altercado en París

[VÍDEO] Momento del ataque a un policía con un martillo cerca de Nôtre Dame

El agresor, un argelino nacido en 1977 y afín al EI, recibió los disparos de otro agente

Miércoles, 7 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Momento del ataque a un policía con un martillo cerca de Nôtre DameVER VÍDEOReproducir img

(YOUTUBE)

Galería Noticia

Momento del ataque a un policía con un martillo cerca de Nôtre DameReproducirMiembros de la policía acordan las inmediaciones de la catedral de Notre Dame de París, Francia.Miembros de la policía acordonan las inmediaciones de la catedral de Notre Dame de París.Miembros de la policía acordonan las inmediaciones de la catedral de Notre Dame de París.Miembros de la policía acordonan las inmediaciones de la catedral de Notre Dame de París.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

París- El ataque registrado ayer en la explanada de la catedral de Nôtre Dame de París contra un agente de Policía pilló a cerca de un millar de turistas en el interior del templo, que pasaron con tranquilidad y rezos puntuales la hora en la que estuvieron confinados. En el exterior, en cambio, los disparos con los que un agente neutralizó al agresor provocaron que la gente fuera en busca de refugio, encontrado en las calles aledañas y en el interior de comercios.

La policía francesa halló anoche en el domicilio del agresor un vídeo en el que este proclama su pertenencia al Estado Islámico (EI). En la grabación, según indicó la cadena LCI en su edición digital, el agresor reivindicaba sus “futuras acciones”. El hombre es un argelino nacido en enero de 1977 que llegó a Francia en marzo de 2014 y está casado con una mujer de nacionalidad sueca. Domiciliado en Cergy-Pontoise, en el noroeste de París, no estaba fichado por los servicios policiales, añadió la fuente.

Pánico“Todo el mundo empezó a correr”, dijeron Rosa María y su esposo, ambos mexicanos, que estaban en un bar a varios metros de la catedral, cuando el ataque comenzó poco antes de las 16.20. El agresor, supuestamente un estudiante argelino que, al grito “esto es por Siria”, atacó a un policía en la cabeza con un martillo, tras haber amenazado a otras personas.

Los tiros con los que un compañero le frenó se escucharon también en la catedral: “Pensamos que eran truenos”, dijo Poly Ricote, una turista española que estaba dentro del templo y a la que confundieron las tormentas ocasionales que ayer sacudieron la capital francesa.

La catedral de Nôtre Dame, uno de los monumentos más visitados de París, cerró entonces sus puertas sin precisar el motivo de la intervención a los visitantes, y no las abrió hasta que la Prefectura de Policía dio por controlada la situación y ordenó su evacuación paulatina por los laterales.

Hasta ese momento, la gente había permanecido tranquila y presenciado la llegada de los antidisturbios que, encapuchados, inspeccionaron el templo. “El obispo nos pidió levantar las manos, que nos las lleváramos a la cabeza y que no nos moviéramos”, añadió Ricote.

Los bolsos de los turistas no fueron controlados porque ya lo habían sido antes de entrar a la catedral, como parte de las medidas puestas en marcha en Francia desde el lanzamiento del estado de emergencia en noviembre de 2015, cuando se produjeron los atentados en París y Saint Denis que acabaron con la vida de 129 personas.

El rápido despliegue de agentes fue motivo de sorpresa entre los presentes. Después de acordonar y evacuar la zona, los policías, cerca de un centenar, movieron los vehículos y motos de su interior.

“Estaba parado en un semáforo con mi coche en la entrada lateral de la plaza, a solo cien metros. La policía ha llegado y me ha dicho que tenía que marcharme porque había habido un atentado. (...) Me he ido y he aparcado más lejos, en la primera plaza que he encontrado. Ahora espero a poder recuperar mi coche”, dijo el francés Ricardo Batista.

Mientras la Prefectura pedía en Twitter que nadie se acercara a ese área parisina debido a una “intervención”, la falta de información provocó que entre los curiosos se hablara de una explosión o de la muerte de un policía. Aunque las tiendas de las calles aledañas cerraron temporalmente su actividad, las terrazas de los restaurantes continuaron abiertas y fueron un escenario privilegiado para ver el despliegue policial. La sede de la Prefectura, situada al otro extremo de la plaza, facilitó su rápida intervención. Su labor fue saludada por el ministro francés del Interior, Gérard Collomb, para quien “el atentado podía haber sido peor” si el compañero del agente agredido “no llega a reaccionar”. - Efe

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Mundo

ir a Mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120