en el campeonato estatal de culturismo clásico

Álvaro, una sonrisa de plata

El residente en Barakaldo Álvaro Sauca fue segundo en el campeonato estatal de culturismo clásico

A sus 30 años ha logrado tres medallas a nivel estatal en sus seis años de trayectoria deportiva

Miguel Ángel Pardo - Martes, 20 de Junio de 2017 - Actualizado a las 10:02h

Álvaro Sauca posa con su medalla de plata del campeonato estatal de culturismo clásico.

Álvaro Sauca posa con su medalla de plata del campeonato estatal de culturismo clásico. (Foto: Miguel A. Pardo)

Galería Noticia

Álvaro Sauca posa con su medalla de plata del campeonato estatal de culturismo clásico.

Barakaldo - Álvaro Sauca no olvidará jamás lo vivido el primer fin de semana de junio en Sevilla, donde se disputó el campeonato estatal de Culturismo Clásico. Llegó a la ciudad hispalense tras haber llevado durante los últimos meses una estrictísima y constante ética de trabajo, dispuesto a luchar por el campeonato. No se alzó con el triunfo, pero logró una medalla de plata que daba sentido a las largas horas de entrenamiento y la estricta dieta que había llevado a cabo para llegar a punto a la cita. “Al recibir la medalla me acordé muchísimo de mi madre y de mi novia. Ellas han sufrido tanto o más que yo toda la preparación. Ha sido el plan de trabajo más duro que he tenido”, rememora este joven de 30 años que nació en Otxarkoaga, pero que reside en la localidad fabril desde hace seis años.

Llegó a la localidad hispalense pesando 76 kilos de pura fibra y músculo, pero con el hándicap de ser más bajo que la mayoría de los 18 finalistas. “Eso te hace tener, en principio, menos volumen, pero a mí me motiva para prepararme un punto mejor si cabe, esforzarme más”, señala Álvaro, quien acudía a la competición con el objetivo de mejorar las dos medallas de bronce que, anteriormente, había logrado en este campeonato. A dichas preseas hay que añadir todos los logros que ha ido acumulando en campeonatos y competiciones a nivel vasco-navarro y de zona norte. Finalmente, logró mejorar su resultado al conseguir la medalla de plata que compensa todo el ejercicio y la estricta dieta que siguió con el pollo y el brócoli como alimentos estrella. “Este deporte conlleva un trabajo constante. De la noche a la mañana no puedes pretender tener un cuerpo de culturista. Esto supone años y años de trabajo y sacrificio. A mí aún me queda margen de mejora”, explica.

Cuando uno se sube al escenario en una competición, reluce, brilla el cuerpo, pero en la preparación el factor mental es tremendamente importante. “Tener la cabeza amueblada y una mentalidad fuerte es básico porque los entrenamientos y las dietas son muy duras y vives momentos muy delicados en los que lo quieres dejar todo”, explica. Álvaro vivió uno de esos momentos de debilidad en la previa al campeonato estatal. “La semana anterior a la competición le dije a mi novia que no iba a presentarme, que ya no podía más”, reconoce. Por fortuna, siguió adelante y logró dar un paso adelante en su carrera, trayectoria que se inició hace seis años.

Precisamente, fue coincidiendo con su mudanza a Barakaldo cuando dio el salto a la competición. Pero ese gusto por el culturismo había empezado tres años antes, cuando este joven que anteriormente había estado jugando a fútbol durante mucho tiempo, empezó a trabajar en un gimnasio. “Poco a poco me fui metiendo en el mundillo, empecé a cambiar mi dieta y, tres años después, decidí dar el paso de prepararme para competir”, señala. Así, profundizó en su ética de trabajo e hizo una preparación específica a lo largo de seis meses para poder acudir a su primera competición... Y ganó. “Siempre que voy a alguna competición, lo hago para ganar, soy ambicioso y todo el trabajo que hago es con el propósito de ganar. En este deporte, quien más mérito tiene es quien entrena y entrena y no logra resultados en las competiciones, los resultados son una motivación más para seguir”, desarrolla Álvaro.

Futuro Tras el campeonato estatal se retirará del mundo de la competición hasta 2019. “Es el momento de parar de competir para seguir preparándome con más calma y disfrutando”, señala. También, a lo largo de este parón, concretamente, en octubre se casará con su novia. Ya en 2019, volverá para seguir exhibiendo su sonrisa en los escenarios. “Sonrío cuando salgo al escenario porque disfruto mucho”, reconoce. Esa sonrisa la quiere mostrar en el campeonato estatal de 2019 con el propósito de alzarse con la medalla de oro y, por qué no, en el campeonato de Europa del mismo año. “Lograrlo sería hacer realidad un sueño”, explica Álvaro Sauca, una sonrisa de plata.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ezkerraldea-Enkarterri

ir a Ezkerraldea-Enkarterri »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120