finales de la NBA

La sinfonía perfecta

Los Warriors colocan el 2-0 en las finales de la NBA tras volver a arrollar a unos endebles Cavaliers

Jon Larrauri - Martes, 6 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:03h

Curry deja una bandeja rodeado por Smith, Irving y James.

Curry deja una bandeja rodeado por Smith, Irving y James. (Foto: Efe)

Galería Noticia

Curry deja una bandeja rodeado por Smith, Irving y James.

Bilbao- Los Cleveland Cavaliers están probando de su propia medicina en las finales de la NBA. La franquicia de Ohio, dictatorial a lo largo de las eliminatorias por el título, está siendo avasallada por los Golden State Warriors en el escalón final de la lucha por el anillo. LeBron James hizo todo lo humanamente posible, y algo más, para establecer la igualada a una victoria en el Oracle Arena, pero su esfuerzo, su liderazgo y sus números, siderales una vez más -su octavo triple-doble en una finales, igualando el récord de Magic Johnson, con 29 puntos, 14 asistencias y 11 rebotes-, quedaron totalmente sepultados (132-113) por esa sinfonía perfecta que encarnan los Warriors y su histórico balance de 14-0 en estos play-offs.

Cleveland mejoró en cuanto a esfuerzo defensivo, pero de nada le sirvió. Trató de cuidar mejor del balón, pero no evitó las estampidas de los de Steve Kerr, al que la espalda por fin le dio tregua y le permitió sentarse en el banquillo. Aguantó en el partido hasta el descanso (67-64) aunque fuera haciendo la goma, pero ya por aquel entonces las constantes vitales del partido no jugaban a su favor. Golden State mandaba en el marcador pese a sus trece pérdidas de balón y todo apuntaba a que los Cavaliers no iban a aguantar mucho más sobre el alambre. Así fue. Stephen Curry entró en ignición al regreso de vestuarios -acabó con 32 puntos, 11 asistencias y 10 rebotes- y disparó a los suyos hasta el 73-83, James lideró la resistencia de los de Ohio, pero los anfitriones solventaron la contienda en un magnífico tercer cuarto en el que su defensa dejó al rival en un sonrojante 9 de 26 en tiros de campo. El 88-102 a doce minutos del final, con Kevin Durant de nuevo en modo destructor (33 puntos y 13 rebotes) ya no tuvo vuelta atrás. A Cleveland le volvieron a faltar argumentos más allá de James, Kevin Love y Kyrie Irving y los Warriors fluyeron con 18 triples anotados y un notable nivel defensivo cimentado sobre los larguísimos brazos de Durant, siempre servicial en ayudas y cambios de asignación, las rapidísimas piernas de Klay Thompson y la elevadísima intensidad de su segunda unidad.

La serie viaja ahora a Cleveland con un 2-0, igual que la pasada campaña. Entonces, tras dos derrotas incluso más abultadas, los Cavaliers fueron capaces de darle la vuelta a la situación, sanción de Draymond Green mediante, para ganar el anillo. Mucho tendrán que mejorar para repetir éxito, pues Durant ha acabado de perfeccionar la sinfonía de los Warriors.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Baloncesto

ir a Baloncesto »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120