Cordón umbilical

Por Jon Mujika - Miércoles, 14 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:00h

Columnista Jon Mujika

Jon Mujika

Galería Noticia

Columnista Jon Mujika

LA metáfora es tan fácil como plástica: el cable transoceánico Mareaque cruza los mares es una suerte de cordón umbilical con el que se alimentan de información y conocimientos algo más que dos continentes, dos mundos dispares condenados a entenderse. No por nada, Internet es la madre que amamanta las civilizaciones más avanzadas del siglo XXI. Mareaes también la manguera de aire que suministra a un buzo en alta mar y le sostiene junto al barco que le nutre, el hilo que retiene a un astronauta a su nave espacial cuando sale al espacio exterior, la respiración artificial que transporta oxígeno desde una bombona a los pulmones de los necesitados.

Cordón umbilical y placenta, dos palabras raíz de las que nace una nueva vida. Es curioso. Las palabras que designan a la placenta evocan una veneración ancestral: en Islandia es llamada fylgia, lo que se traduce como ángel de la guarda, y para los maoríes de Nueva Zelanda es whenua, la misma palabra que designa a la tierra. En castellano, placenta tiene origen grecolatino y significa torta redondeada y plana, es cierto, pero también agradable, placentera. ¿Acaso no evolucionó el hombre de un mundo submarino...? De ahí llega ahora otro nuevo mundo, desde Virginia Beach a Sopela. Es un orgullo verla aquí, sentirla entre nosotros. Un orgullo y una forma de humanizar la tecnología.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120