tras la polémica del peaje

Aburto y Gil liman las tensiones en la reunión habitual del equipo de Gobierno

Los lunes ambos partidos se reúnen para coordinar su acción municipal

El alcalde y su segundo teniente participaron ayer en el último acto de la conmemoración de la caída de la villa

Ane Araluzea - Martes, 20 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:00h

Alfonso Gil y Juan Mari Aburto saldan sus posibles diferencias con un apretón de manos en el concierto del 80 aniversario de la Guerra Civil.

Alfonso Gil y Juan Mari Aburto saldan sus posibles diferencias con un apretón de manos en el concierto del 80 aniversario de la Guerra Civil. (Foto: Pablo Viñas)

Galería Noticia

Alfonso Gil y Juan Mari Aburto saldan sus posibles diferencias con un apretón de manos en el concierto del 80 aniversario de la Guerra Civil.

Bilbao- El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Bilbao, formado por el PNV y PSE-EE, limó ayer las tensiones palpables en los últimos días durante la reunión que cada lunes celebran ambos partidos para coordinar su acción municipal. Según fuentes municipales, el alcalde Juan Mari Aburto y el concejal socialista Alfonso Gil trataron los temas que se llevarán al próximo pleno. El encuentro sirvió para distender una situación que la oposición no ha tardado en calificar de crisis de gobierno. Sin embargo, las mismas fuentes aseguraron que la reunión evidencia que no ha existido la crisis a la que se hace referencia. De hecho, aunque el desencuentro originado por la eventualidad de cobrar un peaje para acceder a Bilbao ha creado un malestar manifiesto, ambos partidos, incluso desde sus ejecutivas territoriales, han negado la mayor asegurando que la coalición no está en peligro.

La presencia del primer edil y del segundo teniente de alcalde socialista en el concierto celebrado ayer por la tarde durante la conmemoración del 80 aniversario del estallido de la Guerra Civil en Azkuna Zentroa sirvió para representar en público el acercamiento de ambos, que saldaron sus posibles discrepancias con un apretón de manos. Antes de comenzar el recital, que contó con la presencia de todos los partidos municipales, ambos dirigentes intercambiaron unas palabras. Posteriormente, tomaron posición en la primera fila junto al resto de representantes municipales, separados solo por la concejala jeltzale Nekane Alonso.

El detonante de la crisis a la que alude la oposición fueron una declaraciones realizadas por Juan Mari Aburto el pasado jueves a ETB, donde aseguró que la propuesta del peaje “no va a estar” entre las medidas del nuevo Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) que se está debatiendo actualmente y que previsiblemente será aprobado en septiembre. La posibilidad de cobrar a los vehículos para acceder a Bilbao era una de las 51 opciones que se barajaban en el borrador del plan promovido por el Área que dirige Alfonso Gil, en el que tanto la oposición como la ciudadanía están participando de forma activa. No obstante, el alcalde descartó la medida planteada por el portavoz socialista, quien a su vez expuso que se trataba de un “malentendido” y negó que supusiera una crisis en el gobierno de coalición. Por ello, la ausencia de los miembros del PSE-EE en diferentes actos que han tenido lugar en los últimos días sorprendió aún más.

Así, el homenaje a los funcionarios represaliados por el franquismo, que tuvo lugar el pasado viernes, no contó con la presencia de los socios del gobierno socialistas, lo que constató el malestar generado en el PSE-EE. El cisma se hizo más evidente el domingo, durante la ofrenda floral al fundador de la villa Don Diego López de Haro a la que tampoco asistió Alfonso Gil. Sí lo hicieron las concejalas socialistas Yolanda Díez e Inés Ibáñez, en representación de su partido. En dicho acto, el alcalde aseguró que “no hay crisis de gobierno”. Aunque poco después, durante el homenaje a los gudaris en Artxanda, no se escenificó dicha afirmación. A pesar de que Alfonso Gil acudió acompañado por su compañero de partido Goyo Zurro, evitó acercarse al alcalde, con el que no se saludó.

Veto del PNVAnte esta situación, la oposición no ha perdido la oportunidad de echar más leña al fuego. En una rueda de prensa en la que valoró el ecuador de la legislatura, Ai-tziber Ibaibarriaga, portavoz de EH Bildu, tildó de “profunda” e “inédita” la “crisis de gobierno”. Según expuso, “los últimos acontecimientos han evidenciado que el PNV solo quiere al PSE-EE en su equipo de gobierno para sumar mayoría en el pleno municipal”. De esa forma, consideró que “el partido socialista tiene que decidir si quiere seguir siendo muleta del PNV”, ya que considera que actualmente está “siendo ninguneado incluso en las áreas que son de su propia competencia”. De hecho, ante el “veto” del primer edil “a un debate que estaba por darse”, expuso que “ni siquiera el alcalde de Bilbao tiene que decidir sobre lo que se puede discutir o no”.

En la misma línea, Carmen Muñoz, portavoz de Udalberri, indicó que los acontecimientos del pasado fin de semana han confirmado que el equipo de gobierno está inmerso en una “crisis profunda”. Según manifestó, “el alcalde debería retractarse y admitir que va a tener en cuenta la opinión de la ciudadanía, respetando el trabajo de un año realizado por la oposición en el PMUS”. Y añadió que “el PNV ha dejado claroquién manda” a través de “un toque de aviso a un socio de gobierno débil que a ver hasta dónde se deja avasallar más allá de con un simple enfado”.

Por su parte, Samir Lahdou, portavoz de Goazen Bilbao, instó al alcalde Juan Mari Aburto a que explique “por qué desautorizó” al concejal socialista Alfonso Gil, además de “cuáles son sus razones para hacerlo cuando ya conocía la propuesta de peaje disuasorio”. Asimismo calificó la situación como la “tercera crisis de este gobierno” y criticó la “falta de cintura política” del alcalde, ya que “debería haber aclarado sin dilación el entuerto para evitar a la ciudadanía de Bilbao este papelón”. A su vez, indicó que la reacción del PSE-EE al no acudir a actos institucionales es “exagerada”, ya que son conscientes de que “su influencia es casi nula cuando se trata de modificar” el programa electoral jeltzale.

El único que se abstuvo de emplear el término crisis fue Luis Eguíluz, portavoz del PP, quien se refirió a una “mala comunicación” entre los socios de gobierno. En sus palabras, “el PSE-EE es un socio dócil y, probablemente, parte de la situación actual nace del hecho de que el alcalde Aburto es una persona que tiene una gestión complicada en relación a la discrepancia”. A pesar de ello, se mostró convencido de que esta situación no va a suponer “nada importante”, ya que “el PNV y el PSE-EE seguirán en acuerdo de gobierno”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120