deia 40 urte: protagonistak Pedro Luis Uriarte exconsejero de economía del gobierno vasco deia 40 urte: protagonistak

“Hubo que convencer a Madrid de que el Concierto se tramitase como un tratado internacional”

Sábado, 24 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Pedro Luis Uriarte repasa diez portadas de DEIA que han sido de especial relevancia para Euskadi en los últimos 40 años.

Pedro Luis Uriarte repasa diez portadas de DEIA que han sido de especial relevancia para Euskadi en los últimos 40 años. (Foto: Oskar Martínez)

Galería Noticia

Pedro Luis Uriarte repasa diez portadas de DEIA que han sido de especial relevancia para Euskadi en los últimos 40 años.Portada de DEIA del 30 de diciembre de 1980.8 de junio de 1977.28 de agosto de 1983.30 de enero de 2017.10 de abril de 1980.2 de octubre de 1988.1 de marzo de 2017.24 de febrero de 1981.27 de junio de 2008.4 de mayo de 2017.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

PEDRO Luis Uriarte ha vivido de cerca grandes acontecimientos políticos y económicos de este país en los últimos 40 años. El primer Gobierno Vasco, la firma del Concierto Económico, el boom del BBV... Todo se contó en DEIA.

DEIA irrumpe tras años de adoctrinamiento

El repaso de Pedro Luis Uriarte comienza con el nacimiento de DEIA, un proceso que vivió muy de cerca. “Esto fue un acontecimiento, porque fue el primer periódico democrático vasco”. Para poder llegar a los kioscos se recurrió a una peculiar estrategia. “Se hizo con un modelo de lo que ahora se llama micromecenazgo”, explica Uriarte, “yo conseguí, entre mi grupo de amigos y demás, un total de 60 pequeños accionistas que fueron aportando mil pesetas, o dos mil. Alguno puso hasta 10.000. Supuso un cambio total en el panorama de los medios que obligó a otros medios a adaptarse y a otros a desaparecer”.

En aquellos tiempos había “una necesidad de una empresa que informara en profundidad, con objetividad y desde perspectiva vasca”. La sociedad estaba cansada de un discurso único: “Fueron 40 años de adoctrinamiento de prensa con orientación fascista. Había una censura feroz. Por eso, cuando algunos hablan ahora de los lavados de cerebro que se hacen desde los medios de comunicación, lo menos que puedo hacer, siendo compasivo, es sonreír”.

Miembro del primer Gobierno vasco

La vida de Uriarte dio un giro en 1980. Él trabajaba en el Banco de Bilbao, pero una llamada de teléfono le puso frente a un reto mayúsculo. “El lehendakari Garaikoetxea le llamó al presidente del Banco de Bilbao, José Ángel Sánchez Asiaín, y le pidió el nombre de una persona honrada y trabajadora que estuviese dispuesta a sacar adelante los desafíos que tenían delante en aquel momento el país y el nuevo Gobierno: empezar de cero en una situación dramática social, con un 40% de paro en la margen izquierda y una ETA desatada que aquel año batió el récord de asesinatos. Había que sacar adelante un país que se derrumbaba, en situación de prerrevolución social y que no tenía futuro aparente”. Asiaín le dio a Garaikoetxea un nombre: Pedro Luis Uriarte.

Fue nombrado consejero de Economía y Hacienda. “Entraba en un departamento con cero mesas, cero presupuesto y cero personas”, recuerda Pedro Luis Uriarte, “la primera tarea que me encomendaron fue negociar el Concierto Económico”.

El 5 de mayo se puso en contacto con el ministro español de Hacienda para decirle que quería verle. “Me entrevisté con él y, delante de un cuadro de Goya, siendo un jovencito de 37 años que no tenía ninguna experiencia política, ni conocimientos de Hacienda, le dije: Oye, lo siento mucho, pero todo lo que habéis negociado con el Consejo General Vasco desde marzo del año pasado no lo podemos aceptar. Le dije que aquello era un órgano preautonómico sin competencias formado por todos los partidos y que entonces se había constituido un nuevo gobierno monocolor que tenía que plantear otra alternativa que no era la misma. Le dije que yo no podía firmar un acuerdo que yo no había negociado. Todo eso se lo dije con 37 años y voz temblorosa”.

La firma del histórico Concierto Económico

Aquel joven de 37 años consiguió pactar el Concierto Económico el 29 de diciembre, pero, aunque en Euskadi se celebró como era debido aquel logro, semanas después el Gobierno español no terminaba de sacar el proyecto de ley que lo aprobaba. “Hasta el 1 de junio que entró en vigor hubo un debate muy intenso con el Gobierno central sobre cómo había que tramitar esto”, explica Pedro Luis Uriarte, “ellos eran partidarios de presentarlo como un proyecto de ley ordinario sometido a enmiendas. Hubo que convencerles de que se tramitase como un tratado internacional: un pacto que las Cortes Generales podrían ratificar o rechazar en bloque, sin posibilidad de enmienda, porque el concierto ya estaba pactado. Lo aceptaron”.

Pero, como dice la Ley de Murphy, todo lo que puede empeorar, empeora: “El 29 de enero de 1981, Suárez dimite sin haber mandado el proyecto de ley. Nosotros nos quedamos temblando, porque el predesignado era Leopoldo Calvo Sotelo, un hombre que no había participado en la negociación, que en principio no estaba muy de acuerdo con el Concierto y que tenía muy mala relación con el lehendakari. En la primera votación de investidura no es ratificado y en la segunda... hubo un golpe de Estado”.

Un día de incertidumbre por el golpe de Estado

El 23F es un día de esos en los que todo el mundo recuerda dónde estaba y qué estaba haciendo cuando se enteró de la noticia. Pedro Luis Uriarte no es una excepción. “Yo estaba reunido en Lakua con una persona para ofrecerle el puesto de director de Finanzas del Gobierno vasco”, rememora con media sonrisa en la boca, “aquella persona me preguntó por el ruido de sables y los problemas a los que se enfrentaba la gente del Gobierno vasco. Yo le decía que no, que todo eso eran solo cosas que se inventan los periódicos”. Pero entonces sonó el teléfono. Era su secretaria, que le informaba de que Mario Fernández quería hablarle de algo urgente. “Le digo que estoy ocupado y le cuelgo”, relata Uriarte, “pero vuelve a sonar el teléfono y me dice que es algo gravísimo. Me pongo y Mario me dice que está habiendo un golpe de estado. Pensé que era broma y le colgué. Insistió y tuve que dejar la entrevista diciéndole que había un golpe de Estado. El entrevistado se fue volando y no volvió. Fui donde Mario, nos reunimos los miembros del Gobierno vasco y decidimos dispersarnos. Mario y yo nos fuimos a un piso que tenía Carmelo Renovales, el consejero de Justicia, en Gasteiz. Seguimos la evolución del golpe por la radio”.

Fueron 24 horas de tensión e incertidumbre. Al día siguiente Uriarte acudió al Consejo de Gobierno. En su cabeza una idea palpitaba y se la hizo saber a sus compañeros: “El Concierto Económico todavía no se había aprobado”. Finalmente las aguas volvieron a su cauce y el gran pacto económico arañado con pico y pala por Pedro Luis Uriarte salió adelante.

Bilbao, arrasada por las inundaciones

Como miembro del primer Gobierno vasco, Pedro Luis Uriarte tuvo que vivir el mal trago de gestionar las catastróficas inundaciones de agosto de 1983. Él estaba de vacaciones en Donostia y recibió la llamada de Garaikoetxea para que se presentara urgentemente en Bilbao. “Me encargó que me ocupara de los temas operativos de salvamento en la cuenca del Nervión, coordinando todos los equipos de la CAV y del Estado, que se portó muy bien y puso a nuestra disposición el ejército y la Guardia Civil”.

Posteriormente, junto a Mario Fernández, tuvo que negociar los apoyos del Gobierno español “para compensar los destrozos que se habían producido con pérdidas gigantescas”.

Ese año Pedro Luis Uriarte presentó un proyecto de ley en el Parlamento Vasco por el cual se establecían recargos sobre el impuesto de la renta con el fin de que los vascos cooperasen personalmente para superar los daños de las inundaciones. “Ese proyecto de ley ha sido la única disposición fiscal que ha aprobado en su historia el Parlamento Vasco”, advierte.

Aquella catástrofe se tradujo en pérdidas humanas y económicas, pero sacó a la luz la mejor cara de la sociedad vasca. “Hubo una solidaridad inmensa”, se congratula Uriarte, “se demostró nuestra capacidad como vascos de afrontar las dificultades, mantenernos en pie, no dejarnos arrollar y recuperarnos como país. Para eso teníamos ya un arma que se reveló como imprescindible: el Concierto Económico”. Al terminar todos los trabajos de salvamento el Gobierno español le propuso a Uriarte recibir la Gran Cruz del Mérito Civil por el trabajo desarrollado: “No la acepté porque consideré que no me correspondía a mí, sino que el trabajo había sido de toda la sociedad vasca y de los apoyos que había recibido”. Ese reconocimiento lo aceptó en 2001 por su aportación a la economía.

Nace el BBV, una fusión desde primera fila

Tras abandonar el Gobierno vasco, Pedro Luis Uriarte volvió al Banco de Bilbao. Siendo subdirector general financiero, le llamó Sánchez Asiaín para contarle que estaba pensando en la necesidad de una fusión del banco ante un proceso de concentración en el sistema financiero español. Le encargó dirigir el proceso para lanzar una Oferta Pública de Acciones (OPA) contra Banesto, pero esa absorción no fructificó. Tampoco lo hizo la que tenía en la diana el Banco Hispano Americano. Pero en 1988 se reunieron en una comida los presidentes del Banco de Bilbao y del Banco de Vizcaya. “En el papel donde estaba puesto el menú escribieron las cosas básicas en las que había que ponerse de acuerdo para una fusión: el nombre, la sede, el Consejo, el valor y la copresidencia”, recuerda Pedro Luis Uriarte, quien, por fin, pudo desarrollar la ansiada fusión que dio lugar al BBV.

Pero la historia de la fusión fue traumática debido a la repentina muerte de Pedro Toledo. “No estaba previsto qué pasaba si moría un copresidente”, recuerda Uriarte, “hubo un conflicto en el seno del banco y, al de casi un mes de enfrentamiento, el Banco de España actuó como árbitro”. En esa recomposición de enero de 1990, Pedro Luis Uriarte fue nombrado consejero. Con el paso del tiempo la situación del banco empeoró: “Había perdido en bolsa el 50% en seis años y se decidió nombrar un consejero delegado con poderes ejecutivos. Me nombraron a mí. Inicié un proceso de transformación del banco y ese banco hundido en 1999, que en el momento inicial valía 8.400 millones de euros y seis años después valía la mitad, seis años después valía 45.000 millones de euros. Fue el mejor banco del mundo, la mejor evolución de la acción durante cinco años seguidos”.

Innobasque, innovar como estilo de vida

Una vez finalizada su etapa en el BBV, Pedro Luis Uriarte recibió la llamada de Josu Jon Imaz y el lehendakari Ibarretxe, que querían crear una fundación para impulsar la innovación y la ciencia y que él la presidiera. Pero en aquellos tiempos Uriarte vivía un calvario debido a seis imputaciones criminales que le había colocado el juez Baltasar Garzón. Cinco años después pudo limpiar su nombre y romper con aquella tropelía judicial y atendió la petición de Ibarretxe: “Le dije que no creía en una fundación, que había que empujar aquello pensando en la innovación y crear un ente que la potencie y despertase las capacidades del País Vasco. Puse unas condiciones: no cobrar, porque era un servicio que quería prestar al país. Lo segundo: manos libres para desarrollar el proyecto y constituir el equipo. Y tercero: establecer un objetivo que parezca imposible alcanzar. Había que romper la percepción de lo que somos capaces. Y aceptó todo”.

Innobasque se presentó en junio de 2007 y Uriarte dijo que el objetivo de la agencia era “ser el referente europeo en innovación en el año 2030”.

El premio Fundación Sabino Arana

“Soy una persona con mucha suerte”. Es lo que Pedro Luis Uriarte responde cuando se le pregunta por los galardones y honores que ha recibido, entre ellos, el Premio Sabino Arana. “He tenido un principio en la vida que he seguido a rajatabla. Yo nunca he buscado nada, ni he pedido nada. Todo lo que he tenido, me ha llegado”.

A veces ha rechazado premios por considerar que no los merecí y otros

los ha aceptado porque “consideraba que me podían ayudar a defender o impulsar acciones determinadas”. El caso del Premio Sabino Arana es uno de estos últimos: “Lo acepté porque es un honor y, en segundo lugar, porque desde 2013 estaba embarcado en un proyecto iniciado por mi cuenta. Estoy haciendo un esfuerzo de sensibilización y el Sabino Arana te da la oportunidad de hablar ante 300 personas para dar un discurso de autorresponsablidad, de respuesta ciudadana. Fue un gran honor”.

La Comunidad del Concierto Económico

En los últimos tiempos Pedro Luis Uriarte se ha puesto como meta proteger un tesoro: el Concierto Económico. “Me pareció vergonzoso enterarme en 2013 de que el 50% de la población vasca no sabía lo que era el Concierto Económico y me pareció intolerable la serie de insultos, descalificaciones y agresiones verbales que sufría un instrumento fundamental”. Por eso creó en febrero de 2016 la Comunidad del Concierto Económico: “La creamos cuatro hombres y cuatro mujeres. Constituimos una comunidad que no tiene sede, no tiene cargos, no tiene cuotas, no tiene portavoces, si no que solamente pide un compromiso civil de tres ideas: conocer, difundir y defender el Concierto Económico. En este momento somos casi 2.700 lagunak”.

En la actualidad trabaja para dar a conocer una herramienta que cree indispensable: “Es fundamental dar un paso al frente por responsabilidad cívica y apoyar el Concierto Económico”.

El último acuerdo por el Cupo vasco

En mayo el Gobierno Vasco consiguió un pacto en Madrid sobre el Cupo. “Es un acuerdo histórico, importantísimo, en el que se ha sabido aprovechar el momento oportuno”, valora Pedro Luis Uriarte, “todo ha tenido el inconveniente de que otras comunidades tienen una situación financiera crítica y ven esto como una bomba, porque desde su desconocimiento esto se interpreta como un privilegio”. Uriarte denuncia a esos críticos: “En esta CAV tan rica tenemos una gente desenganchada que está pudiendo vivir gracias al Concierto Económico”, detalla, “hay más de 44.000 hogares con todos sus miembros en paro y más de 200.000 personas viven en riesgo de pobreza o exclusión social. El acuerdo permite liquidar diez años del pasado y sentar las bases de la metodología para los próximos cinco. Es importantísimo”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120