Nadal, en su plenitud

el tenista balear jugará mañana su décima final en roland garros después de destrozar anímicamente a dominic thiem en una semifinal menos disputada de lo que se esperaba

Roberto Calvo - Sábado, 10 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:04h

Rafa Nadal se multiplicó para anular a Dominic Thiem y llegar a su décima final en Roland Garros.

Rafa Nadal se multiplicó para anular a Dominic Thiem y llegar a su décima final en Roland Garros. (Foto: Afp)

Galería Noticia

Rafa Nadal se multiplicó para anular a Dominic Thiem y llegar a su décima final en Roland Garros.

bilbao- Rafa Nadal celebró sin ninguna euforia después de que Dominic Thiem estrellara en la red la bola que situaba al de Manacor en su décima final de Roland Garros y la vigésimo segunda final de Grand Slam de su carrera y segunda de este año en el que ha recuperado la plenitud de su tenis. Porque solo era un paso más hacia el objetivo y, al final, a nadie le apetece mostrarse efusivo después de haber colocado un 6-0 a su rival. “Llegar a mi décima final aquí es algo muy emotivo y muy importante a estas alturas de mi carrera”, reconoció después Nadal, que sí había sacado el puño después de anotarse el primer punto del partido. Entonces, el austriaco era una amenaza seria, un especialista en tierra batida que quería desbancar al rey de esa superficie. Dos horas y siete minutos después, Thiem había recibido de la misma medicina que él había aplicado a Novak Djokovic, ese rosco en el tercer set que cerró un duelo en el que el tenista balear fue superior de cabo a rabo, pese a que perdió el primer juego con su saque.

6-3, 6-4 y 6-0 fue el resultado de un partido mucho más corto de lo esperado y menos mal porque no habría dado tiempo a acabarlo después de que Stan Wawrinka y Andy Murray se fueran a más de cuatro horas y media en la primera semifinal. Nadal hizo un partido cercano a la perfección, puso la pelota donde quiso casi siempre y prolongó la que está siendo una de sus mejores versiones en el Grand Slam parisino. Ha llegado a la final sin perder ni un set, con solo 29 juegos en contra y tras pasar menos tiempo que nunca en cancha, si bien en cuartos de final Pablo Carreño se retiró en el segundo set. En cualquier caso, ha dado la impresión de que el de Manacor vuelve a intimidar y que a Thiem, el único que ha ganado a Nadal este año en tierra, le atacó el miedo escénico.

El nueve veces campeón encontró un filón en el segundo saque de Dominic Thiem y por ahí fue abriendo la brecha hacia la victoria, que consolidó al machacar el revés a una mano del austriaco. Los dos primeros sets tuvieron cierta igualdad, aunque el tenista de Viena se fue frustrando al ver que tenía una pared delante y que perdía sus oportunidades de romper el servicio. Solo una de ocho pudo sacar adelante y ahí estuvo la diferencia. Nadal no desperdició sus opciones y abrió una distancia de dos sets que a Thiem le obligaba a ser Kilian Jornet y subir dos veces el Everest.

tres de tres Tocado anímicamente, el joven aspirante bajó los brazos y el tercer set fue un paseo para Rafa Nadal que buscará mañana a partir de las 15.00 horas su particular Décima, un hito que quedará para la historia del tenis y del deporte. En la final se las verá con Stan Wawrinka, que protagonizó un partido durísimo y con tintes épicos durante cuatro sets ante Andy Murray y con varios puntos espectaculares. Con 6-7, 6-3, 5-7 y 7-6 se llegó al quinto parcial en el que el suizo siguió pegando palos como si no hubieran pasado cuatro horas y acabó con la resistencia física de Murray, finalista el año pasado.

Para Wawrinka será su cuarta final de Grand Slam y, de momento, lleva pleno de triunfos. Pero llega a lo que él mismo calificó como “el desafío supremo”. Y es que tampoco Rafa Nadal ha perdido ninguna final en Roland Garros: nueve de nueve. El balance entre ambos es de quinte triunfos para el mallorquín y tres para el helvético, que ganó la única final en la que ambos se han enfrentado: la del Abierto de Australia de 2014, en la que Nadal se vio limitado por problemas en la espalda. “Stan está jugando extremadamente bien en estos momentos”, dijo el de Manacor sobre su rival, que si gana en la final ocupará el número 2 del ranking mundial, algo que nadie fuera del Big Four ha logrado desde finales de julio de 2005. “Mentalmente sé que no me van a ganar. Tengo confianza en mi. Puede que pierda, pero sé que lo voy a dar todo”, proclamó Stan Wawrinka.

El suizo no será enemigo más sencillo que Dominic Thiem, pero Rafa Nadal, que tiene claro que tiene que “jugar al máximo nivel para tener opciones”, está de vuelta en la final de Roland Garros tres años después y quiere disfrutar de este momento cuando muchos pensaban que ya se había ido.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Otros deportes

ir a Otros deportes »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120