Bombardeo de hace 80 años

Supervivientes de Alonsotegi: “No olvidamos el sonido de aquellos aviones”

Supervivientes del bombardeo Alonsotegi hablan con escolares del ataque en el refugio que les dio cobijo en 1937

Un reportaje de Elixane Castresana - Miércoles, 14 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:01h

Monolito en recuerdo de las víctimas de la Guerra Civil en Alonsotegi

Monolito en recuerdo de las víctimas de la Guerra Civil en Alonsotegi (Pablo Viñas)

Galería Noticia

Monolito en recuerdo de las víctimas de la Guerra Civil en Alonsotegi

María Luz Buján, diez meses. Alicia Sasia Iñiguez, 4 años. Lázaro Cirión, 4 años. José Luis Janeiro, 8 años. Gregorio Arévalo, 10 años. Los alumnos de Quinto y Sexto de Primaria del colegio de Alonsotegi miraban incrédulos el panel que recuerda a las 28 víctimas de la aviación alemana en el refugio donde se guarecieron muchos vecinos el 13 de junio de 1937. ¿Has visto las edades?”, comentaban dos escolares señalando los nombres. Niños como ellos cuyas vidas segó un bombardeo durante la Guerra Civil. Otros tuvieron más suerte y así se lo contaron, como Germán Atxurra, con 5 años en aquella fecha fatídica, y Laura Gil, que contaba 3 hace ocho décadas.

“Era domingo, un día soleado de San Antonio”, comenzó Germán. Habían visto sobrevolar el pueblo a un avión al que apodaban “El Alcahuete”, apuntó Laura, porque suponían que espiaba para preparar el ataque. Así que tomaron medidas para intentar protegerse. Un empleado de la mina “que trabajaba en la zona de Kastrexana” empezó a excavar el refugio cerca de la plaza Madinabeitia. El 13 de junio de 1937 sobre las 17.30 horas escucharon el estruendo de los “21 aviones separados de tres en tres en forma de triángulo” que se aproximaban. “Decían que pretendían cortar la carretera”, dada la proximidad a Bilbao, explicó Germán, que se encontraba en una tienda de chucherías con su hermano. Laura, él y muchos otros huyeron a ponerse a salvo en las estancias subterráneas. También “gente mayor a los que trajeron en sillas porque no podían andar”. Quienes residían lejos del centro se guarecieron en “una cueva en la Fuente del Oro, en el monte, las hondonadas de las huertas, las rocas del Kadagua o la conducción del agua de Ordunte a Bilbao”. “La mitad de los vecinos estábamos en la calle”, señaló otro habitante de Alonsotegi en un vídeo sobre la Guerra Civil en la localidad grabado hace diez años por una asociación para preservar los testimonios de la época.

Alumnos y profesores han trabajado en clase la temática de la Memoria Histórica. Se despidieron con una ofrenda de pajaritas de papel blanco en alusión a la paz, colocadas al lado del monolito de piedra que presidirá la plaza de las escuelas para tener presente la tragedia. Porque a día de hoy “no olvidamos el sonido de aquellos aviones”, confesó Laura.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ezkerraldea-Enkarterri

ir a Ezkerraldea-Enkarterri »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120