Ecuador de la legislatura

“No vamos a perder la ambición, sin olvidar las pequeñas cosas que mejoran la ciudad”

Se reúne en el ecuador de su legislatura con los tres mismos vecinos que le plantearon sus inquietudes en campaña

Olga Sáez - Domingo, 11 de Junio de 2017 - Actualizado a las 08:43h

Bego Noriega, Iñaki Rementeria y Garazi Díez con el entonces alcaldable, Juan Mari Aburto, en Kobetas.

Bego Noriega, Iñaki Rementeria y Garazi Díez con el entonces alcaldable, Juan Mari Aburto, en Kobetas. (Pablo Viñas)

Galería Noticia

Bego Noriega, Iñaki Rementeria y Garazi Díez con el entonces alcaldable, Juan Mari Aburto, en Kobetas.

BILBAO- En el ecuador de la legislatura el alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, ha vuelto a reunirse con los tres vecinos que durante la campaña electoral en 2015 le plantearon sus inquietudes. En un encuentro organizado por DEIA, Bego Noriega, jubilada del barrio de La Cantera;Iñaki Rementeria, comerciante en San Ignacio, y Garazi Díaz, joven de Matiko, evalúan la gestión que ha realizado el alcalde durante estos años y le plantean sus retos de aquí al final del mandato. En respuesta a sus planteamientos, el alcalde les insiste en que “no nos podemos resignar a que los jóvenes tengan empleos precarios” y en su planteamiento de futuro les dice: “No vamos a perder la ambición, pero sin olvidar las pequeñas cosas que mejoran los barrios y que hacen ciudad”.

Es la primera vez que estos tres ciudadanos son recibidos en el despacho de un alcalde de Bilbao, lugar donde tiene lugar el encuentro, y además coinciden en el salón Árabe con una recepción en la que tienen la oportunidad de fotografiarse con Julen Guerrero.

El empleo, la seguridad, los mayores los comerciantes... serán los temas a los que irán dando paso los interlocutores, cuestiones que el alcalde intentará despejar.

GARAZI DÍAZ: Creo que la situación del empleo ha mejorado algo, pero la cuestión es la calidad del trabajo. Hoy en día parece que ya es impensable hablar de trabajos indefinidos y los sueldos están por los suelos. No sé si está en manos del Ayuntamiento mejorar la situación o puede hacer algo en colaboración con otras instituciones.

-JUAN MARI ABURTO: Lo primero, Garazi, es que no nos podemos resignar. Para mí los jóvenes sois muy importantes, y no porque yo también tenga hijos y me preocupe su futuro, sino porque creo y lo he dicho muchas veces, que sobre un empleo débil es muy difícil construir una sociedad que sea fuerte, que sea capaz de diseñar proyectos vitales. Y esto además es una cadena importante. Si los jóvenes no diseñan proyectos vitales la situación demográfica que tenemos será cada vez peor y ese es uno de los problemas más importantes que tenemos. No debemos mandar el mensaje de que tenemos necesidades de contratar gente pero no encontramos los perfiles que queremos. No. Si eso es verdad, tenemos gran responsabilidad en que lo estamos haciendo mal. Si eso es verdad, hagamos los planes de formación necesarios. Desde el Ayuntamiento, llega el momento también en el que las administraciones tenemos que hacer ofertas públicas de empleo. El Ayuntamiento es un agente activo y vamos a seguir con planes locales de empleo en colaboración con el Gobierno vasco. Hemos abierto una oficina de emprendimiento porque es importante apoyar a la gente que tiene ideas. No podemos resignarnos. Pero es verdad que hemos pasado de 32.000 desempleados a 26.000. La situación es mejor, pero no buena.

G. D.: Creo que no son demasiado conocidas las iniciativas como la oficina de Colón de Larreategi. Puede que sea que la gente de mi entorno no ha emprendido, pero no se conoce.

-J. M. A.: Pues es muy importante. El otro día estuve con un joven que va y viene a Estados Unidos y está ubicado en el Auzo Factory de Matiko. Me resultó muy gratificante. A través de esa posibilidad de espacio hay proyectos que se están desarrollando.

IÑAKI REMENTERIA: Mi experiencia en el barrio como comerciante es que la época es muy dura. La gente mira el precio y contra las grandes compañías no podemos competir. El comercio pequeño está desapareciendo.

-J. M. A.: ¿En estos últimos dos años?

I. R.: No, no. Me estoy refiriendo a hace ocho años. Pero en general creo que sigue así y es por el cambio de hábitos. No sé cómo puede ayudarnos el Ayuntamiento, la verdad.

-J. M. A.: Nosotros, de la mano de las asociaciones, hemos marcado una estrategia del comercio para favorecer el comercio de barrio. Yo sigo comprando en Deusto. Los sábados a la mañana que puedo voy a comprar al mercado de Deusto como uno más. Y creo que es muy importante que la ciudadanía tomemos conciencia del comercio de barrio. Ahí hemos diseñado una campaña de comercio de barrio para favoreceros. También podemos hacer otras cosas. Hoy -por el miércoles- por ejemplo, hemos inaugurado en la calle Zabalbide una acera de cuatro metros y eso hace que la gente pueda andar cómodamente. El urbanismo puede favorecer. Hemos modificado también la ordenanza de hostelería, en el Casco Viejo, en un ámbito muy concreto, pero es precisamente para buscar el equilibrio entre comercio y hostelería, y lo vamos a hacer en la zona centro. A partir de ahí podemos ayudar a los comercios en la sucesión familiar y diseñar programa de sucesión y formación. Y también innovación.

BEGO NORIEGA: Con respecto a los mayores, creo que en este tiempo han salido programas como el de Mirada Activa (para detectar a las personas que viven solas) muy interesante. El problema es que no hay voluntariado suficiente. A la gente mayor hay que darle todo hecho.

I. R: Es que no solo ha cambiado el comercio. El individualismo que hay ahora no había en otras generaciones. Antes éramos más solidarios.

-J. M. A.: Hay un montón de gente buena. El sábado vi la carrera solidaria, ayer paseando por Rekalde alguien me hablaba de bancos para la gente mayor...

G. D: Por la parte que me toca, yo conozco gente joven y que trabaja de voluntaria.

-J. M. A.: Me parece muy importante trabajar la accesibilidad. Que las aceras sean anchas o generar espacios de encuentro y los 22 ascensores que tenemos. En Zabalbide, donde se han ensanchado las aceras, vi que una persona con una silla de ruedas podía circular y ser autónoma.

Los tres vecinos derivan la conversación a otros temas sobre la ciudad, su seguridad, el ocio o los turistas.

G. D.: Cuanto más viajo, más me gusta Bilbao. Se puede mejorar, pero nos quejamos de vicio.

-J. M. A.: Yo cada vez que salgo de Bilbao siempre digo que valoramos poco lo que tenemos. Hay que tener ese orgullo de pertenencia.

B. N.: Y es que, además, la ciudad va avanzando. Me gustaba como estaba pero era impensable cómo está evolucionando. Ahora vas al Casco Viejo y no es comparable el ambiente que hay a cómo estaba hace unos pocos años.

G. D.: Es una ciudad más internacional.

I. R: El año pasado vinieron unos amigos míos de Barcelona y una cosa que les llamó la atención es que un día que el alcalde paseaba por el recinto nos sacamos una foto. No se lo podían creer. El concepto de la fiesta y de la cercanía.

-J. M. A.: Para mí, esto que estás diciendo es de las cosas más importantes que puedo escuchar. El contacto con la ciudadanía es un gran reto que tenemos los que estamos en estos trabajos. Y que la gente te pueda parar para decirte lo que necesita. Sabemos que hay problemas en La Landa, y alguna casa en Ollerías y en Rekalde... Sabemos que hay zonas en la ciudad o elementos puntuales que hay que cuidar y trabajar. Pero, cuando alguien dice “frente al Bilbao de postal éste es el real”, oiga, no;el Bilbao real también es esto. Por eso, elementos como seguridad y limpieza son básicos, sino no sería una ciudad atractiva. Casi lo damos por supuesto y eso nos cuesta mucho. Tenemos que conseguir que en el Bilbao de los barrios, en todos, exista ese sentimiento de pertenencia de ciudad. Hay que mejorar pero esta no es una ciudad dual.

B. N.: Es cierto que ha mejorado. Ahora se puede ir andando sin miedo por San Francisco y eso hace unos pocos años era impensable.

-J. M. A.: ¿Te gusta cómo está evolucionando la zona de Marzana?

B. N.: Es increíble. Y el mercado de la calle Dos de Mayo.

-J. M. A.: El hijo de unos amigos se ha comprado un piso en la calle Aretxaga y me hizo mucha ilusión.

Quedan dos años de legislatura y los tres vecinos plantean sus retos.

B. N.: Lo único, le animaría a seguir adelante y no cortarse para nada. Si hay que deber dinero pues se debe.

-J. M. A.: Nosotros vamos a apostar por mejorar la ciudad. Aparecerán grandes proyectos, pero no vamos a perder el interés por hacer muchos Zabalbides, muchos Miribillas, muchos Ramón y Cajal... Muchas cosas que mejoren todos los días la vida de la gente, que hagan barrio, que hagan ciudad. Que la gente mejore su calidad de vida en cosas sencillas. Y no perder la ambición;vamos a apostar por el rugby o la Eurocopa porque eso es bueno.

I. R: Mi relación a nivel comercial es con Bilbao Ekintza, creo que hay que seguir haciendo barrio para así hacer comercio.

G. D.: Yo creo que la gente joven no siempre sabe los recursos que tiene el Ayuntamiento.

-J. M. A.: Asumo el reto. Me parece importante conectar la iniciativa con el Ayuntamiento, por eso pusimos esa oficina de Colón de Larreategi.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bilbao

ir a Bilbao »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120