etnógrafa, historiadora, euskaltzale...

Muere Karmele Goñi, pionera y referente de la cultura vasca

La etnógrafa, historiadora, euskaltzale e Ilustre de Bilbao fue discípula de Barandiaran e impulsó numerosos proyectos relevantes para el país

Maite Redondo - Jueves, 8 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:05h

Karmele Goñi, en una imagen de archivo.

Karmele Goñi, en una imagen de archivo. (David de Haro)

Galería Noticia

Karmele Goñi, en una imagen de archivo.

bilbao- Decía Jon Mujika en una entrevista en este periódico, que era imposible calcular las vidas que cabían en la de Karmele Goñi. La etnógrafa, historiadora, euskaltzale e Ilustre de Bilbao fallecío ayer a la edad de 90 años, dejando atrás un legado tan ingente que la cultura vasca y el euskera siempre estarán en deuda con ella. Mujer apasionada y entregada a su pueblo, nunca ocultó su amor por su país, ni cesó en su lucha a favor de la normalización del uso del euskera, ni siquiera en los momentos más difíciles. Su sueño era ver una Euskadi euskaldunizada por completo y a ello dedicó su vida.

Goñi nació en Tolosa en 1926. Fue responsable de la Secretaría de la Sección de Etnografía y Antropología de la Sociedad de Ciencias Naturales Aranzadi de 1947 a 1957, en la que, en 1955, reinició la publicación del Anuario de Eusko Folklore, continuación de la edición suspendida en 1936. Simultaneó estas responsabilidades con sus primeros trabajos de investigación etnográfica bajo la supervisión del antropólogo Joxe Miguel Barandiaran, cuando este regresó de su exilio.

“Con 21 años, mi madre me compró una Vespa. Trabajaba con don Joxe Miguel y visitaba mucho a mi amama de Zerain, que era toda una enciclopedia de los ritos y costumbres de los pueblos, donde se conservaban más y mejor que en las ciudades. Desde muy joven descubrí mi vocación. Tuve una buena escuela donde aprender y me decanté por unos estudios que estuviesen relacionados con el país. Siempre he querido a mi país y quería dedicarme a algo que sirviera para recoger la vida de mi pueblo y de mis antepasados. Éramos conscientes de que esa vida estaba en peligro”, confesaba en una entrevista a DEIA.

Desde su matrimonio con José María Mugica en 1957, Karmele se instaló en Bilbao, ciudad en la que desarrolló su trabajo en distintas áreas. En 1966 participó, junto con un grupo de padres, en la creación del primer centro de enseñanza en euskera en Bilbao, la ikastola Resurrección María de Azkue, y en la implantación del catecismo en euskera en las parroquias bilbainas. “Fue un momento gozoso. Y hoy en día ver todas las ikastolas que hay es una de las grandes satisfacciones de nuestras vidas”, recordó años más tarde.

Fue miembro, asimismo, del grupo Etniker-Gipuzkoa, federado en los grupos Etniker Euskalerria. Su mayor aportación fue la monografía sobre Zerain y sus trabajos acerca de la indumentaria vasca. Su colaboración con Labayru Fundazioa vino a través de su marido, quien fue miembro fundador de la institución y presidente de su Consejo Rector durante muchos años. Por la ayuda y colaboración, tanto material como profesional, fue nombrada miembro de honor de la fundación.

Karmele Goñi fue además socia fundadora de DEIA y miembro de su Consejo de Administración hasta 1986.

Entre 1980 y agosto de 1997 desempeño el cargo de directora del Museo Arqueológico, Etnográfico e Histórico Vasco de Bilbao, compaginando tanto la dirección administrativa como científica en las labores de adquisición, investigación, conservación y difusión del Patrimonio Cultural Vasco.

Entre sus publicaciones destacan Evolución del traje vizcaíno (1982) y Artesanía vasca(1985). Además publicó varios artículos en diferentes revistas como el Anuario de Eusko Folklore sobre pastoreo, artesanías y religiosidad. Sus trabajos etnográficos sobre la localidad guipuzcoana de Zerain se encuentran recogidos en el Atlas Etnográfico de Vasconia, publicados en volúmenes temáticos por Etniker Euskalerria.

Por su ingente contribución a la cultura vasca, recibió numerosos reconocimientos, el premio Don Andrés de Mañaricua(1995), instituido por la Diputación Foral de Bizkaia;Durangerriko Teila 2004, otorgada por la Asociación Gerediaga de Durango;el premio de la Fundación Sabino Arana en 2005, el Lauaxeta de Honor en 2012, el de la Diputación de Bizkaia, mientras que el Ayuntamiento le nombró Ilustre de Bilbao en 2015.

referenteLas reacciones tras conocer su muerte no se hicieron esperar. Para el consejero de Cultura y Política Lingüística, Bingen Zupiria, “Karmele ha sido una persona ejemplar y admirable en muchos aspectos. Como mujer, fue una pionera, y gracias a su valía se hizo un hueco en numerosos ámbitos hasta entonces copados por los hombres. Su trabajo en el ámbito de la cultura, la etnografía o el patrimonio tuvo también una enorme relevancia. Además, dentro del movimiento euskaltzale ha sido protagonista, especialmente en el entorno de Bilbao, y ahí está su implicación en numerosos proyectos relevantes para este país”. “Ha sido una mujer muy respetada, un referente en el mundo de la cultura y el euskera. Personalmente, le apreciaba y le quería mucho. Goian bego”.

El alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, lamentó también profundamente su muerte y envió sus condolencias a la familia. Precisamente, el Ayuntamiento, le concedió uno de los últimos premios, al ser elegida en 2015 Ilustre de Bilbao. “Durante su trayectoria, Goñi se ha distinguido por contribuir a la promoción, difusión y normalización del euskera y de la cultura vasca”, destacaron desde el Ayuntamiento.

La Diputación de Bizkaia también mostró ayer su reconocimiento “más absoluto a Karmele Goñi, una incansable trabajadora y precursora de numerosas iniciativas vinculadas con la cultura vasca. Botón de muestra fueron los premios que se le concedió desde esta institución. De entre sus actividades, cabe destacar su labor al frente del Museo Vasco. Sin duda, debe tener la continuidad que se merece”.

Para Euskaltzaindia, Goñi fue una “mujer extraordinaria, que en los tiempos de la resistencia se esforzó por recoger los vestigios de la cultura vasca para transmitirla a las nuevas generaciones, y que fue modélica para nosotros. Su recuerdo residirá en nuestra memoria, por fomentar el euskera y la cultura vasca en los momentos más difíciles”.


Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120