El ala oeste

Probabilidades

Por Estíbaliz Ruiz de Azua - Miércoles, 7 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Columnista Estibaliz Ruiz de Azua

Galería Noticia

Columnista Estibaliz Ruiz de Azua

Corre,escóndete, avisa. Es el mensaje que la Policía Metropolitana de Londres lanzó a través de Twitter en la noche del sábado tras el ataque terrorista que se cobró la vida de siete personas. Corre hasta un lugar seguro;no te rindas, no negocies. Si no puedes escapar, escóndete, y solo cuando estés a salvo avisa a la Policía. Instrucciones claras, precisas que tenemos que interiorizar y asimilar ante un fanatismo que ha llegado para quedarse.

Es la socialización del terror;todos somos objetivos de sus acciones y sus amenazas

Si hacemos caso a la parte más racional de nuestro cerebro -esa que trabaja con los números, las probabilidades y las estadísticas-, la mayoría de nosotros nunca tendremos que hacer uso de estas pautas. Nunca tendremos que correr y escondernos ante un loco extremista que cuchillo en mano amenaza con degollarnos. Pero el daño ya está hecho, el terrorismo ha sembrado en nosotros la duda, el miedo, la inseguridad y nuestra mente colectiva ha reaccionado de una forma brutal ante lo que ha definido como una amenaza.

Es la socialización del terror. Todos somos objetivo de sus acciones y sus amenazas. Por acudir a un concierto, por salir a cenar un sábado, por pasear por una céntrica calle, por existir. Una desconfianza que nos hace vulnerables, nos limita, nos anula, nos paraliza. Porque podríamos haber sido uno de los hombres y mujeres que esa noche se cruzaron con los que salieron a sembrar el terror. Porque sentimos que la vida se compone de casualidades y hay ocasiones en que la diferencia entre vivir y morir depende de la suerte, de una carambola o de una decisión que, tomada en el último momento, hace que esquivemos la tragedia.

Propagar el terror es sencillo. Solo hace falta remover nuestra mitad más emocional. No podemos darles ese poder, pero si alguna vez se encuentran ante una amenaza real ya saben: corran, escóndanse, y cuando estén en un lugar seguro, avisen a la Policía.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120