Cumpleaños feliz y turístico

Lanestosa aprovecha su 730 aniversario para dinamizar sus atractivos de cara a los visitantes

Un reportaje de Elixane Castresana - Domingo, 11 de Junio de 2017 - Actualizado a las 17:38h

Un senderista consulta el mapa de Enkarterri en la entrada a la villa.

Un senderista consulta el mapa de Enkarterri en la entrada a la villa. (Elixane Castresana)

Galería Noticia

Un senderista consulta el mapa de Enkarterri en la entrada a la villa.

LAS prospecciones arqueológicas realizadas en la cueva de los Judíos revelaron la existencia de un asentamiento de época romana, puede que influido por las cercanas minas que se mantuvieron en activo hasta la década de los sesenta en Lanestosa. El municipio más pequeño de Bizkaia celebró ayer el 730 aniversario de la concesión del título de villa el 6 de junio de 1287 en una jornada cargada de actividades que resumió siglos de historia. Toda una carta de presentación de cara al turismo que el Ayuntamiento y asociaciones como el centro Trueba, Piñaburu e Historias de Lanestosa quieren revitalizar con nuevos recursos: la reapertura del centro de interpretación del arte del Paleolítico y la puesta en marcha de un punto de información cultural frente a la iglesia.

“Tenemos mucho que ofrecer: rutas por el monte, visitas guiadas por el casco histórico, un parking de autocaravanas y, por supuesto, Kobenkoba”, enumeró el alcalde, José Ángel Ranero. No se eligió al azar hacer coincidir los fastos del cumpleaños con la reinauguración del centro de interpretación acondicionado en la cueva de los Judíos. Abierto al público en 2009, ayer los excursionistas pudieron acceder a su interior después del “lavado de cara” efectuado, en el que se han invertido “alrededor de 5.000 euros”. Se han actualizado los dispositivos electrónicos que ayudan a los visitantes a sumergirse en la Prehistoria y también se han vuelto a pintar los lugares que así lo requerían con la colaboración ciudadana. “Es el elemento tractor del turismo nestosano y precisaba una labor de mantenimiento que sí se va a llevar a cabo desde ahora para evitar que la humedad siguiera dañando la gruta”, según explicó el director del centro Trueba, Ricardo Santamaría.

Situada “a unos ochenta metros de altitud” y accesible a pie desde el centro de Lanestosa, la cueva abarca “más de 200 metros de espacio expositivo” cuya temática se verá ampliada al incluir el pasado local más vinculado a la “extracción de plomo o zinc” en explotaciones próximas. De hecho, en el mismo camino a Kobenkoba se aprecia “una boca de mina en la que se podría colocar en el futuro una vagoneta”. Un mirador sobre la localidad da la bienvenida a los visitantes al alcanzar la entrada hacia el subsuelo, detallando en un panel la riqueza geológica del entorno. Y es que “la cuenca alta del río Asón constituye una de las áreas de mayor concentración de cavidades paleolíticas de todo el Cantábrico, muchas de las cuales fueron ocupadas en el Paleolítico Superior, hace entre 35.000 y 10.000 años”.

El recorrido por la cueva de los Judíos detalla de forma didáctica para despertar el interés de los niños cómo vivían los moradores de las cuevas y por qué las decoraban con ejemplos prácticos muy cercanos: la reproducción del arte rupestre que atesoran las cuevas carranzanas de El Rincón y Ventalaperra, con “un ciervo y dos bisontes enfrentados respectivamente”, según indicó la guía. Atravesar la galería más larga de Kobenkoba abre la puerta a admirar las imágenes más icónicas del Paleolítico europeo. Desde los bisontes de Altamira, hasta un uro de la cueva francesa de Lascaux fechado hace 18.000 años. “Al contrario de lo que algunos piensan, no creaban estas figuras con sangre de los animales;el óxido de hierro les servía para fabricar el color rojo, el carbón de las hogueras daba lugar al negro y el amarillo se obtenía a partir de la limonita”, añadió la guía. Para el final se reservó el sorprendente encuentro con dos cazadores del Paleolítico que esperaban a los visitantes en un axial de la cueva y les contaron cómo elaboraban las armas con las que captaban a sus presas.

Aunque “Kobenkoba nunca ha cerrado en estos años” el Consistorio y las asociaciones trabajan para lograr un calendario de excursiones más extenso, con cabida también para los colegios. Todas las reservas, incluyendo las de itinerarios guiados por la localidad, las cinco rutas de montaña señalizadas o el aparcamiento de autocaravanas deberán concertarse previamente en el teléfono 675 716 161, el correo electrónico info@kobenkobalanestosa.eus o acudiendo a La Severina, el centro de información turística que ya está en marcha en la calle principal de Lanestosa. Cuenta con mapas de Enkarterri, libros sobre las mansiones indianas de la villa o el museo del Paleolítico, junto con un amplio surtido de productos de la comarca.

Abrirá los fines de semana y festivos y la mayor parte del verano para atender a quienes se acerquen en la temporada alta del turismo. La ubicación del municipio, a caballo entre el valle de Karrantza y la costa de Cantabria, ayuda a que los excursionistas hagan un alto en la ruta siguiendo los pasos del emperador Carlos I camino de su retiro final en el monasterio de Yuste.

El aspecto de Lanestosa ayer se asemejaba algo más al de entonces. Un mercado medieval con numerosos puestos artesanos, al que los vecinos se sumaron con su vestuario, y animación callejera, rememoró la concesión de la carta puebla por parte de Lope Díaz de Haro, Señor de Bizkaia, con las mansiones indianas testigo del esplendor de principios del siglo XX. “No lo organizamos todos los años para no saturar, la última vez fue en 2012, por el 725 aniversario”, señaló el alcalde.

Tradiciones populares

La localidad conserva orgullosa su herencia histórica y cultural con la reciente recuperación de los cantos de las pascuas y las marzas. “Son tradiciones importantes, signos etnográficos que están presentes en otros pueblos de Euskal Herria y poco a poco se van rescatando”, indicó Ricardo Santamaría, del centro Trueba. Y ya prepara los encuentros musicales que se celebrarán en julio y las fiestas de la Virgen de las Nieves de principios de agosto. Se bailará la danza de los arcos floridos, que se ha representado en el logotipo de la oficina de turismo con la que la villa proyecta sus muchos atractivos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ezkerraldea-Enkarterri

ir a Ezkerraldea-Enkarterri »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120