Confianza para romper barreras

Thando Roto, que este año ha bajado de los diez segundos, es una de las principales atracciones de la Reunión de Bilbao

Un reportaje de Jokin Victoria de Lecea - Sábado, 24 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

El sudafricano Thando Roto competirá hoy en la pista de atletismo de Zorrotza.

El sudafricano Thando Roto competirá hoy en la pista de atletismo de Zorrotza. (Foto: Pablo Viñas)

Galería Noticia

El sudafricano Thando Roto competirá hoy en la pista de atletismo de Zorrotza.

REBAJAR los diez segundos es la primera barrera con la que todo velocista sueña traspasar. Es el gran muro. El paso definitivo para ser considerado como parte de la élite. Muchos aspiran a ello y trabajan desde pequeños para conseguirlo, pero pocos pueden unirse a este selecto club. Uno de ellos es Thando Roto (Pretoria, 1995). El sudafricano ha conseguido bajar de las dos cifras en dos ocasiones este año y espera que hoy en la pista de atletismo de Zorrotza llegue la tercera, lo que serviría para batir el récord de la Reunión Internacional Villa de Bilbao. Roto es uno de los nuevos talentos de los 100 metros lisos. Parte de una generación dorada de esprinters, el corredor de Pretoria ha llegado a la cima a base de perseverancia. Luchar por sus sueños sin descanso siempre ha sido su leit motiv y el motivo de su apodo: The Rock. “Al finalizar el instituto, el director dijo que le recordaba a Dwayne Johnson por cómo había progresado en la vida y había roto las metas. Así que a partir de ahí me quedé con The Rock”, cuenta con su eterna sonrisa Roto.

El atleta sudafricano es una de las principales estrellas de la Reunión Internacional de Bilbao y, si no hay ninguna sorpresa de última hora, luchará por batir el récord del circuito (10,18”) en un cara a cara contra el cubano Roberto Skyers. “Estoy muy emocionado por participar en Bilbao. Es la primera vez que vengo aquí y espero correr rápido. Ahora mismo estoy en plena preparación para el Campeonato del Mundo por lo que esta reunión me viene muy bien”, declara Roto, que actualmente está en una gira por Europa, afinando su puesta a punto para las grandes competiciones del año, entre las que se encuentra la Diamond League. “Mi última competición de esta gira será en Rabat. El 16 de julio en la Diamond League. Estoy emocionadísimo por debutar en esta competición. Es el mayor nivel del mundo, es como competir en la Champions League en fútbol”, reconoce.

Roto forma parte de una generación de atletas sudafricanos que sueña con una medalla en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio

Roto llega a Bilbao en uno de sus mejores temporadas, después de bajar en dos ocasiones, una con viento ilegal, de los diez segundos en el hectómetro. Fue un sueño cumplido. Una meta perseguida durante muchos años y que pasó inadvertida en el momento de ser conseguida. “Para ser sincero, en ese momento ni me di cuenta que había bajado de los diez segundos. Quedé segundo, miré el tiempo y ponía 9,92. Estaba tan contento por mi compañero, que ni miré mi propia marca”, cuenta. Ese tiempo es actualmente el séptimo registro del año, pero para el sudafricano, el mero hecho de bajar de los diez segundos supera a cualquier clasificación: “Estoy encantado por ser uno de las pocos humanos que es capaz de bajar de los diez segundos. Sin embargo, también estoy emocionado porque siento que puedo correr más y más rápido”.

Pero ser el séptimo hombre más rápido del mundo este año no le ha servido para lograr la mejor marca anual de su país. En Sudáfrica la velocidad está de moda. La nueva generación amenaza con ser referencia dentro del hectómetro. “Soy el tercero en ránking. Creo que la razón por la que corremos tanto en Sudáfrica es por los entrenadores que tenemos. Nos ayudan a mejorar mucho y además en mi grupo de entrenamiento hay corredores que estuvieron en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Me motiva mucho que la gente con la que entreno haya ganado medallas en los mundiales”, relata. Este éxito sudafricano puede llevar a un potente equipo en los relevos, capaz de plantar cara a las potencias más poderosas del mundo, aun así, Roto apuesta por ir “paso a paso” y centrarse primero en los objetivos actuales, “ya que todavía no tenemos una estructura fija para los relevos”.

El sueño de la medallaBajar de los diez segundos fue mucho más que una gran marca para Roto. Ese 9,95 le permitió creer más todavía. Ver como ese sueño lejano que tuvo de niño, en el que se vislumbró en un podio olímpico con la presea al cuello, se acercaba más que nunca. Es complicado, el trabajo que deberá hacer hasta Tokio 2020 será muy duro, pero el primer paso está dado. “Me gustaría convertirme en un medallista olímpico”, afirma el sudafricano. Este es un objetivo demasiado ambicioso para muchos, pero The Rock sabe lo que es derribar barreras, superar a toda velocidad a adversarios a priori imbatibles para él y no cejará en su empeño mientras la esperanza alimente sus veloces piernas. “Veo completamente posible conseguir una medalla en 2020. La clave para esto es estar motivado, mantenerme así hasta llegar a Japón. Definitivamente correré más rápido la siguiente temporada y más todavía la siguiente”, declara. La confianza es su arma y creer es el primer paso para hacer el sueño realidad.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120