Robe Iniesta músico y líder de extremoduro

“No es momento de cantarle al ombligo ante una realidad tan desoladora”

Presenta hoy su segundo disco en solitario, ‘Destrozares. Canciones para el final de los tiempos’, en Bilbao, Euskalduna Jauregia

Una entrevista de Andrés Portero - Viernes, 23 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Robe Iniesta.

Robe Iniesta. (Foto: Eduardo Navarro)

Galería Noticia

Robe Iniesta.

Bilbao- Mientras Extremoduro permanece a la espera, su líder, Robe, protagoniza una de las giras más exitosas de 2017 con la traslación al directo de sus dos discos en solitario, ambos “igualmente trasgresivos”, asegura, aunque más calmados y con arreglos de piano, violín y clarinete. Hoy actuará en Euskalduna Jauregia. “No es momento de cantarle a nuestro ombligo, la realidad es tan desoladora que por alguna puerta tiene que salir el toro”, explica sobre su pesimismo actual.

La gira se ha dividido en dos partes, la primera de ellas en teatros y auditorios. ¿Cómo va?

-BIen, se llama Ponte a cubierto y cada vez la disfruto más. La siguiente, Casi me corto el pelo, será en espacios más grandes y a cielo abierto. Se decidió así porque ambos discos lo permiten al incluir música con distintos matices y apta para teatros, y otra parte con mucha intensidad para disfrutar cantando y bailando.

Habituado a Extremoduro y a sus fans, ¿le dio miedo su respueta en los teatros?

-Lo estoy viviendo solo regular porque en algunos sitios la gente no acaba de entenderlo. Esta fase de la gira es más para escuchar y sentir, sentado en una butaca. No son conciertos para cantar, bailar o ponerse de pie;o solo hacerlo en momentos puntuales. Que la gente no se equivoque porque habrá otros sitios donde vivir el concierto de otra manera en la segunda parte de la gira. Intentamos alternar el formato en lugares cercanos, para que puedan elegir. El grupo será el misma, como el concierto. Será de pie, diferente por la actitud de la gente, más rockera.

¿Robe hace rock en solitario?

-Eso se lo dejo a los especialistas (risas). ¿Qué es rock hoy? Creo ser bastante listo, pero tanto no (se carcajea). Sí sé que ambos discos se pueden escuchar disfrutando y bailando porque no es música lenta y tiene intensidad, solo que incorporan otros arreglos distintos a los de la banda. Está costando que reciban las canciones de manera más pasiva y disfrutándolas interiormente.

¿El rock es cuestión de actitud o de arreglos y electricidad?

-Mi actitud es la misma, no ha cambiado. Sí ha evolucionado la manera de hacer música y la de vivir. Es normal, no me gusta el estancamiento personal y profesional. Y mis canciones siguen siendo trasgresivas;la duda es si hago ya rock trasgresivo.

El ejemplo de esa trasgresión son versos como “querré lo que quiera querer, y querré siempre lo prohibido”.

-Exactamente, a eso me refiero. A mí me parecen trasgresivos.

¿Cómo pasó de la distorsión guitarrera al violín, piano y clarinete?

-Tenía ganas de sorprenderme a mí mismo antes de sorprender a los demás. La cuestión es tratar de no repertir fórmulas. No elegí los instrumentos, fueron saliendo al azar. Conocí al batería y, a través de él, llegaron el resto de músicos. Y al probar el sonido, me entusiasmé. Lo único que buscamos fue el piano, para redondear el lote. Y luego, el acordeón. Todo fue fruto de la experimentación.

En los textos de estos discos se reconoce su autoría. Son hermanos de los de Extremoduro ¿no?

-No diría si son hermanos menores o no... (duda). Son diferentes. No soy un escritor al uso, no busco temas de los que hablar sino que las cosas me salen de dentro. Me siento un poeta que se deja llevar por las cosas que le rondan la cabeza.

¿Poeta con una guitarra eléctrica?

-Sí, me siento más un poeta que un cantante o un músico al uso. Con lo que más disfruto es creando canciones. Cuando tengo una música, no siento que tenga nada importante. Sí con la letra, aunque sea una sola frase. Creo que soy poeta, sí.

Y disfruta más de la composición que de los conciertos.

-Así es. En el escenario disfruto de otra manera porque conciertos hay muchos;por el contrario, el momento de la creación es único. Queda ahí para siempre y los recuerdo. Es que los grabo (risas), y me viene lo que me rondaba por la cabeza en aquel momento. Y luego grabas las canción y quedan inamovibles. Los ensayos también tienen momentos muy disfrutables, cuando crecen las canciones. Lo mejor del concierto es que la gente disfrute, aunque tienes en la cabeza la preocupación de que todo funcione debido a cosas prosaicas como un cable, la suerte o que no te duela la tripa. Y está la responsabilidad. Disfruto de otra manera.

El disco no destaca por su positividad. Se abre con la canción ‘Hoy al mundo renuncio’.

-(Risas). Está en él lo que ha pasado por mi cabeza, los momentos buenos y los malos. Evidentemente, no pienso que lo mejor sea una guerra nuclear, pero sí me han salido el enfado y pensamientos negativos.

Y a Rosendo con su último disco.

-Es que no creo que sea el momento para hablar de nuestro ombligo. Ni el exterior y las cosas que nos afectan nos lo permiten. La realidad es tan desoladora que por alguna puerta tiene que salir el toro. El túnel está muy oscuro. ¡Hay tantas problemas de tan difícil solución!

No se arregla con una simple moción de censura, está claro.

-No, no... el cambio tiene que ser total y de todos, de cada uno de nosotros. La realidad va cuesta abajo desde hace muchos años, con problemas que vivo desde pequeño y ahí siguen. Y cada vez vamos a peor.

¿Qué futuro tiene Extremoduro?

-Ahora cada uno está a lo suyo, yo con mi gira y Iñaki Uoho con Incoscientes. Pero Extremoduro no se ha disuelto, solo se ha tomado un descanso. Al acabar, veremos qué ganas hay. Son lo más importante.

las claves

“Me siento más un poeta con una guitarra que un músico o cantante. Mis letras son lo más importante”

“Extremoduro no se ha disuelto, se ha tomado un descanso. Nos juntaremos y veremos qué ganas hay”

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120