oportunidad para ascender

Olatz Egiguren, la capitana polivalente

Encabeza la lista de atletas del Bidezabal que luchará hoy en Burgos por ascender a División de Honor

Un reportaje de Jokin Victoria de Lecea - Sábado, 10 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:04h

La atleta Olatz Egiguren, capitana del Bidezabal. Foto: Pedro Zamorano

La atleta Olatz Egiguren, capitana del Bidezabal. Foto: Pedro Zamorano

Galería Noticia

La atleta Olatz Egiguren, capitana del Bidezabal. Foto: Pedro Zamorano

EL Bidezabal vuelve a encontrarse con otra oportunidad para regresar a la División de Honor. La élite del atletismo femenino estatal es el sueño de las durangarras, un club de cantera que ha ido apostando por una generación prometedora de atletas y que cada año está más cerca de recoger los frutos. La temporada no ha sido sencilla y a pesar de conseguir la clasificación para la fase de ascenso, que se disputa hoy en Burgos, los resultados les han puesto en una situación comprometida. Solo vale ganar, cualquier otro resultado le alejaría un año más del ascenso. En ese equipo ejercerá de capitana Olatz Egiguren (Lekeitio, 1992). La vizcaina pondrá al servicio del equipo sus habilidades como atleta de heptatlón para adaptarse a las necesidades del club en diferentes pruebas y usará su experiencia en este tipo de escenarios para ayudar a sus compañeras de equipo.

Los dos segundos puestos obtenidos en las dos primeras jornadas dejan al Bidezabal con la obligación de ganar para asegurarse el ascenso. “Hemos tenido un poco de mala suerte debido al sorteo. Aun así, en la primera jornada deberíamos haber quedado primeras para así tenerlo más fácil en la segunda. Ahora será complicado, pero si lo hacemos bien podemos subir”, declara Egiguren. En las pistas burgalesas sus rivales serán: Cueva de Nerja de Andalucía, Femenino Celta y Pontevedra de Galicia, L’Hospitalet de Catalunya, Universidad de León e Image de Castilla y León y Alcorcón de Madrid.

El conjunto durangarra lleva apostando por la cantera en los últimos años y no han dudado a la hora de llevar a las jornadas ligueras a atletas muy jóvenes, premiando así la formación y sacrificando algún que otro punto. “Lo mejor que tiene el Bidezabal es su cantera. Hay un montón de juveniles y júnior que vienen apretando fuerte, pero a nivel de experiencia se nota ya que con esas edades es muy fácil ponerse nerviosa”, explica Egiguren. Esta situación ha hecho que el Bidezabal se vea un poco lastrado a la hora de competir con dos atletas por prueba, aunque en las finales tendrán la ventaja de ir con una sola participante por modalidad: “La primera siempre suele acabar bien, pero la segunda, que viene jovencita, suele terminar de las últimas. Ahora, con una atleta por prueba vamos bastante bien”.

En el caso de Egiguren acudir a estas jornadas es mucho más que luchar por el ascenso a la División de Honor: “Aparte de que existe la posibilidad de lograr las mínimas, ir a las ligas es una satisfacción debido a la emoción que se vive en el equipo”. Esta situación no es normal dentro de este deporte. El atletismo es un deporte individual. El atleta contra sus propias marcas. Pero a la hora de disputar esta competición todo cambia. “El atletismo es un deporte completamente individual, pero en las ligas vivimos un espíritu de equipo. La emoción de los relevos o ver cómo una atleta lucha por conseguir adelantar a alguien y ganar un punto, es muy bonito”, añade la lekeitiarra.

experta y versátilEsta no es la primera vez que Egiguren se ve en una de estas, su experiencia es grande y será un importante punto para sacar adelante la fase, pero también una de las virtudes de la lekeitiarra será su versatilidad al ser una atleta de heptatlón, algo que le ha acompañado desde sus primeros días en el atletismo. “Empecé con el salto de altura y luego metimos el 100 vallas. Como veíamos que no lo hacía mal a nivel de pruebas distintas, decidimos hacer el heptatlón”, cuenta Egiguren. Así, la atleta vizcaina empezó con una modalidad que exige muchas horas en la pista, entrenando la técnica para adaptarse a cualquier situación. “Son un montón de horas de entrenamiento y en las competiciones no puedes parar. He pensado muchas veces en dedicarme a una sola prueba, pero cuando termino el heptatlón después de hacer el 800, que es súper duro, tengo una satisfacción que me hace darme cuenta por qué estoy aquí”, afirma. Aunque en esta ocasión, Egiguren solamente se dedicará a una prueba, sus habilidades le permitirán adaptarse a las necesidades del equipo y ocupará una plaza donde más necesario sea. La polivalencia al servicio de un Bidezabal que sueña con regresar a la División de Honor.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120