Iván Villar, el rey del pintxo

Regenta con su suegro el Bar Restaurante Minuto, triunfador en la Ruta del Pintxo jarrillera

Camarero desde los 20 años, proyecta abrir otro establecimiento en Santurtzi

Lunes, 5 de Junio de 2017 - Actualizado a las 06:02h

Iván Villar posa con el cartel que acredita al Bar Restaurante Minuto como ganador de la Ruta del Pintxo.

Iván Villar posa con el cartel que acredita al Bar Restaurante Minuto como ganador de la Ruta del Pintxo. (Foto: M. A. Pardo)

Galería Noticia

Iván Villar posa con el cartel que acredita al Bar Restaurante Minuto como ganador de la Ruta del Pintxo.

Miguel Ángel Pardo

Portugalete- Las mejores esencias se guardan en frasco pequeño y eso es algo que también ocurre en el mundo de la gastronomía. Los pintxos, cada vez dan más color y vida a las barras de los bares y el certamen la Ruta del Pintxo de Portugalete es una iniciativa que busca seguir incentivando la creatividad y el talento de los hosteleros jarrilleros. En esta ocasión, el jurado de este concurso decidió que el pintxo ganador fuese De Cabo a Rabo, una tapa ideada por Iván Villar y el resto del equipo del Bar Restaurante Minuto. “Fue un pintxo que se nos ocurrió de forma muy rápida”, explica Iván quien, a sus 30 años, cuenta ya con una década de experiencia tras la barra.

Esa trayectoria fue la que hizo que ese pintxo con la base de masa quebrada y que incluía pasata filo, piparrada y un cucurucho con jamón y rabo convenciese al equipo de este establecimiento que echó a andar hace cinco años. “En los cinco años que lleva abierto el bar, hemos participado siempre en el concurso y en todas las ediciones nos hemos llevado algún premio”, declara Iván. Así se ve en las distintas paredes del establecimiento, donde descansan los distintivos con los terceros, segundos y un primer premio logrado en ediciones precedentes. El anterior primer premio fue en la sexta Ruta del Pintxo, por lo que el Minuto ya puede presumir de haber hecho doblete. “Además del honor de ganar el concurso, lo que más ilusión nos hace es el curso de cocina en miniatura y pintxos que nos van a dar como premio por haber ganado. La formación es muy importante, hay que seguir trabajando y evolucionando para tratar de ofrecer, cada vez, un mejor servicio”, indica este camarero que, nacido en la localidad coruñesa de Cee, llegó a Portugalete con tan solo 11 años.

Fue en locales de la villa jarrillera donde comenzó su andadura como camarero a los 20 y en esta década ha visto cómo ha cambiado el mundo de la hostelería. “Ha cambiado mucho la forma de consumir de la gente, ahora el cliente es más exigente y selectivo”, reconoce. Hace un lustro decidió dar un paso más en la profesión y, junto a su suegro, se lanzó a poner en marcha el proyecto del Minuto. “Se juntaron varias circunstancias: mi suegro y yo estábamos sin trabajo en ese momento y, con la experiencia que teníamos en el sector decidimos tirarnos a la piscina y poner en marcha nuestro propio local”, explica. A lo largo de este último lustro, además de seguir trabajando tras la barra, también ha tenido que adentrarse en otras cuestiones que exige el hecho de regentar tu propio negocio. “Hay muchas cosas que hacer, requiere mucho trabajo y, en muchas ocasiones, echas de menos tener un poco de tiempo libre, pero la experiencia está siendo muy positiva. Una de las cosas que quería era dirigir mi propio negocio y ver crecer el proyecto”, reconoce.

El proyecto del Minuto ha crecido y muestra de ello es cómo, clientes habituales felicitaban a Iván e, incluso, se sacaban fotos con él y el gran cheque que acredita al local como ganador de la VII Ruta del Pintxo de Portugalete. “Me gusta mucho el trato con la gente y este es un trabajo sacrificado, sí, pero también divertido porque ves a la gente que viene a disfrutar, viene con predisposición de pasárselo bien”, señala Iván. Divertirse no solo con la barra de pintxos que ofrece este local, sino con las comidas, cenas y bebidas que se ofrecen.

nuevo proyectoUna vez consolidado el proyecto del Minuto, hace cerca de un año, Iván, de nuevo junto a su suegro, decidió dar un nuevo paso adelante y poner en marcha un nuevo local. En esta ocasión, en el barrio santur-tziarra de Mamariga, La Farola Gastrobar. “Conocíamos la zona y creíamos que se podría abrir un tipo de bar diferente a los que hay en el barrio”, reconoce este joven que reconoce que “no puedo estar parado”. Solo así, del trabajo y la curiosidad surgen creaciones como De Cabo a Rabo, el plato que ha coronado a Iván Villar como rey del pintxo en Portugalete.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120