"consecuencias desproporcionadas"

El Ararteko critica que se suspenda la RGI por incumplimientos menores

Manuel Lezertua presenta en el Parlamento Vasco varias propuestas de mejora de las prestaciones sociales

Beatriz Sotillo - Martes, 13 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

El informe que el Ararteko presentó ayer en el Parlamento está basado en las quejas recibidas por el funcionamiento de Lanbide.

Imagen de archivo de una oficina de Lanbide. (Foto: José Mari Martínez)

Galería Noticia

El informe que el Ararteko presentó ayer en el Parlamento está basado en las quejas recibidas por el funcionamiento de Lanbide.

Bilbao- El Ararteko, Manuel Lezertua, considera que algunos incumplimientos o conductas -como comunicar con retraso un cambio de domicilio o salir unos días de la CAV- por parte de los perceptores de la Renta de Garantía de Ingresos (RGI) dan lugar a “consecuencias desproporcionadas” que se materializan en la suspensión de la ayuda y la reclamación del dinero percibido. Para evitar estas situaciones, que generan deudas y dan lugar a multitud de quejas por parte de los perceptores de ayudas sociales, el Ararteko señala que Lanbide no puede obligar a devolver prestaciones percibidas cuando detecte que no se han cumplido algunas obligaciones asociadas a la RGI pero se mantienen los requisitos para ser titulares de esta ayuda.

Esta modificación en el proceder actual de Lanbide es una de las propuestas presentadas ayer por el Ararteko en la comisión de Empleo, Políticas Sociales y Juventud del Parlamento Vasco, ante la que desarrolló el contenido de su Informe-diagnóstico sobre la gestión de la RGI y la Prestación Complementaria de Vivienda (PCV) entre 2013 y 2016. En su intervención, Lezertua reconoció que “en estos años se han ido produciendo mejoras” en la tramitación de las ayudas, pero al mismo tiempo ha habido un aumento de las quejas por la interrupción en el abono de las prestaciones y por “los impedimentos y dificultades” que se ponen a la tramitación de las mismas. Por este motivo, según el Ararteko, hay un “porcentaje significativo” de población vasca en riesgo de exclusión “que no consigue tener acceso” a la RGI porque incumple los requisitos “o bien porque debido a la interpretación de los requisitos que deben reunir y de las obligaciones que se deben cumplir se les deniega o no se les renueva, o bien se les suspenden o extinguen las prestaciones”.

Las consecuencias “desproporcionadas” por el incumplimiento de obligaciones -conducta que el Ararteko considera “reprochable”-, las discrepancias en la interpretación de la normativa, las dificultades para cumplir algunas exigencias o trámites y la suspensión de las ayudas sin una causa clara o sin audiencia previa, son los principales reproches contenidos en el informe presentado ayer por Lezertua.

Inserción laboralEntre las propuestas que el Ararteko trasladó a los parlamentarios figura la ampliación del plazo para que las personas en exclusión pueden recibir la Renta Complementaria por Trabajo, una ayuda que complementa rentas por trabajo de baja cuantía y que busca la inserción laboral. En este punto Lezertua recordó que entre los perceptores de prestaciones del Sistema de Garantía de Ingresos hay muchos desempleados de larga duración ya que “cuanto más tiempo se permanece fuera del mercado de trabajo más bajas son las expectativas de empleabilidad”. La propuesta del Ararteko consiste en “ampliar la limitación temporal actual, de forma que mediante el oportuno dictamen del servicio de empleo se pudiera prolongar, en algunos casos, la concesión de la Renta Complementaria por Trabajo durante más de los 36 meses previstos”.

Casi dos semanas después de que la consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, presentara en el Parlamento las líneas generales de la reforma de la RGI, el Ararteko discrepó abiertamente de una de las propuestas del Gobierno, ya que mientras el documento del Departamento propugna la unificación de rentas, pasando de las ayudas para titulares individuales o unidades convivenciales a una RGI por domicilio, Lezertua aboga por la prestación “a la persona individual”. El Ararteko es consciente de que este cambio tendría importantes implicaciones en el sistema y no confía en que pueda aplicarse en el corto plazo, pero pide que no se descarte de plano y que “se pueda ponderar su oportunidad en un futuro”.

Reclamación de cantidadesEn cuanto a la reclamación de las cantidades que se consideran indebidamente percibidas por los perceptores de RGI y PCV que incumplen alguna obligación o modifican su situación personal, el Ararteko indicó que “en este ámbito se debe exigir una diligencia impecable tanto en la concesión inicial y en las modificaciones posteriores en la cuantía reconocida, como en su control”. En su opinión, “una gestión adecuada y ágil de las prestaciones y una vigilancia sobre el cumplimiento de los requisitos es un imperativo legal y ético”.

Otro aspecto en el que Lanbide debe mejorar o modificar su funcionamiento es el de la información que ofrece a los demandantes de ayudas en relación con los requisitos y las obligaciones que deben cumplir. Según el Ararteko, esta información es incompleta, insuficiente o utiliza un lenguaje excesivamente técnico, lo que no facilita su compresión. En este sentido, Manuel Lezertua señaló que la RGI es “una prestación para poder hacer frente a las necesidades más básicas de familias con niños a cargo, en muchas ocasiones, por lo que deben conocer con antelación la conducta que deben mantener y las obligaciones que deben cumplir para poder ser beneficiarios de las prestaciones”.



Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120