Medicina Interna del hospital de Basurto

“La leptospirosis puede ser leve y pasar desapercibida”

El doctor Franco dice que solo el 5% de los infectados llega a la segunda fase

Ane Araluzea - Jueves, 29 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:00h

Ricardo Franco, en Basurto, con la ría de fondo.

Ricardo Franco, en Basurto, con la ría de fondo. (José Mari Martínez)

Galería Noticia

Ricardo Franco, en Basurto, con la ría de fondo.

Bilbao- Una circular interna puso sobre aviso a todo el personal sanitario el pasado viernes para que aumentaran la sospecha diagnóstica ante los casos clínicos compatibles con la leptospirosis. Desde entonces, la red del Departamento de Salud se mantiene alerta ante la posibilidad de que llegue a las consultas alguna persona que haya podido contraer esta enfermedad infecciosa. Sin embargo, Ricardo Franco, presidente de la Academia de Ciencias Médicas de Bilbao y jefe de servicio de Medicina Interna del hospital de Basurto, afirma que “la leptospirosis puede ser leve, pasar desapercibida, como ocurre con otras enfermedades”. De esa forma, asegura que hay personas que pueden haberse contagiado, y la han pasado “como una gripe banal, de forma muy suave”.

El doctor Franco quita hierro a la alarma creada en los últimos días alegando que “solamente el 5% de las personas con leptospirosis pasan a la segunda fase icterohemorrágica”. Y asegura que no es habitual que se llegue a este segundo umbral sin que un médico se percate: “La leptospira es una bacteria que sucumbe a la penicilina y a la doxiciclina, que abortan el cuadro”. En cuanto a la mortalidad con la que se ha asociado la infección, asegura que “solo es de un 7% entre las personas muy ancianas o con el hígado dañado que llegan a la segunda fase”.

Respecto a la transmisión, el doctor señala que ocurre cuando una persona entra en contacto a través de las mucosas o pequeñas heridas con la orina -que puede estar diseminada en el agua- o con las vísceras de un animal enfermo. “Dos semanas después de contraerla, lo primero que siente el paciente es muy poco específico, aunque el comienzo es brusco, con un dolor de cabeza y muscular muy fuerte, hiperestesia cutánea y escalofríos”. Ante ello, un médico, con ojo clínico, debe investigar de forma epidemiológica los síntomas para realizar el diagnóstico.

En palabras de Franco, después de esta etapa en la que las leptospiras están en la sangre, tras cuatro o nueve días, “hay una defervescencia”. Si el enfermo pasa a la segunda etapa, indica que vuelven a aparecer la fiebre y los dolores. “El sujeto se pone amarillo y comienza a sangrar. Se parece mucho al ébola”. Aunque el doctor reitera que es “muy raro” que un paciente llegue a esta fase sin ser diagnosticado previamente.

¿Recuerda más casos de esta infección? “Tuvimos una experiencia con la leptospirosis en las inundaciones del 83, cuando se embarró todo el Casco Viejo. De la gente que trabajó hubo algunos contagios, aunque ninguno grave”. Con todo, afirma que ha solicitado un informe para recopilar todos los casos de leptospirosis que han pasado por el hospital de Basurto. Aunque asegura que se trata de una enfermedad históricamente relacionada con profesiones como minero, arrocero, labrador o veterinario, por el momento, advierte, “no recomendaría el baño en la ría”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bilbao

ir a Bilbao »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120