Moción imposible 3

Lunes, 26 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:00h

Las estenotipistas sudaban. Cruces de comentarios entre diputados rebotaban en las bancadas como en un frontón. Un frontón agrietado por dislates, a todas luces perfectibles. El resultado ya había sido anunciado como fracaso. Tampoco se buscaba una victoria… ¿O sí? Tal vez era una estrategia a la griega, solo que en lugar de un caballo-trola de madera, los podemitas han tirado de hemeroteca, y desde la A a la Z, fueron citando casos de corrupción en el PP. Reconozco que me asusté muchísimo, no porque se dijera algo que sabían hasta las zarigüeyas bizcas, sino que temí por la salud de la diputada y magnífica oradora Irene Montero, al faltarle el aire en más de una ocasión. Toda la bancada de la gaviota-charrán dormitaba confiada, leyendo libros o jugando con el móvil. ¿Toda? No, toda no. Don Mariano se despertó súbitamente y enseguida advirtió lo que estaba ocurriendo. Se puso los galones y arremetió con confusos e ininteligibles mandobles dialécticos contra el señuelo. Pero ya era tarde. La infinita ristra de acusaciones con nombres, apellidos, fechas, cantidades y lugares, había sido escuchada en los medios del mundo. Ni siquiera Rafael Cancerbero Hernando pudo evitar la jugada magistral… y a fe que lo intentó con ardides y maniobras indignas. Bueno;pues parece que, hablando y hablando, el partido no ha acabado. Veremos…

Alberto Fdez. Araújo Barakaldo

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120