el acelerador de protones más potente del mundo

Vascos en la fuente de neutrones

DEIA conversa con cuatro de los treinta profesionales vascos que trabajan en la construcción del acelerador de protones más potente del mundo que se construye en Suecia y que promete revolucionar la ciencia del siglo XXI

Idoia Alonso - Domingo, 25 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:00h

Imagen de la Fuente Europea de Neutrones.

Imagen de la Fuente Europea de Neutrones. (deia)

Galería Noticia

Imagen de la Fuente Europea de Neutrones.

Lund- La Fuente Europea de Neutrones (ESS) es el acelerador de protones más potente del mundo que se está construyendo en Lund (Suecia) gracias a la colaboración de 15 países europeos y cuyo coste asciende a 1.843 millones de euros. Entre otros elementos ESS-Bilbao -el consorcio formado por el Gobierno español y el Gobierno vasco- contribuye con 93 millones a ESS con la construcción partes esenciales del target, el corazón de la fuente, incluyendo la rueda, elemento contra el que chocan los protones casi a la velocidad de la luz para producir neutrones. ESS es como un gran microscopio que se vale de los neutrones para poder estudiar la materia a nivel atómico y molecular, lo que abre vías de investigación impensables hasta la fecha en áreas como la salud, el transporte, nuevos materiales... En la actualidad hay una treintena de vascos trabajando en esta instalación que promete revolucionar la ciencia del siglo XXI.

“Te centras en el día a día, no somos conscientes del potencial que ESS, pero en cualquier caso es un orgullo”. Isaac López (28 años, Bilbao) llegó a Lund hace año y medio gracias a una beca Global Training del Gobierno vasco. Trabaja como ingeniero en eldetector groupde ESS que desarrolla los instrumentos con los que se hará investigación de vanguardia. ESS-Bilbao trabaja de lleno en el Miracle, un gran espectómetro con aplicaciones en múltiples ámbitos como las energías limpias, el magnetismo o la ciencia de los polímeros. “Nos dedicamos a hacer pequeños test del detectorfinal, trabajamos en el diseño por ordenador de las partes, contactamos con los talleres que fabrican las piezas que montamos en nuestros talleres y luego lo mandamos a facilities”, un servicio que puede probar el detector ya que aún no tienen la capacidad de producir los neutrones necesarios. “Estoy muy contento -dice Isaac- por el hecho de que haya gente de casa en Lund porque es una ayuda muy grande”. Este ingeniero industrial no oculta su deseo de volver a Euskadi, pero no a cualquier precio. “Tenemos unas condiciones muy buenas, pero si allí encontrásemos algo parecido a mí no me importaría volver, yo encantado”. Este bilbaino se sabe un privilegiado en Lund si no fuese por el clima y el estilo de vida sueco. “Ahora mismo estoy contento, tengo trabajo, no tengo preocupaciones y mientras pueda disfrutar de esto lo seguiré haciendo”.

Luis Ortega

35 años, Gasteiz

Derecho Universidad de Deusto

“He sacado a mi familia de Euskadi”

Lund - Luis es el veterano del grupo de los global training vascos que trabajan en el superacelerador de protones que se está construyendo en la ciudad sueca de Lund gracias a la colaboración de quince países, entre ellos Euskadi. Abogado de formación, este gasteiztarra que se dedica a preparar las licitaciones de los contratos, ha encontrado en ESS una oportunidad laboral y “una oportunidad de sacar a mi familia de Euskadi porque estaba en paro. Tengo esposa y dos hijos, de 12 y 4 años”. En Euskadi, dice este joven, a lo máximo a lo que aspiraba o lo único que encontraba “eran trabajos de comercial en cualquier empresa cutre y ESS ha sido una oportunidad inmejorable”. Comenzó en el departamento de innovación de ESS, después en el detector group y de ahí a procurement. “Yo me volvería mañana mismo si me ofrecieran un contrato que pudiera aceptar”, afirma Luis, quien confiesa que echa de menos “salir a la calle y que haya gente. Me destroza cuando hace malo y que no haya nadie o salir cuando hace bueno y no haya nadie”, porque los suecos hacen vida de puertas a dentro o en las casas de amigos. Así, Luis confiesa que no quiere que sus hijos “crezcan aquí y pierdan el contacto con el País Vasco”.

Sara Herranz

24 años, Algorta

Ingeniería Mecánica UPV/EHU

“Te ofrecen muchas oportunidades”

Lund - Getxotarra, risueña e ingeniera. Sara llegó a Suecia en 2015 y trabaja como diseñadora en el detector group de ESS, una especie de banco de pruebas de los instrumentos que irán en la fuente de neutrones. “Esta experiencia es una gran oportunidad porque yo terminé la universidad y tenía miedo de no encontrar un trabajo, todos los de mi clase estaban dando tumbos, me apunté a las Global Training y fue un alivio poder venir aquí y trabajar para una empresa internacional como esta en la que aunque entres la última te ofrecen muchísimas posibilidades de desarrollo”. Como ESS aún está en fase de construcción, señala, “no somos conscientes de la repercusión que va a tener el proyecto en el avance de la ciencia, pero si lo piensas dices guau”. Desde su punto de vista, quienes han decidido salir al extranjero a trabajar “no cerramos la puerta a nada, porque al final nuestra casa es nuestra casa y estamos acostumbrados a la vida de allí y si en Euskadi nos ofrecieran buenas condiciones seguramente regresaríamos después de haber probado en Suecia”. Al igual que el resto de la pequeña colonia vasca en Lund, Sara echa de menos a “ la familia, amigos, comida, básicamente vida social”.

Aitor Beitia

27 años, Bermeo

Ingeniería Industrial Universidad de Deusto

Lund - Aitor llegó hace seis meses a Lund directamente desde la localidad costera de Bermeo. “La toma de contacto ha sido buena porque he encontrado a gente de Euskadi y eso me ha ayudado mucho, la verdad, sobre todo al principio”, asegura. Este ingeniero trabaja en el fluid system group que se encarga de los sistemas de ventilación del target de ESS, es decir en el alma de la fuente. El sistema de refrigeración es muy importante en el proceso de producción de los neutrones, de hecho la capacidad de refrigeración de ESS es similar al de una central nuclear. Aitor ha encontrado en Suecia todo aquello con lo que había soñado durante su etapa universitaria. “Yo acabé la universidad, quería encontrar trabajo en un país en el que pudiera hablar inglés y aquí en Suecia creo que hemos conocido la Champions League de las condiciones laborales”, dice. No obstante, Aitor considera que “algún día volveré, seguro, pero la cosa tiene que mejorar bastante en casa”. Ante todo, Aitor echa de menos “la vida en euskera, salir a la calle o ir a la panadería y hablar en euskera”. Pero por ahora quiere exprimir al máximo su experiencia en ESS-Lund, un proyecto en el que colaboran cientos de personas de diferentes nacionalidades.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120