La tirolina de Froome

El británico lanza su ofensiva en el descenso del Mont du chat, en el que Contador gripa, y certifica la pelea con porte, a los que supera fuglsang

César Ortuzar - Sábado, 10 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:04h

Richie Porte (BMC) celebra la victoria de etapa.

Richie Porte (BMC) celebra la victoria de etapa. (AFP)

Galería Noticia

Richie Porte (BMC) celebra la victoria de etapa.

bilbao- En el Dauphiné, precuela del Tour que corretea por la cordillera del Jura, todos piensan en julio aunque es junio. El calor que boquea sofocos y abre las cremalleras de los maillots, -los ciclistas prensados en el sufrimiento, descamisados-, pesa una tonelada. La canícula se presenta entre la vegetación del Mont du Chat, un puerto que embosca el sol y que sombreó a Contador, a 1:07 de lo mejores. El madrileño no está aún para los cambios de ritmo explosivos. “La última subida ha sido descontrolada con muchos ataques y lo que quise era seguir las ruedas sin entrar mucho en los cambios de ritmo. Todavía estoy escaso de forma en cuanto a esfuerzos explosivos y me he dedicado a regular aprovechando el rebufo”, expuso Contador. A Valverde -pizpireto al inicio del puerto, abrumado en su final- y al madrileño los martillearon Froome y Porte, que fueron camaradas en el Sky, pero que separaron sus destinos para batirse en duelo en día así. Con ellos estuvo Fabio Aru, el artificiero que puso en marcha el mecanismo infernal en Mont du Chat, una montaña que en 1974 coronó Poulidor. El sardo, reaparecido en competición, agitó tanto la bicicleta que se esperaba un descorche burbujeante. Perdió gas en el descenso y se enredaron Froome, Porte y Fuglsang, un danés que sube bien y que ayer fue capaz de ganar en el sprint de los mejores.

El sexto día del Dauphiné, que resopla en los tres actos montañosos que le emparentan con el Tour, certificó la pericia suicida de Froome en un descenso a un escalofrío pegado. El ráppel del británico, que desajustó a Quintana en el Peyresourde con aquel ataque de aspecto estrafalario corriente abajo en la pasada edición del Tour, evidenció que Froome posee intacto el instinto salvaje para vencer al vértigo y la ambición de los campeones para retar a un asfalto burlón, retorcido, con la mirada torva y la gravilla malpensante. “He arriesgado en el descenso y he comprobado que es peligroso, pero también ha sido divertido, fue como jugar un juego de computadora que recorría todas las esquinas, fue muy divertido”. El descenso de Froome fue un ejercicio de funambulismo y un mensaje inequívoco para Porte, -“quien está en una forma increíble”, dijo el británico-, más consistente en la subida que en la bajada, donde perdió por momentos el rastro del formidable Froome, que adelantó a Porte para cazar a Aru y provocar una estampida. Tras señalar a Porte, su otrora fiel australiano, como su peor enemigo para revalidar la corona francesa, y comprobado que Porte posee el pedal ligero de los escaladores, además de la solvencia de los contrarrelojista -por eso es líder de la carrera- Froome le testó en el descenso de la montaña que asomará en la cartografía del próximo Tour.

Con todo, Mont du Chat fue un laboratorio válido para comprobar algunos detalles. Froome se plantó frente al espejo, reflejándose en la pantalla del potenciómetro, gestionando las piernas y las emociones, sin quemarse en las pulsiones y los arrebatos. Porte, corajudo y amenazante, escaló con poder, comandando el grupo de los jerarcas, convencido de su impacto. Aru fue el testimonio de la liberación tras unos meses repleto de aristas, el filo que se clava en el ánimo. A partir de ahí, Yates no pudo ser el Yates you canque se pintaba en la carretera. Tampoco Contador ofreció su mejor perfil. Su baile sobre los pedales resultó cansino. Su fotogenia empeoró en el descenso, donde perdió el colín de Valverde y Bardet. “En la bajada, hemos empezado a adelantar a corredores y una de las veces he tenido que entrar por el lado opuesto de la curva y he estado a poco de caerme”, dijo Contador. “Fue una etapa bonita, con un descenso de locos”, determinó Porte, que defiende el liderato en la llegada de hoy a Alpe d’Huez. Ayer sobrevivió a la tirolina de Froome.

Dauphiné

1. Jakob Fuglsang (Astana) 3h41:48

2 Richie Porte (BMC) m.t.

3. Chris Froome (Sky) m.t.

4. Fabio Aru (Astana) m.t.

5. Alejandro Valverde (Movistar) a 50’’

1. Richie Porte (BMC) 20h52:34

2. Chris Froome (Sky) a 39’’

3. Jakob Fuglsang (Astana) a 1:15

4. Alejandro Vaverde (Movistar) a 1:20

5. Fabio Aru (Astana) a 1:24

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ciclismo

ir a Ciclismo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120