Karmele Goñi, una gran mujer en un pequeño país

Por Josune Ariztondo - Viernes, 9 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:04h

Karmele Goñi, Txetxu Rojo, Emilio Sagi, Hugo Baroja, Marta Medina Zuricalday y Alfonso Santiago, los seis nuevos Ilustres de Bilbao. Fotos: Oskar Martínez

Karmele Goñi, Txetxu Rojo, Emilio Sagi, Hugo Baroja, Marta Medina Zuricalday y Alfonso Santiago, los seis nuevos Ilustres de Bilbao. Fotos: Oskar Martínez

Galería Noticia

Karmele Goñi, Txetxu Rojo, Emilio Sagi, Hugo Baroja, Marta Medina Zuricalday y Alfonso Santiago, los seis nuevos Ilustres de Bilbao. Fotos: Oskar MartínezJosune Ariztondo, directora de la Fundación Bilbao 700.

SE nos ha ido Karmele Goñi, una de nuestras más sólidas intelectuales, mujer de convicciones y tenacidad contagiosas, comprometida con los valores del conocimiento compartido, las relaciones humanas y la participación en la vida social y política de nuestro país. Todo ello, con una naturalidad que conmueve especialmente en estos tiempos en los que recurrimos con frecuencia a titulares llamativos, al plazo corto y a discursos tan ampulosos como llenos de lugares comunes. Sin embargo, la obra de Karmele Goñi no es suficientemente conocida en Euskadi. El hecho de que su vida intelectual se haya desarrollado en euskera y en torno a las bases históricas de la cultura vasca ha contribuido notablemente a ese desconocimiento.

En realidad, aún no nos hemos sacudido del todo la idea de que la cultura vasca, especialmente la referida al patrimonio etnográfico y lingüístico, es la de un dios menor. En nuestros discursos reservamos para el euskera un lugar casi-heráldico: las palabras de cortesía y algunas más sobre la propia lengua con lo cual seguimos refiriéndonos a lo de siempre dirigido a los de siempre. Y de paso, hurtamos a nuestros conciudadanos no vascohablantes la oportunidad, entre otras cosas, de conocer a intelectuales como Karmele Goñi.

Queda lejos en el tiempo aquella sentencia de Adolfo Suárez sobre los límites objetivos de la lengua vasca. Sin embargo, 40 años después, aun mofándonos de ella, seguimos su estela en nuestras intervenciones públicas cuando, paradójicamente, el nivel de comprensión del público permitiría disertar, por ejemplo, sobre arquitectura o cine en cualquiera de nuestras dos lenguas oficiales. Y podríamos dedicar los espacios en lengua castellana a la tarea de difundir, por ejemplo, la labor de un buen número de intelectuales desconocidos para el gran público.

Mi intención en esta hora de recuerdo y reconocimiento a la Sra. Goñi es, precisamente, mostrar unas breves pinceladas de su perfil público. Karmele Goñi, responsable de Etnografía y Antropología de la Sociedad Aranzadi desde 1947, reinició la publicación del Anuario de Eusko Folklore, suspendido en 1936, a la vez que comenzaba sus primeros trabajos de investigación con Joxemiel Barandiaran.

Miembro activo del grupo Etniker-Gipuzkoa desde 1964, formó parte del equipo que obtuvo la Beca Barandiaran del año 1983 con el tema Contribución al Atlas Etnográfico de Euskalerria: Investigaciones en Bizkaia y Guipúzcoa.

En 1966 (fíjese en el año) participó activamente en la creación de la ikastola Resurrección Mª de Azkue y en la puesta en marcha del catecismo en euskera en las parroquias bilbainas. Dos tareas a las que Goñi se entregó con el mismo o mayor entusiasmo que a sus investigaciones en materia de etnografía. Socia fundadora de DEIA y miembro de su Consejo de Administración durante los diez primeros años, fue también la primera directora del Museo Vasco de Bilbao del periodo democrático y tuvo la visión de abordar, desde esa institución, la ingente labor de adquisición, investigación, conservación y difusión del Patrimonio Cultural Vasco.

Ez dut ohiko izan Karmele Goñi lagunari buruz euskaraz ez den beste hizkuntza batean jardutea. Halere, badira arrazoiak eta halaxe adierazi dut, uste izanda Karmelek berak ulertuko dizkidala.

Tolosatik etorri eta bere burua ia bilbotartu zuen emakume honek beti eutsi dio bere etxeko hizkuntzari, barne-sendakin edota bere nongotasun sakonaren ikur balitz bezala. Ez dut errepikatuko zenbat lan sakon eta luzek jantzi duten Karmeleren bizitza. Bai adierazi nahi dut, ordea, maite izan dudala Karmele, herri honetako beste hainbat emakumek eta gizonezkok maite izan duten eran: bost seme-alaben ama, ikertzaile fina, eten gabeko kristau-kezkadun emakume ekintzailea, garai zailetako eta errazagotako abertzale eta jeltzalea eta, guzti horrekin batera, pertsona hurbila, lagun girokoa eta bere iritziari tinko eusten zekien emakume argia. Halaxe ikusi izan dut eta horrexegatik guztiagatik estimatu, Karmele Goñi Auzmendi andrea.

Ez dut ahaztu nahi ordu honetan bere bizitzako lagun ona izan zuen Jose Mari Mugica: Karmelek berak argi zuen Jose Mariren baldintzarik gabeko laguntza osoa izan zuelako ekin ziola barrenean sentitzen zuen herriarekiko konpromisoari.

Hainbat aitortza eta ospe jaso duela esango nuke: asko eta merezi izandakoak denak. Euren artean, Bizkaiko Foru Aldundiaren eskutik, Don Andrés de Mañaricua Saria 1995ean eta Lauaxeta Ohorezko Saria 2012an. Bilboko Udaletxeak Bilboko Ospetsu aitortza 2016an. Eta denen gainetik, Euskal Herri guztietako hainbat lagunen maitasuna.

Karmele Goñi Auzmendi, Herri txiki batentzako Emakume Handia. Agur eta ohore.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120