José Martínez Peña, director ejecutivo de ESS-Bilbao

“La financiación de este proyecto a largo plazo no debería depender de una coyuntura política”

Reconoce que ESS-Bilbao se mueve en la cuerda floja. La falta de compromiso político se traduce en el peor escenario para la ciencia: ausencia de financiación

Idoia Alonso - Martes, 20 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:00h

Lund- ESS-Bilbao ha lanzado un SOS. ¿Tan grave es la situación?

-Es crítica desde el punto de vista político, en cuanto a nuestra participación en el proyecto de la Fuente Europea de Neutrones por Espalación, y también desde el punto de vista económico. Cuando comencé como director ejecutivo en marzo de 2014 en ESS-Bilbao, el consejo rector, es decir la administración vasca y española, me pidió que consiguiera paquetes de trabajo con el centro de Lund y que no habría aportaciones económicas nuevas hasta 2017. Yo acepté y hemos negociado paquetes de trabajo con Lund interesantes y hemos vivido con el dinero que había en caja hasta 2017.

Y no ha habido más aportaciones.

-Así es, y ahora mismo la situación es crítica porque seguimos sin ser miembros del proyecto europeo de Lund y eso nos genera problemas, y estamos a junio y no ha llegado el dinero comprometido para 2017.

¿Por qué el Gobierno de España sigue sin constituirse como miembro fundador del consorcio internacional que desarrolla el acelerador de Suecia?

-Hacienda necesita una carta diciendo que el dinero para pagar toda la participación está asignado y bloqueado por ambas administraciones, pero no han firmado el acuerdo que lo haga posible.

Si antes del 31 de diciembre ESS-Bilbao no recibe ese dinero comprometido ¿bajará la persiana?

-Actualmente ya no estamos cumpliendo los compromisos que teníamos con Lund. Tenemos licitaciones y compras paralizadas para realizar los paquetes de Lund porque no tenemos disponibilidad económica para desarrollarlas. Estamos incurriendo en retrasos con Lund, no gravemente todavía, pero muy pronto gravemente. Con el dinero en caja disponible solo da para pagar los gastos de plantilla, electricidad, teléfono, alquileres… hasta final de año. Y en enero solo quedaría dinero para un mes más.

¿Esta nueva etapa de deshielo podría ayudar al desbloqueo?

-Entiendo que este es un proyecto institucional. Ojalá, pero creo que la financiación de este proyecto a largo plazo no debería depender de una coyuntura política determinada. Hay que ser realistas, si las relaciones son mejores y llegan a un acuerdo sería estupendo, pero creo que esto debería superar las coyunturas políticas porque es un proyecto que comenzó en 2010 y acabará en 2025.

La realidad sobre la viabilidad de ESS-Bilbao depende de la decisión política de Lakua y de Madrid.

-Efectivamente, depende de que las dos administraciones bilateralmente y de forma conjunta lleguen a un acuerdo sobre la continuidad de ESS-Bilbao y lo pongan como se expresan la mayoría de las prioridades políticas, en los presupuestos de ambas administraciones.

España ha aportado 0 euros en 2017 a ESS-Bilbao y Euskadi 2 euros. El Gobierno vasco lo justifica por la dilación a la hora de firmar el ERIC y el incumplimiento de ESS-Bilbao de los objetivos fijados respecto a su relación con los grupos de investigación de la universidad vasca y las empresas del sector. ¿Comparten diagnóstico?

-ESS-Bilbao desea y le gustaría tener más relaciones con las universidades y en particular con la UPV. Creo que tenemos bastantes relaciones con cuatro o cinco grupos de investigación. Nuestra intención inicial era estar mucho más incardinados con la UPV con una sede en el Parque Científico de Leioa, que no ha sido posible por cuestiones económicas y de prioridades del Gobierno vasco. ¿Tenemos relaciones con la UPV? Sí ¿Bastantes, suficientes? Eso es opinable. ¿Que se pueden mejorar? Por supuesto.

¿Y con las empresas del sector?

-Tenemos buenas relaciones con las empresas del entorno geográfico, pero como centro público tengo que cumplir a rajatabla la ley de contratos del Estado y no puedo determinar de antemano a quién se va a adjudicar una licitación.

El ERIC ha diagnosticado el problema político entre la administraciones vasca y española como el segundo factor de riesgo en el proceso de construcción del acelerador de Lund. ¿Qué piensan de todo esto los suecos?

-Ellos nos han identificado como un riesgo que España, socio observador, no pase a ser socio miembro. Además tenemos asignados paquetes de trabajo muy importantes que si no pasamos a ser miembros deberían asumirlo ellos y tienen un problema muy grave porque supondría un retraso para el proyecto de uno a dos años y han calculado que un año de retraso supone un sobrecoste de 70 u 80 millones de euros.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120