estatus especial después del Brexit

May se lo pone difícil a los ciudadanos de la UE que residen en el Reino Unido

Todos tendrán que solicitar su permiso y los que lleven menos de cinco años pasarán al ‘limbo’ legal hasta llegar al lustro

Rita Álvarez Tudela. Londres - Martes, 27 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Theresa May, que ayer presentó nuevas medidas para los residentes comunitarios, sale de su residencia oficial.

Theresa May sale de su residencia oficial. (AFP)

Galería Noticia

Theresa May, que ayer presentó nuevas medidas para los residentes comunitarios, sale de su residencia oficial.

Los tres millones de ciudadanos de los países de la Unión Europea que viven en Reino Unido tendrán que solicitar un estatus especial después del Brexit para poder seguir residiendo en suelo británico, según la nueva propuesta anunciada ayer por la primera ministra, Theresa May.

El documento de 15 páginas esboza las propuestas del gobierno británico a Bruselas para procesar las solicitudes de los ciudadanos europeos que llevan viviendo en Reino Unido más de cinco años, sin llegar a concretas más detalles ni qué ocurrirá con los que lleven menos tiempo.

El Ministerio del Interior británico se comprometió a hacer “todo lo que pueda” para simplificar el proceso de solicitud y reduciendo los costes. “Los procedimientos administrativos que se deberán cumplir para obtener estos nuevos derechos se modernizarán y mantendrán lo más sencillo posible”, destacan en el documento oficial.

“Racional y fácil”El objetivo aseguran que no es otro que hacer que el proceso de solicitud sea “lo más racional y fácil de usar posible” para los ciudadanos de la Unión Europea y sus familias que residen legalmente en el Reino Unido. Entre las medidas que se están considerando adoptar está el utilizar los registros de la Hacienda británica para demostrar que alguien ha estado viviendo en el Reino Unido continuamente durante cinco años.

El estatuto estará plasmado en una tarjeta de identidad o una entrada digital en una base de datos central del Ministerio del Interior. Sin embargo, los 250.000 ciudadanos de la Unión Europea a los que ya se les ha concedido el estatuto de residencia permanente desde el referéndum de Brexit en junio de 2016, deberán solicitar nuevamente el estatuto de residente.

May anunció durante su intervención parlamentaria que quería dar tranquilidad a los 3,2 millones de ciudadanos de la Unión Europea en el Reino Unido, a los que calificó como “una parte integral del tejido económico y cultural” del Reino Unido. La líder tory resaltó que cualquier acuerdo sobre su futuro estatus legal y derechos debe ser recíproco con los 1,2 millones de expatriados británicos que viven en el continente, tras la salida de Reino Unido de la UE se espera que sea el 29 de marzo de 2019.

El acuerdo se aplicará a los ciudadanos que han estado en el Reino Unido durante cinco años por una fecha no especificada antes de la fecha formal de Brexit. El llamado “estatus de asentado” dará el derecho a vivir, de llevar a cabo actividades legales, acceder a fondos públicos y solicitar la ciudadanía británica, “bajo las mismas bases que los ciudadanos británicos”.

estatus ‘temporal’ y ‘asentado’Por su lado, aquellos que lleven menos de cinco años pueden solicitar el estatus temporal para permanecer en el país hasta que tengan los años requeridos para “el estatus de asentado”. En el caso de los familiares dependientes, como los niños y los padres, que se unieron a un ciudadano de la UE en el Reino Unido antes del Brexit también podrán solicitar el estatus de una vez que han estado aquí por cinco años.

Sin embargo, los que se unan después del Brexit deberán cumplir las condiciones de un nuevo sistema de inmigración que podría incluir un umbral mínimo de ingresos de 18.600 libras, el cual se aplica en la actualidad a los ciudadanos británicos que quieren traer un cónyuge no comunitario.

La oferta del Reino Unido incluye garantías sobre las pensiones del Reino Unido y la posibilidad de que los ciudadanos de la UE tengan prestaciones de seguridad social. Además, el Ministerio del Interior planea evitar un gran aumento en las aplicaciones al día siguiente al Brexit y otorgará un período de hasta dos años de gracia para que los ciudadanos comunitarios puedan demostrar cinco años de residencia continua en suelo británico.

Los solicitantes se enfrentarán a los controles de antecedentes penales para excluir a los que son “criminales graves o persistentes y aquellos que consideramos una amenaza para el Reino Unido”, aseguró May. Pero las normas no se aplicarán a la República de Irlanda, cuyos ciudadanos no necesitarán “el estatus de asentado” y seguirán gozando de un régimen preferencial de residencia.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Mundo

ir a Mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120