Javier Maiztegui director de seguros bilbao

“Seguros Bilbao, como Bilbao, tuvo que reinventarse y cambiar de estrategia y mercado objetivo”

Aner Gondra - Sábado, 17 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Javier Maiztegui, director general de Seguros Bilbao

Javier Maiztegui, director general de Seguros Bilbao (DEIA)

Galería Noticia

Javier Maiztegui, director general de Seguros Bilbao

Una Guerra Mundial, una Guerra Civil, recesiones económicas a escala global, inundaciones, accidentes... En los últimos 99 años Seguros Bilbao ha sabido lidiar con cualquier dificultad que se le ha puesto delante. Siempre ha estado ahí, protegiendo a sus clientes. Javier Maiztegui se enorgullece de liderar la compañía a las puertas de su centenario, que se cumplirá en 2018. En otro cumpleaños, el 40º de DEIA, elige diez portadas para repasar algunos hitos de su sector.

28 de agosto de 1983

Euskadi y Bilbao son arrasadas por las lluvias


Cuando verdaderamente se pone a prueba una compañía aseguradora es ante una catástrofe de gran magnitud, por lo que no es de extrañar que Javier Maiztegui escoja las inundaciones de 1983 para iniciar su repaso a los 40 años de DEIA. “Yo tenía 21 años y estaba en Bilbao aquellos días”, recuerda el director general de Seguros Bilbao, “vi cómo se movía el barco del Consulado de Bilbao y cómo se lo llevaba el agua”.

Maiztegui no fue impasible a lo sucedido y, como miles de vascos, arrimó el hombro para paliar los daños: “Toda esa semana estuve trabajando con una pala con Protección Civil, sacando barro de garajes y de casas. Y luego estuve en un centro de distribución en los Jesuitas de Indautxu repartiendo comida”. Reconoce que “fue muy triste”, pero saca una lectura positiva de aquel escenario: “Hay que destacar un espíritu importante de colaboración y solidaridad. Mucha gente de muchos sitios ayudó. De lo malo surgieron muchas cosas”.

Seguros Bilbao tuvo un papel relevante aquellos días, puesto que “fue una compañía con un gran número de clientes afectados”. “Los seguros y el consorcio de compensación aportaron mucho, al igual que el Estado”, apunta 34 años después, “el papel del seguro, de reponer todas las cosas a su ser, tuvo una labor ejemplar”. Los números de aquella catástrofe, para Javier Maiztegui, “demuestran que Euskadi es la zona del Estado más concienciada en cuanto a aseguramiento. En la red de aseguramiento de los hogares estamos en el 90%, cuando en el Estado está por debajo del 80%”.

Hoy en día, como dirigente de Seguros Bilbao, Maiztegui subraya que “servimos para ayudar en esos momentos y dar un servicio a las personas para gestionar cómo recuperar lo que habían perdido. Incluso en las personas que se perdieron. Aunque no puedes recuperar una vida, sí que puedes mantener la calidad de vida de las personas que sobreviven”.

13 de noviembre de 1984

Euskalduna: renovarse e innovar tras una crisis


De sus tiempos como estudiante, Javier Maiztegui recuerda atravesar el puente de Deusto con su carpeta y ver en primera línea los altercados de la policía con los trabajadores del astillero Euskalduna. “Fue un momento del país muy duro”, confiesa, “especialmente para Bizkaia, cuyo motor económico eran Euskalduna o Altos Hornos. Se produjo un declive”.

Pero el director general de Seguros Bilbao recuerda que de aquellas cenizas nació el Bilbao moderno: “El Guggenheim es el icono de algo nuevo. El país consiguió cambiar, innovar. En Altos Hornos trabajaban 15.000 personas en empleo directo e imagino que en indirecto sería el triple. Bilbao consiguió cambiar de su modelo de generación de riqueza y de economía a un modelo más tecnológico, más de servicios, más global... Es un cambio tremendo”. En ese sentido advierte de que Seguros Bilbao también tuvo que superar el mal trago reinventándose: “La compañía lo vivió en sus carnes, porque estaba muy ligada a Altos Hornos. Seguros Bilbao en aquel momento aseguraba cascos y tuvo que reinventarse y cambiar de estrategia y mercado objetivo. De vivir del mundo industrial, a pensar en el particular, en la pequeña pyme, en lo que sería después nuestra zona principal de actuación”.

2 de enero de 1988

Convenio de indemnización directa


El sector de las aseguradoras, de pronto, cambió de la noche a la mañana. Fue gracias a la firma del convenio de indemnización directa entre aseguradoras. “La idea básica es que cada compañía ayude a su cliente”, explica Javier Maiztegui, “no tienes que ir a un tercero para reclamar”. Para dar una calidad de servicio a los clientes, las aseguradoras dijeron a los usuarios que no se preocupasen. “Yo adelanto el dinero y ya me encargo yo de negociarlo con la otra compañía”, matiza el director general de Seguros Bilbao, “antes dabas un parte y tenías que llamar a la otra compañía, ir a juicio, coger una abogado… Te llevaba meses o años. Con este sistema, mandando todo telemáticamente, se ponen en contacto las compañías y hay unos plazos de comunicación marcados que, si no se cumplen, automáticamente el sistema le obliga a aceptar la culpabilidad y pagar unas penalizaciones. En cinco o diez días sacas el coche del taller arreglado”.

 Este pacto hacía desaparecer las incómodas situaciones en las que la otra compañía no contestaba al teléfono o se negaba a pagar. “De un sistema que generaba miles de pleitos en este país, se pasa a un sistema diferente en el que las aseguradoras, para dar una mejor calidad al cliente, generamos un convenio y aceptamos unas normas de trabajo entre compañeros donde tenemos que respetar unos plazos, tenemos que cumplir lo acordado para no ralentizar las gestiones”, detalla Javier Maiztegui.

Esta revolución llegó, además, en unos años en los que el sector se pudo aprovechar de un importante salto tecnológico. Seguros Bilbao fue pionero en este sentido. “Tenemos un montón de cambios con el fin de agilizar la atención a los clientes”, explica Maiztegui, “hay muchos servicios complementarios que damos con una agilidad tremenda. En su día, por ejemplo, fuimos la primera compañía aseguradora en tener un teléfono 900 gratuito. El mercado de seguros en España es supercompetitivo y superinnovador”.

7 de abril de 1995

La firma del Pacto de Toledo


Otra noticia importante desde el punto de vista económico que quiere destacar Javier Maiztegui es la firma del Pacto de Toledo, que asentaba las bases del sistema de pensiones. “Es algo que hoy está en vigor”, apunta, “el pacto surge en un momento en el que por las dificultades del país y del mantenimiento de las pensiones se necesitaba una reforma y un acuerdo. Veintitantos años más tarde estamos en una situación parecida”.

Es por eso que quizás los nuevos tiempos requieran de otra alianza como la que se firmó en 1995: “El Pacto de Toledo fue muy bueno en un momento determinado, pero el país ha ido cambiando. Algo que parecía que no iba a ser necesario antes de la crisis, ahora nos han puesto desnudos ante ello y vemos que en nuestra pirámide de población el cambio es tremendo, sobre todo si hablamos de Bizkaia o el Euskadi. Tenemos una pirámide casi invertida, una sociedad muy envejecida. El pensionista va a tener un peso muy importante. Hay que acometer otro tipo de acciones porque este sistema de reparto no puede convivir en el nivel de calidad actual. Hay que solucionarlo con acuerdos de todos y creando empleo. Como aseguradora tenemos que formar a las personas. No hay que ser alarmistas, porque seguro que habrá pensiones, pero serán diferentes a lo que tenemos”.

2 de enero de 2000

El ‘fin del mundo’ con el efecto 2000


El cambio de milenio llegó con susto incluido. De pronto alguien se dio cuenta de que los ordenadores podían interpretar por error que de 1999 se pasaba a 1900, lo que produciría un caos. “Fue un momento delicado, de muchísimo trabajo en el área de informática”, confiesa Maiztegui, “supuso muchas horas de trabajo y recursos para desarrollarlo. La tecnología nos ayuda, pero también tiene riesgos”.

“Como aseguradores, nosotros lo que hacemos es valorar los riesgos y hay que ser innovador y saber dónde estás, así como contar con las personas adecuadas”, apunta el director general de Seguros Bilbao. Lo vivido en las puertas del tercer milenio le sirve para presumir del equipo humano con el que cuenta su compañía: “Nosotros tenemos grandes tecnólogos, informáticos, personas que saben entender el negocio o cualquier cosa que esté cambiando en el mundo. Para eso lo fundamental son las personas. Tener personas formadas y bien preparadas es fundamental. Parece que una compañía de seguros es sosa y aburrida, pero te sorprende la cantidad de perfiles que aglutina”.

El caso del efecto 2000 ha de servir para concienciarse de “la fragilidad del mundo en el que vivimos, en el que el riesgo está presente”. Por suerte, Maiztegui recuerda que ellos son “expertos en riesgos”. En los últimos tiempos la ciberseguridad se ha convertido en un ingrediente de nuestro día a día, algo de lo que da fe el sector de los seguros: “Los partes por problemas con hackers están a la orden del día en la sociedad. Hay que estar preparado para ello y hay que prevenir. Nosotros estamos trabajando en un seguro de ciberriesgos, pero la solución no es un seguro. Es intentar prevenir que no pasen las cosas”.

2 de enero de 2002

Los europeos estrenan la moneda única


Otro punto de inflexión económico fue la llegada del euro. Para Javier Maiztegui, la entrada en el euro “ fue una decisión fantástica”. “Es el momento en el que los ciudadanos nos dimos cuenta de que pertenecíamos a algo más”, explica, “estábamos en la CEE desde los años 80 y estábamos en el mercado único. Pero en ese momento nos llega a las personas de la calle que esto ha cambiado. A las empresas les ha permitido expandirse en los mercados de manera más razonable, y eso es bueno para que crezcan las de aquí, las de Francia, las de Alemania… Es tan bueno para la economía como lo es para que las personas nos demos cuenta de que estamos en un ámbito global”. Y es que Maiztegui entiende la globalización como algo positivo: “Parece que siempre es algo perjudicial, pero creo que es buena y este es un buen ejemplo”.

16 de septiembre de 2008

Terremoto: la quiebra de Lehman Brothers


En 2008 un terremoto cambió el mundo. En Estados Unidos quebró Lehman Brothers y arrastró con él a la economía mundial. “Todo iba viento en popa, todo el mundo hacía negocios, todo el mundo ganaba dinero y, de pronto, llego esto”, describe Maiztegui, “aquellas personas que no habían entendido los riesgos pensaban que todo iba a seguir igual. Pensaban que vivían en una burbuja en la que los riesgos no existían”.

Pero las aseguradoras consiguieron sortear con menos problemas los años más duros de la crisis. “Lo que hacemos es medir los riesgos y proteger a cada asegurado de una manera global”, explica el director general de Seguros Bilbao, “socializamos los riesgos y medimos esos riesgos. Como son riesgos, nos hacen ser prudentes y entender que las inversiones también son parte de nuestros riesgos. Tenemos activos que tenemos que gestionar y obtener una rentabilidad que no ponga en riesgo o en pérdidas a la empresa. Los seguros sabemos entender de eso y tenemos una cartera de activos muy segura. Siempre en renta fija. Somos segurolas. Es la esencia de nuestro negocio. Es nuestro ADN”.

Una consecuencia de ello se aprecia fácilmente al atender los índices de empleo en el sector. “En los seguros el empleo se ha mantenido durante toda la crisis. En España de manera directa trabajan 47.000 personas y la tasa de temporalidad es un 3%, por lo que el 97% son empleos fijos”, apunta Maiztegui.

18 de agosto de 2015

Un ejemplo a seguir:la Supercopa


A Javier Maiztegui, que es socio del Athletic desde que consiguió su primer sueldo, le apena que sus hijos no hayan podido ver una gabarra surcar la ría. A pesar de todo, ve en la Supercopa de 2015 un ejemplo a seguir. “La Supercopa sirvió para comprobar que somos capaces de ganar”, asegura, “representa la capacidad de un equipo de personas para ganar algo a alguien que es una estrella, con la diferencia de presupuesto que hay”.

En ese contexto destaca una frase de Alejandro Ruelas-Gossi: El valor no se agrega, se orquesta. “La acumulación de personas que tienen un sentimiento común, que tienen ganas de mejorar, permite crear algo en lo que uno más uno no es dos, sino que es tres”, confirma el director general de Seguros Bilbao, “las compañías que confían en las personas funcionan mejor de cara a los proyectos de futuro, piensan más en el largo que en el corto plazo e invierten en formación. Las compañías estamos para generar algo más”.

Con la certeza de que tarde o temprano la ría volverá a ver un Athletic campeón, Maiztegui señala al equipo rojiblanco como un ejemplo a seguir: “Hay que desarrollar un buen ambiente de trabajo, como en el Athletic. Creo que supone una lección para el mundo empresarial y para la sociedad”.

18 de mayo de 2017

Omar Fraile gana una etapa en el Giro de Italia


Entre tanto titular de economía, en las portadas de DEIA escogidas por Javier Maiztegui, se cuela una hazaña deportiva: la victoria de etapa de Omar Fraile en el último Giro de Italia. No es casualidad: Fraile formó parte del equipo ciclista de Seguros Bilbao. “Nuestro equipo ha sido un referente en el Estado, fue muy bien valorado”, se enorgullece, “hemos tenido muchos más ciclistas que han sido profesionales. Estamos orgullosos de que los ciclistas que pasaron por nuestro equipo ganen y lo hagan fenomenal con otra camiseta”.

Seguros Bilbao trabaja hoy en día con Bilbao Basket, en los campus de verano. “En un momento determinado, más que la publicidad, buscamos apoyar cosas que fomenten Bizkaia y a las personas”, detalla Maiztegui, “estamos en el Guggenheim, en el Euskalduna, en la Fundación Athletic… Hacemos hincapié en la responsabilidad social hacia las personas”. Gran parte de esa labor social la realizan bajo el paraguas de la Fundación Jesús Serra, del Grupo Catalana Occidente.

8 de junio de 2017

Centenario de Seguros Bilbao a la vista


El 8 de junio DEIA cumplió 40 años, pero Seguros Bilbao tiene otro cumpleaños redondo a la vista. El 5 de septiembre de 2018 cumplirá 100 años. “Para una compañía sumar cien años es un logro”, dice Javier Maiztegui satisfecho, “la compañía surgió en Bizkaia ante una situación de unos empresarios que vieron una oportunidad de negocio y de crear valor. Cien años más tarde hemos sobrevivido a una Guerra Mundial, a la Guerra Civil, a un par de recesiones económicas mundiales o a catástrofes que nos han afectado directamente. Hemos vivido muchas cosas y siempre hemos sido capaces de cumplir con nuestros clientes, con nuestros compromisos. Habiendo cambiado tantas cosas, hemos cumplido con todas nuestras obligaciones. Me gustaría que sean cien años más cien años. Que nuestros clientes estén satisfechos y hagamos la labor social para la que estamos preparados”. Así pues, Maiztegui espera poder leer esa portada de DEIA que está por escribir, la del 5 de septiembre de 2018. Su centenario.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120