promover la inclusión laboral

Cáritas Bizkaia pide a las empresas que generen “empleos decentes”

La entidad dependiente de la Iglesia hace un llamamiento al empresariado para que “elimine” el empleo precario

También pide a las administraciones que promuevan la inclusión laboral

José Basurto - Jueves, 15 de Junio de 2017 - Actualizado a las 08:00h

Un operario de Koopera, empresa de Cáritas, que con el empleo dejó atrás la exclusión.

Un operario de Koopera (Foto: José Mari Martínez)

Galería Noticia

Un operario de Koopera, empresa de Cáritas, que con el empleo dejó atrás la exclusión.

Bilbao- Cáritas levanta la voz contra la precariedad laboral que viven muchas personas en Bizkaia, sobre todo las más vulnerables. “Hacemos un llamamiento a las empresas”, dijo su director, Carlos Bargos, “para que promuevan un empleo decente que favorezca la dignidad y elimine el precariado”. Es la primera vez que la entidad dependiente de la Diócesis de Bilbao realiza un señalamiento tan explícito y directo a un sector tan poderoso como el empresarial. Y lo hace porque considera que la generación de “trabajos dignos” y la inserción laboral son las mejores fórmulas para salir de la exclusión social. Por eso en Cáritas hacen una “apuesta prioritaria” por la activación y promoción laboral de las personas y familias en situación de vulnerabilidad. Pero para ello necesitan la complicidad y el apoyo de las empresas, así como de las administraciones y de la sociedad en general.

El balance de 2016 lo resumió su director con la siguiente frase: “A pesar de los indicios de mejoría económica, hay una parte de la población que se va quedando anclada en una espiral de pobreza y vulnerabilidad social de la que es muy difícil salir”. También señaló que “las situaciones de mayor vulnerabilidad son cada vez más complejas y requieren respuestas más intensas e integrales”. Una de esas respuestas es la generación de empleo. Y en ese campo trabaja Cáritas desde hace tiempo. El año pasado, por ejemplo, realizaron 273 cursos y talleres, (desde alfabetización, cocina, costura, hasta informática, electricidad o pintura) en los que participaron más de 2.000 personas. En el ámbito más específico de la inserción laboral, Cáritas acompañó a otras 2.000 personas en sus “itinerarios de empleo”. Actualmente hay 19 cursos en activo en el que participan alrededor de 350 personas. Por otra parte, realizan intermediación laboral con 1.400 personas en búsqueda de empleo. La joya de la corona en este campo de actuación es Koopera, la empresa creada por Cáritas dedica al reciclaje de ropa y utensilios del hogar, que ha supuesto la salvación de muchas personas que estaban en grave situación de exclusión social. Los testimonios de dos de ellos, grabados en un vídeo y exhibidos durante la presentación, certificaron que gracias al trabajo digno se puede salir de la pobreza.

El tirón de orejas a las empresas no fue el único. “Hacemos un llamamiento”, dijo de nuevo Carlos Bargos, “a nuestras administraciones a desarrollar políticas de protección y de inclusión social y laboral que garanticen la dignidad de las personas”. En este sentido hizo otros dos llamamientos. Uno, “a la sociedad en general, en la búsqueda de un modelo social basado en la solidaridad”, y otro, a la comunidad cristiana, “para que mantenga su compromiso en favor de la dignidad de las personas en situación de riesgo o exclusión social”.

AcompañamientoEn cuanto al número de personas atendidas, el año pasado, Cáritas “acompañó” a 10.519 y familias en riesgo de exclusión. De ellas, el 56% fueron mujeres. Bargos destacó que actualmente hay igualdad sobre el origen de esas personas. Un 50% son autóctonos y el otro 50%, inmigrantes. Preguntado sobre si la situación ha variado respecto a años anteriores, el director de Cáritas dijo que “actualmente estamos en una meseta, ya que se está manteniendo el número de personas que demandan apoyo tras los picos de 2013 y 2014”. El problema, según Bargos es que “esas personas en riesgo de exclusión requieren un mayor número de respuestas e intervenciones prolongadas”. Consecuencia de todo ello es la cronificación de las situaciones de pobreza, pero lo más grave que detectan ahora es la “transmisión intergeneracional de la pobreza”. Eso significa, según explicaron los responsables de Cáritas, que “en las familias hay menores que han nacido en la pobreza y corren el riesgo de que se perpetúen en la situación ante la falta de oportunidades y salidas laborales”.

Carlos Bargos no quiso finalizar la presentación del informe de 2016 sin volver a lanzar un mensaje a las empresas. “Tienen un papel significativo”, dijo, “ en el que deben asumir su responsabilidad como lugar privilegiado para generar una sociedad diferente y generar espacios de dignificación para las personas”. Mientras tanto, desde Cáritas seguirán dando ejemplo con el proyecto cooperativo de Koopera.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120