La leptospira es una bacteria cuya detección es muy difícil en la ría

La imposibilidad de recoger una muestra representativa en masas de aguas grandes complica su detección

Miércoles, 28 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Bilbao- Los casos de infección por leptospirosis, una enfermedad cuyo origen se encuentra en los orines de animales, han abierto la caja de Pandora sobre la calidad del agua que fluye por la ría mientras en el aire flotan varias cuestiones. Una de ellas: ¿Podría haberse detectado la existencia de esta bacteria de forma previa a la celebración del Bilbao Triathlon? “En una ría en constante movimiento y con un volumen de agua enorme, un análisis que se hace un día puede cambiar al día siguiente. El muestreo tiene que ser repetitivo, con una frecuencia determinada. Cuando hay un número de muestras estadísticamente significativo puedes calificar ese agua”. Así lo considera Nieves Zabala, directora del laboratorio Biotalde.

Sus palabras están corroboradas por el documento de la Organización Mundial de la Salud, Leptospirosis Humana Guía para el Diagnóstico Vigilancia y Control: “Si existe la posibilidad de que haya animales infectados que tengan acceso a la superficie de aguas, es lógico asumir que el ambiente esté regularmente contaminado con leptospiras patógenas y que exista riesgo de infección. Es por tanto imposible asegurar categóricamente que la superficie de agua es segura, porque no es posible colectar y examinar una muestra de agua que sea representativa en un cuerpo de agua grande”.

Según la experta en salud ambiental, la analítica existente a día de hoy para descubrir la leptospira es clínica. Por ello, aunque el análisis de los microorganismos indicadores como el enterococo o el coliforme fecal -procedimiento habitual en los exámenes que decretan que un agua es apta para el baño- sean negativos, ello no significa que las aguas no estén contaminadas con la bacteria leptospira. “Es una garantía que se hagan esas analíticas porque por lo menos se eliminan los casos extremos de una contaminación fecal, pero no firmaría el visto bueno asumiendo que no tenga patógenos como la leptospira”, dice.

Las elucubraciones de la directora de Biotalde apuntan que la infección por leptospira en la ría podría provenir de animales de explotaciones ganaderas cuyos orines se habrían filtrado con escorrentías o, también, de las ratas que habitan en la propia villa. Asimismo, considera que “puede haber más personas que se hayan contagiado y sus síntomas hayan pasado desapercibidos, por ser muy leves”. Respecto a ello, la OMS especifica que “si la presencia de leptospiras patógeneas resulta en infección, dependerá de factores tales como la concentración de las leptospiras, la duración de la exposición, la posibilidad de que las leptospiras puedan penetrar en el cuerpo humano etc.”.

En cualquier caso, Nieves Zabala sostiene que “no se puede generar una alarma social, las consecuencias pueden ser mucho menores de lo que parece”. De esa forma, considera que “es un reto ambiental más”. Por ello, insta a seguir “afinando métodos” para detectar estas bacterias que es posible no hallar en una muestra de agua, debido a que pueden estar diluidas. - A. Araluzea

Competencia

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120