. Jonathan Castroviejo deberá cuidar de Quintana y Valverde, dos de los favoritos, que sumarán fuerzas para tratar de desalojar a Froome, el rey de Francia y el “gran favorito” para el algortarra, que pretende completar una carrera de menos a más y luchar por el triunfo de la contrarreloj de Marsella, a un día del final en los Campos Elíseos de París.

Reaparece en el Tour después de sus ausencia en 2016 por lesión. Una buena noticia para usted.

-Sí, sin duda. El Tour es mi carrera favorita y quería volver a estar. Es la que más me gusta por el trazado y la que mejor se adapta a mi perfil de corredor. Tenía ganas de volver. He corrido en 2013 y en 2015, y normalmente me ha ido bien. Hemos hecho una carrera bonita y este año espero también hacerlo.

El pasado viernes se proclamó campeón de España contrarreloj. ¿Con qué sensaciones llega a la carrera francesa?

-Bueno, hasta ahora tampoco quería darle muchas vueltas porque hasta última hora, cuando te confirman cuando vas, tratas de no pensar demasiado en ello. Ahora se trata de mentalizarse para lo que viene. Es una labor del día a día. Lo que sí se nota es la responsabilidad. Vamos con dos líderes, Nairo (Quintana) y Alejandro (Valverde) y en ese sentido es una doble responsabilidad para nosotros. Lo primordial ahora es pasar los tres cuatro primeros días que quizás van a ser lo más complicado antes de la primera llegada en alto.

¿Qué tiene esa primera semana del Tour que tanto respeto produce?

-Es por cómo se llega al Tour, la carrera más mediática del mundo. Existe mucha más presión que en otras carreras. Todo eso se traduce y se plasma en la carretera, en la competición. Hay carreras más complicadas pero que no llevan esa presión añadida y al final es lo que hace que los corredores lo notemos tanto. Nunca se está preparado para el Tour. Después es una carrera como cualquier otra una vez se empieza, pero ya antes existe una presión extra. Hasta que todo empiece, es un poco complicado.

Además usted debe cuidar de uno de los candidatos al triunfo final. Se trata de sobrevivir y a la vez de proteger.

-Sí. La primera semana es una selva porque la gente llega bien, con fuerzas, hay mucha tensión y eso provoca nervios. Mis dos Tours anteriores han sido de muchísimo trabajo la primera semana y quizás este sea un poco diferente porque tendré más libertad. Luego me necesitarán más para las dos siguientes semanas, para la montaña. En mis dos Tours anteriores mi trabajo en la primera semana era siempre ir a tope, a tope, a tope. Todo el día.

En esa tesitura de enorme presión, ¿qué resulta más duro, el estrés o el desgaste físico?

-Sobre todo, lo que afecta es el estrés porque físicamente las etapas del Tour no son tan duras o no tan diferentes a otras. La diferencia viene a través del estrés y de la velocidad a la que se corre. Esa es la dureza del Tour.

La carrera arranca con una contrarreloj. Usted es uno de los grandes especialistas mundiales. ¿Tiene marcada la crono?

-No la tengo marcada porque es una crono corta de apenas 14 kilómetros y no la he preparado. Es completamente llana y puede haber gente que haya enfocado su preparación para disputarla a tope y estar muy bien en la primera semana. Mi preparación está pensada para ir de menos a más durante el Tour. Yo la haré a tope y a ver si hay suerte. Ganar es complicado porque hay muchos especialistas en esa distancia de menos de 15 kilómetros. A mí me gustaría un recorrido más largo. Es lo que hay. Se hará a tope y a ver qué tal sale.

El objetivo de su equipo es claro: vencer el Tour con Nairo Quintana.

-Sí, el objetivo es ese. También tenemos ahí a Alejandro, que viene sin presión después de haber ganado prácticamente todo lo que ha corrido.También le apoyaremos.

Usted es uno de los hombres de confianza de Quintana. ¿Cómo es trabajar para él?

-Es un trabajo que exige responsabilidad. Al final un fallo…. Si él no responde puede que se deba a un fallo nuestro y nuestra misión es guardarlo lo mejor posible;que no le falte agua, que no le dé el viento, protegerle en lugares críticos para que no le pille ninguna situación embarazosa. Todo eso es responsabilidad nuestra. Luego, los últimos kilómetros son suyos, pero hasta entonces hay que apoyarle y gestionar las situaciones lo mejor posible.

¿Cómo llega Nairo al Tour después de la fatiga que provoca el Giro?

-No he tenido mucho contacto con él, pero todo el mundo dice que llega bien. Nairo es una garantía. Tiene una media altísima de podios en las carreras que ha disputado. Así que estará entre los mejores, seguro.

Da la impresión de que Froome no alcanza el Tour con el dominio mostrado en años precedentes. ¿Qué opina?

-Uff. Creo que ha hecho una preparación muy buena, pero sí es verdad que ha habido carreras que ha querido disputarlas y no ha estado como le hubiese gustado, caso de Romandía. Pero no hay que olvidar que es el ganador de los últimos años. En ese aspecto creo que es el máximo favorito.

Sin embargo, en el Dauphiné, Richie Porte batió a Froome y mostró un estado de forma sensacional. Si a eso se le suman nombres como Quintana, Bardet… ¿Es este el Tour más abierto de los últimos años?

-Quizás sea el Tour más abierto de los últimos años no solo por Porte sino por el recorrido en general, que da para bastantes cosas. Es un Tour propicio para él, pero también para Froome o el propio Alejandro, o Bardet. Pienso que el Tour va a estar bonito.

Ha hablado del recorrido. Es posible que el trazado de esta edición abra el Tour. ¿Este recorrido da pie a jugar más con la estrategia?

-Sí, además creo que va a igualar más la carrera y a disminuir las diferencias al que es más superior en la montaña porque en varias etapas las metas se sitúan tras una bajada. Eso puede provocar que no se saque tanto tiempo como se pueda sacar con una llegada pura en alto. Creo que las diferencias entre los mejores serán menores y la carrera va a estar más igualada.

¿Le da la impresión que costará más controlar la carrera al equipo que tenga que proteger al líder?

-Sí. Este recorrido da lugar a ataques un poquito más lejanos y la opción de intentar romper la carrera desde más lejos. Para el equipo que tiene que defender le complica mucho las cosas.

¿Entiende que con todos esos elementos el Tour pueda ser más caótico?

-Pienso que sí. Bueno, la carrera luego se desarrollará de cierta manera y a ver cómo discurre, pero en principio si da pie a ver una carrera más movida y con más alternativas.

¿Cuáles son las etapas claves según su criterio?

-La primera llegada en alto, en la quinta etapa, creo que va a ser un día muy importante. Me han dicho que es un puerto en el que puede haber diferencias. La etapa que se corrió en Dauphiné, la de Col du Chat también puede ser muy traicionera. Esa etapa tiene bastante trampa. Es un puerto muy especial y después está el descenso a Chambéry. Los Alpes, con el Izoard, marcarán, como siempre. Son días que tienen bajada y meta y a ver qué pasa también con esos días. Tampoco hay que olvidarse de las dos cronos, sobre todo, de la segunda, la del penúltimo día en Marsella. En esa crono, el corredor que llegue más fuerte hará diferencias.

Su tarea es clara, ayudar a sus líderes, pero hay terreno suficiente en este Tour para poder aprovechar alguna situación de carrera en su favor.

-Tengo la impresión de que habrá muchos días en los que contará la estrategia y será muy importante llevar gente por delante para provocar situaciones de carrera favorables. Eso siempre te concede una opción. Hay mucha etapa de media montaña en la que los movimientos de los equipos pueden decantar la carrera. Mi función será estar atento en esa clase de terreno, en territorio comanche. Habrá que estar cerca de los líderes en esas etapas. Será un Tour comanche.

La primera contrarreloj se le queda corta, pero la última, la de Marsella, de 22 kilómetros, y a un día de París, pinta mejor para sus características.

-Dependerá de cómo se llegue al final del Tour. Realmente creo que tengo más posibilidades en la última crono. En esa irá a tope, lo tengo muy claro. Si estoy muerto, muerto, muerto, pues es otra cosa. Pero el año pasado la crono de la Vuelta a España también fue al final del la carrera e hice segundo detrás de Froome. Tengo mis posibilidades para esa crono.

Para acabar. ¿Cuál cree que será el podio?

-Uff. No sé. Me gustaría que ganase Nairo o Alejandro, cualquiera de los dos. A Porte se le ha visto muy bien en Dauphiné y Froome también ha estado bien. Pero no me mojo más.

las claves

“Quizás sea el Tour más abierto de los últimos años por el recorrido, que da para intentar bastantes cosas”

“En el Tour existe mucha más presión que en otras carreras;eso se plasma en la carretera, hay mucho estrés”

“Nairo es una garantía, tiene una media altísima de podios en las carreras;estará entre los mejores”

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ciclismo

ir a Ciclismo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120